Logo El Confidencial
familia real danesa

El primer gran escándalo de Nicolás de Dinamarca, el Bello

El altercado ha llegado hasta tales extremos que la Casa Real danesa, siempre muy correcta y discreta, se ha visto obligada a intervenir

Foto: El príncipe Nicolás desfilando para Dior. (Getty)
El príncipe Nicolás desfilando para Dior. (Getty)

Nicolás de Dinamarca está viviendo un año de grandes cambios. Desde que cumplió la mayoría de edad en septiembre de 2017, el nieto de la reina Margarita II ha dado grandes pasos en su carrera como modelo, en la que está plenamente centrado. Su relación con las grandes marcas y empresas no solo se limita al mundo de la moda, y eso le ha traído ahora un gran problema, el primer escándalo de Nicolás, al que hemos bautizado como el Bello por motivos más que obvios.

LEER MÁS: Nicolás de Dinamarca debuta como modelo 4 días después de la muerte de su abuelo]

El altercado ha llegado hasta tales extremos que la Casa Real danesa, siempre muy correcta y discreta, se ha visto obligada a intervenir. Todo empezó cuando en las redes sociales se viralizó una imagen del príncipe en la que aparecía posando en una de las oficinas de Sixt Rent a Car -especializada en el alquiler de coches- sentado sobre el capó de un Renault Clio junto a un hombre vestido con la ropa de la compañía. A los usuarios de Twitter no les pareció correcto que el príncipe apoyara de forma pública y descarada a una empresa privada y las críticas no tardaron en aparecer.

Pero hay más. Investigando, la prensa del país descubrió que Sixt aprovechó la visita del séptimo en la línea de sucesión al trono para hacerse publicidad e incluso llegó a colgar en su página web un comunicado de prensa en el que se insinuaba que Nicolás era el nuevo embajador de la firma, todo esto, según cuentan, con el permiso del príncipe. Dicha nota para los medios ya no puede encontrarse, pues fue eliminada a los pocos minutos de que la Casa Real tomara cartas en el asunto y se pronunciara públicamente.

"Los miembros de la familia real no comerzializan empresas o productos. El príncipe Nicolás pide disculpas por el error cometido". Este es el escueto comunicado con el que la Corona quería zanjar un tema que ya ha traspasado fronteras. Son muchos los que se preguntan cuál es la diferencia entre desfilar para una marca como Dior y posar con un coche de Sixt. En ambas, apuntan, se publicitan a dichas empresas. La diferencia está, según los expertos daneses, que cuando sale a una pasarela Nicolás no lo hace como príncipe, sino como modelo, pero en el asunto del coche se utilizaba tanto su nombre como su título para enriquecerse.

El príncipe Nicolás desfilando para Dior. (Getty)
El príncipe Nicolás desfilando para Dior. (Getty)

Cansado del Ejército

Todo esto sucede después de que Nicolás haya sido noticia por otro problemilla, aunque este mucho menor. Fue en agosto cuando el príncipe, siguiendo los pasos de su padre y de su tío, los príncipes Joaquín y Federico respectivamente, empezó su instrucción en la escuela militar Hærens Sergentskole de Varde. Tras graduarse en el internado Herlufsholm, en Næstved, el príncipe se decantó por esta "escuela que educa a futuros líderes y mandos intermedios para el Ejército", explicaba en su momento la Casa Real danesa junto a dos imágenes en sus redes sociales.

Sin embargo, poco le duró la vocación a Nicolás, pues este mes de octubre, y habiendo pasado solo dos meses en la academia, decidía dejarlo. A pesar de que en su día aseguró que no quiere hacer carrera como modelo, "sino verlo como un trabajo que puedo hacer mientras estudio", lo cierto es que, de momento, el modelaje es lo único a lo que se dedica el príncipe. Este próximo 30 de noviembre lo veremos subido de nuevo a la pasarela en el desfile que Dior dará en Tokio.

El futuro de Nicolás y los principitos

Al cumplir Nicolás la mayoría de edad, ya se dejó claro que en ningún momento recibirá un 'apenage' (nombre con el que se conoce en los países escandinavos al salario que se les da de las arcas públicas), ya que no tiene un papel representativo para la Corona. Tampoco sus hermanos, Felix, Henrik y Athena -hijos de su padre con su segunda esposa, la princesa Marie-, tendrán una paga del Gobierno, por lo que todos ellos deberán ganarse el pan trabajando.

Tal como se comentó en su momento, está previsto que suceda lo mismo con los hijos pequeños de Federico y Mary. Mientras que Christian, el heredero, se dedicará a asuntos institucionales y recibirá el apenage, sus hermanos, Isabella, Vincent y Josephine, no tendrán ningún privilegio de este tipo y deberán ganarse la vida fuera de la Corona. Esto solo podría variar si el propio Christian pide a uno de sus hermanos que le apoye en la agenda, en ese caso sí que cobrarían.

Esta decisión se ha tomado para centralizar cada vez más la familia real y para que los daneses sean conscientes de que su dinero no se malgasta, sino que solo se da a aquellos que trabajan para el país. Con esta situación, es normal que Nicolás quiera hacer carrera como modelo, un trabajo para el que ya hemos visto que tiene madera.

La familia en el cumpleaños de Nicolás. (Kongehuset)
La familia en el cumpleaños de Nicolás. (Kongehuset)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios