Logo El Confidencial
INTERRUMPE SU BAJA

Comienza la cuenta atrás: la vuelta de Meghan, en el gran día de Isabel II

La duquesa de Sussex acaparará todas las miradas en el próximo Trooping the Colour, que se celebra en honor de la reina y en el que se da por segura su presencia

Foto: Los duques de Sussex en el último Trooping the Colour. (EFE)
Los duques de Sussex en el último Trooping the Colour. (EFE)

Queda apenas una semana para ver de nuevo a Meghan Markle participando en actividades oficiales. La duquesa de Sussex interrumpirá su baja maternal para asistir al Trooping the Colour, el desfile que cada año se celebra en honor de la reina Isabel II y al que nunca falta el núcleo duro de la familia real, por lo que es del todo improbable que Meghan no haga acto de presencia en esta importante cita. Como es habitual, los Windsor llegarán a Buckingham en coche de caballos para presenciar el desfile y disfrutar de la exhibición de las fuerzas aéreas británicas desde el concurrido balcón de palacio. Pero ni una cosa ni otra serán el centro de atención en este día tan señalado en el calendario.

El año pasado, este desfile supuso la reaparición de Meghan tras su luna de miel. Y este año, su imagen será aún más esperada, ya que supondrá su vuelta a la vida pública tras haberse convertido en madre el pasado 6 de mayo. Habrá pasado un mes exacto desde que la vimos por última vez y suponemos que su aspecto será muy distinto al que mostró aquel 8 de mayo, cuando presentaba al pequeño Archie ante los medios de comunicación junto al príncipe Harry. Su vestido blanco y la casi total ausencia de maquillaje fueron los protagonistas. Meghan no quiso ocultar la barriguita postparto; incluso, llegó a acentuarla con un cinturón anudado bajo el pecho.

Los duques de Sussex el día de la presentación de Archie. (EFE)
Los duques de Sussex el día de la presentación de Archie. (EFE)

Y precisamente por la reinvindicación que hizo de la naturalidad y de la maternidad, es todo un misterio el look que escogerá para el gran día, aunque sí podemos tener alguna pista de cómo será y, sobre todo, de cómo no será. El año pasado lució un diseño de Carolina Herrera en rosa empolvado con escote Bardot, que era una apuesta segura estéticamente hablando, aunque se desviaba ligeramente del protocolo, al llevar los hombros descubiertos en presencia de la reina Isabel. Pero ya sabemos que el ceñirse a los protocolos no va precisamente con la duquesa de Sussex.

Teniendo en cuenta cómo ha cambiado su estilo y su cuerpo desde hace un año, solo podemos suponer que será difícil que lleve un vestido parecido a aquel Carolina Herrera. Y sí hay dos cosas seguras: irá de estreno -lo habitual en las damas de la familia real para ese día- y con colores alegres pero discretos para no restar protagonismo a la reina. Es Isabel II la que, fiel a su estilo, opta por colores muy vivos y llamativos para que cualquier persona situada frente al palacio de Buckingham ese día pueda distinguirla, por muy lejos que esté. Pero, con su permiso real, la monarca tendrá que compartir en su gran día miradas y atenciones con su nieta política, que será la gran protagonista en su regreso.

La familia real en el último Trooping the Colour. (Getty)
La familia real en el último Trooping the Colour. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios