Cambio radical en la vida de la familia de Akishino, príncipe heredero de Japón
  1. Casas Reales
EN PRIMER PLANO

Cambio radical en la vida de la familia de Akishino, príncipe heredero de Japón

Desde que su hermano, Naruhito, y su mujer, Masako, han llegado al trono tienen que asumir su agenda y también sus hijos van a tener mucha más presencia pública

Foto: Los príncipes Akishino y Kiko, con su hijo Hisahito. (Reuters)
Los príncipes Akishino y Kiko, con su hijo Hisahito. (Reuters)

La llegada al trono de Naruhito y Masako, que ya han superado su primera prueba de fuego internacional con la visita de Estado del matrimonio Trump, ha supuesto todo un terremoto en los cimientos familiares. Similar al que ocurrió cuando su padre, Akihito, llegó al trono en 1989 tras la muerte de Hirohito. Comienza una nueva era en la que todas las piezas del engranaje tienen que reconfigurarse, como en cualquier Casa Real cuando se produce una abdicación.

Ahora el príncipe heredero, Akishino, su mujer y sus hijos tendrán que asumir un rol completamente distinto, que les pondrá más si cabe en el primer plano mediático. Sobre todo porque, además, es el padre del siguiente en la línea sucesoria, el príncipe Hisahito, de una familia imperial que mantiene unas normas muy rígidas y que, además, expulsa a las mujeres que contraen matrimonio con hombres que no pertenecen a su propio clan. Una tradición que ningún Gobierno se atreve a cambiar, pero que ha abierto el debate en la opinión pública, que se plantea si no ha llegado el momento de modernizar la institución.

placeholder Los emperadores de Japón, con el matrimonio Trump. (EFE)
Los emperadores de Japón, con el matrimonio Trump. (EFE)

Según informa 'The Japna Times', el príncipe Akishino, que ahora tiene 53 años, y su mujer, la princesa Kiko, cumplirán con la mayor parte de las obligaciones oficiales que hasta ahora recaían sobre los hombros de Naruhito y Masako, quien, pese a la larga depresión que arrastra hace años, ha tenido una notable presencia pública durante este tiempo en el que tanto se ha especulado sobre su salud.

[LEE MÁS. La rivalidad entre la emperatriz Masako y su cuñada Kiko: las Kate y Meghan japoneas]

Lo más inmediato en la agenda de Akishino es que en el mes de junio realizará dos visitas oficiales a Polonia y Finlandia. Tanto él como su mujer asumirán en los próximos meses compromisos de diversa naturaleza, como festivales con estudiantes, deportivos y ecológicos. La propia Mako tendrá una agenda en solitario y acudirá, por ejemplo, a una convención para promover la donación de sangre.

Akishino seguirá manteniendo cargos honoríficos como la de ser patrono honorífico del Mundial de Rugby, que se celebrará en septiembre en Japón y a cuya ceremonia de inauguración acudirá, salvo cambios de última hora.

placeholder Mako y Kako de Japón. (Reuters)
Mako y Kako de Japón. (Reuters)

Los hijos del matrimonio también van a experimentar grandes cambios en sus vidas. En el caso de Hisahito, que solo tiene 12 años, más allá de la atención mediática, lo único reseñable es que seguirá estudiando secundaria en el Instituto de la Universidad de Ochanomizu, pero sus hermanas sí que se verán más afectadas por esta nueva situación de la familia.

La mayor de ellas, la princesa Mako, de 27 años, tendrá que acudir a los eventos que antes se le asignaban a su padre y su hermana Kako, de 24 años, verá ampliada su agenda y en octubre asistirá por primera vez a un festival deportivo para personas discapacitadas.

Japón Masako Emperatriz de Japón Naruhito Emperador de Japón
El redactor recomienda