Logo El Confidencial
PRINCIPADO DE MÓNACO

Baile de la Rosa: el plantón de Charlène, joyas con mensaje y el ritmazo de Borromeo

Ver a todos los Casiraghi juntos posando felices ante las cámaras es algo que solo se produce de higos a brevas

Foto: Carlota y Dimitri Rassam y Pierre y Beatrice Borromeo. (Reuters)
Carlota y Dimitri Rassam y Pierre y Beatrice Borromeo. (Reuters)

Como cada año, el Baile de la Rosa nos ha dejado con un sinfín de imágenes y anécdotas. Y es que ver a todos los Casiraghi juntos posando felices ante las cámaras es algo que solo se produce de higos a brevas. Además, el hecho de que sea en una fiesta donde las damas siempre acuden espectaculares convierte a este sarao, organizado por la princesa Carolina con objetivos benéficos para la Fundación Princesa Grace, en un gran evento de la agenda real y social.

En esta edición, dedicada a la Riviera francesa, había además algunas novedades. La más significativa quizás es la ausencia de Karl Lagerfeld, quien era el compinche de Carolina en la organización de este baile. De hecho, el rostro triste y un tanto distante de la princesa, vestida religiosamente de Chanel, durante gran parte de la velada no dejaba lugar a dudas: allí se echaba de menos al káiser alemán, quien falleció el pasado 19 de febrero a los 85 años.

Los Casiraghi al completo. (Reuters)
Los Casiraghi al completo. (Reuters)

La ausencia de Charlène

Fueron en esta ocasión los jóvenes Casiraghi los encargados de darle vidilla al acto que, como cada año, fue presidido además por el príncipe Alberto. Como ya es habitual, Charlène causó baja y este año ni siquiera se dio una justificación desde palacio. Otros años han intentado excusarla asegurando que se encontraba en casa cuidando de los mellizos Jacques y Gabriella o que tenía dolor de espalda, ahora ya no. Y eso no hace más que aumentar los rumores de que su relación con Carolina no es para nada idílica.

Y es que ya se sabe que el Baile de la Rosa es terreno exclusivo de Carolina y allí no pisan ni siquiera los hijos de Estefanía. Eso sí, estaban Christian de Hannover y Sassa de Osma, con los que la princesa mantiene una excelente relación. La peruana iba espectacular con un vestido azul de Carolina Herrera.

La suegra invitada

Sea como fuere, el príncipe Alberto estuvo muy bien acompañado. En una muestra de desmentir los rumores sobre una posible ruptura y de que todo va viento en popa, Carole Bouquet, madre de Dimitri Rassam, fue una de las grandes invitadas de la velada, yendo del brazo del soberano de la Roca. Vestida de Alexis Mabille, la acompañaba su otra nuera, Carlota Tarbouriech.

Alberto rodeado de su hermana Carolina y Carole Bouquet. (EFE)
Alberto rodeado de su hermana Carolina y Carole Bouquet. (EFE)

Joyas con mensaje

Otra demostración de que la relación de Dimitri Rassam y Carlota, quienes fueron padres de su primer hijo en común, Balthazar, el pasado mes de noviembre, no ha sufrido ningún tipo de distanciamiento es el hecho de que durante el posado, la amazona presumió de anillo de compromiso. Con un diseño de cuerpo fucsia y falda negra de Saint Laurent, Carlota mostró la misma alianza como ya lo había hecho en el baile del año anterior. Y aunque la boda estaba prevista para el verano, la llegada de Balthazar ha obligado a retrasar la fecha.

El anillo de Carlota. (EFE)
El anillo de Carlota. (EFE)

Y del anillo de Carlota pasamos a los pendientes de Tatiana Santo Domingo, quien lucía un vestido oversize rojo de Giambattista Valli. La mujer de Andrea Casiraghi demostró de nuevo que tiene a su disposición el joyero de los Grimaldi, como ya hizo en su boda religiosa en Gstaad luciendo la tiara Fringe, y esta vez se decantó por unos pendientes de diamantes que pertenecieron a la mismísima Grace Kelly. También Carolina lucía un collar de perlas de su difunta madre.

Tatiana con los pendientes de Grace Kelly. (Reuters)
Tatiana con los pendientes de Grace Kelly. (Reuters)

Beatrice Borromeo, dándolo todo

Por su parte, Beatrice Borromeo brilló con un look de lo más clásico de Dior formado por vestido dorado, guantes hasta los codos y un moño de estilo italiano. Aunque su look no nos enamoró, nos gustó verla dándolo todo en la pista de baile al ritmo de 'Ain't no mountain high enough' mientras Alexandra de Hannover, con un juvenil diseño de lentejuelas de Sandra Mansour, la seguía junto a su novio, el alemán Ben-Sylvester Strautman.

Ver esta publicación en Instagram

#beatriceborromeo 💃 #baldelarose

Una publicación compartida de Beatrice Borromeo (@bborromeo1) el

Ver esta publicación en Instagram

#beatriceborromeo 💃 💃 #pierrecasiraghi

Una publicación compartida de Beatrice Borromeo (@bborromeo1) el

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios