Logo El Confidencial
no hubo funeral

El dolor de Carolina de Mónaco al despedir a su amigo Karl Lagerfeld

Se respetó el expreso deseo del diseñador y sus restos fueron cremados. Eso sí, sus más íntimos no faltaron al último adiós

Foto: Carolina de Mönaco, en el último adiós. (Cordon Press)
Carolina de Mönaco, en el último adiós. (Cordon Press)

Si hay alguien que mostró lealtad y amistad al diseñador Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, que falleció en París a los 85 años, fue Carolina de Mónaco, para quien la muerte de su gran amigo ha sido un duro golpe. Así que, como era de esperar, salió de la vida tan apartada del foco mediático que lleva últimamente, para despedirle. Triste e incluso, podríamos decir que, desmejorada, la princesa, austera como siempre en sus gestos, no ocultó, sin embargo, su dolor.

Los restos del emblemático diseñador alemán, siguiendo su deseo, fueron incinerados en en Mont-Valerien, en Nanterre, al Oeste de París, hasta se desplazó la mayor de los Grimaldi, acompañada por sus hijos Carlota y Andrea Carigahi, donde coincidieron con una de las grandes amigas de la princesa, Inés de la Fressange, una de las máximas prescriptoras de la moda mundial, Anna Wintour, la modelo Natalia Vodianova y Bernard Arnault, propietario de LVMH, el emblemático grupo empresarial de lujo que le convierten, según la lista elaborada por Forbes en uno de los hombres más ricos del mundo.

[LEE MÁS: Claudia Schiffer para Vanitatis: "El mejor regalo me lo hizo Karl Lagerfeld]

Carolina, vestida de Chanel, para despedir a su amigo. (Cordon Press)
Carolina, vestida de Chanel, para despedir a su amigo. (Cordon Press)

En efecto, en una de sus últimas entrevistas, el Kaiser de la moda ya había manifestado su deseo de ser cremado: "He pedido que me incineren y que mis cenizas se mezclen con las de mi madre y las de Choupette (su gato), si muriera antes que yo". Y así ha sido, se ha cumplido sus deseos, tras una inesperada muerte que la prensa británica atribuye a un cáncer de páncreas. Sus cenizas descansarán en un sitio 'secreto', con las de su progenitora y las de Jacques de Bascher, su pareja, que falleció a conseucnecia de compliaciones derivadas del Sida en 1989.

"Llegué un día y otro me marcharé, pero que quede claro, no hay prisa", manifestó en otra ocasión, con gran sentido del humor, "Soy como Madame Porgès, que vivió durante la Belle Epoque. Cuando murió, la gente dijo que era la única superviviente de un mundo del que ella no formaba parte. Bien, en mi caso, es lo mismo, realmente nunca fui parte de este mundo".

Andrea Casiraghi. (Cordon Press)
Andrea Casiraghi. (Cordon Press)

En su último adiós, en el que no hubo un funeral propiamente dicho, porque el diseñador así lo quiso, también estuvo presente Virginie Viard, quien ocupa ya el puesto como directora creativa de Chanel. Firma que, por cierto, lucieron sus amigas en este homenaje póstumo que era propio de una pasarela. La elegancia fue la tónica dominante. Karl Lagerfeld no se merecía menos...

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios