Rodaballo, un gran reserva y gin-tonics: la noche de rodríguez de Felipe VI con amigos
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Rodaballo, un gran reserva y gin-tonics: la noche de rodríguez de Felipe VI con amigos

El Rey y sus amigos eligieron El Trasgu, considerado como uno de los mejores restaurantes de Madrid, cuya carta está elaborada por el prestigioso chef Carlos España

placeholder Foto: El rey Felipe en una imagen de archivo. (Limited Pictures)
El rey Felipe en una imagen de archivo. (Limited Pictures)

Noche de rodríguez para el Rey la de este martes. Aprovechando que esta semana su agenda no está muy cargada de trabajo, ya que por su papel constitucional tiene que estar pendiente de los debates políticos que se están llevando a cabo, Felipe VI decidió irse a cenar con cuatro colegas al exclusivo restaurante El Trasgu, en Torrelodones, que cuenta con una de las cinco mejores terrazas de Europa según algunos portales gastronómicos.

El Rey y sus amigos eligieron este restaurante, cuya carta está elaborada por el prestigioso chef Carlos España. Allí comieron y se divirtieron ante las miradas de todos los presentes, que no perdieron detalle, observando el lado más informal del monarca, que se comportó con total naturalidad, mientras se divertía con sus amigos.

placeholder Restautrante El Trasgu.
Restautrante El Trasgu.

Felipe VI llegó a las 21:00 horas y allí estuvo hasta pasada la madrugada, disfrutando de una larga sobremesa amenizada con gin-tonics. En unas mesas más apartadas, estaba su séquito de escoltas, que también pudieron degustar una exclusiva cena mientras protegían al monarca. Según informaron a Vanitatis algunos de los comensales que allí se encontraban, don Felipe, que podría haber elegido un reservado, prefirió compartir espacio con el resto de los clientes, actuando de forma muy natural y sin querer recibir trato diferenciado, al igual que siempre ha hecho su padre.

De hecho, al finalizar la cena, el resto de los comensales pudieron observar como el Rey y sus amigos pagaban la cuenta a escote, como haría cualquier pandilla de colegas que sale a cenar. Una cuenta que resultó elevada, ya que don Felipe y sus amigos comieron un rodaballo fresco traído del Cantábrico, especialidad de la casa, y un vino gran reserva, solo apto para algunos bolsillos.

Para terminar, comenzaron la ronda de copas, en la que don Felipe fue fiel al gin-tonic, que, como ya sabemos, es su combinado preferido. Cuando los comensales que informaron a este medio abandonaron el local a la una de la madrugada, cuentan que el Rey y su pandilla de amigos continuaban disfrutando de la sobremesa y pidiendo “la penúltima ronda de copas”.

Rey Felipe VI
El redactor recomienda