Logo El Confidencial
VISITAS AL REY JUAN CARLOS EN EL HOSPITAL

Las claves de la simbólica reaparición de la infanta Cristina y los pequeños Urdangarin

Su hermano Felipe VI ya había afirmado este fin de semana que irían a visitarle "todos" y la primera en hacerlo ha sido su hermana, recién llegada de Estados Unidos

Foto: La infanta Cristina, en el hospital. (EFE)
La infanta Cristina, en el hospital. (EFE)

Era una de las visitas menos probables, pero finalmente se ha producido. La infanta Cristina ha visitado a su padre en el hospital acompañada por tres de sus cuatro hijos: Juan Valentín, Irene y Miguel (Pablo se encontraba entrenando con su nuevo equipo de balonmano, el HBC Nantes, en Francia, por el que acaba de fichar). Llegaban al Hospital Universitario Quirónsalud de Pozuelo de Alarcón ayer lunes sobre las 15:20 de la tarde y se marchaban una media hora más tarde, en un día en el que los servicios médicos del hospital, en el último parte, aseguraban que don Juan Carlos saldría de la UCI para ser trasladado a planta en las siguientes horas. Esta visita es un paso, sin duda, simbólico, que evidencia cómo los lazos familiares siguen estrechándose, ahora sí, en público.

La infanta Cristina, que este año no ha recalado en Bidart, lugar de vacaciones de la familia Urdangarin, sí ha estado pasando unos días de vacaciones en Estados Unidos con tres de sus cuatro hijos, con los que habría recorrido en coche, según el periodista Antonio Rossi, los Grandes Lagos y habrían estado acompañados por Cristina, la hermana de Iñaki Urdangarin.

La infanta Cristina, con su hija Irene. (EFE)
La infanta Cristina, con su hija Irene. (EFE)

El día anterior a la visita de la infanta Cristina a su padre, recién llegada de Estados Unidos, había sido el propio rey Felipe, a instancias de los periodistas allí apostados y pendientes de la salud del ex jefe del Estado español, quien adelantaba que la familia iría a visitarle paulatinamente en estos días y que, por supuesto, sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, también lo harían. Obviamente, cuando se dieran las circunstancias adecuadas y su abuelo hubiera sido trasladado a planta. "En cuanto pueda recibir vistas, estaremos todos por aquí".

PARA VER EL VÍDEO DE LA VISITA DALE AL PLAY

No pasaba inadvertido ese 'todos', que incluía a su hermana Cristina, en torno a quien se estableció un cordón sanitario por su implicación en el caso Nóos, pero que paulatinamente se ha ido reincorporando a la dinámica familiar y que tuvo su punto de inflexión cuando se hizo pública una foto posando para la celebración del 80 cumpleaños de la reina Sofía, en noviembre de 2018. Ahora ha resultado especialmente llamativo que acudiera al hospital antes incluso que su hermana mayor, Elena, quien siempre ha tenido una gran sintonía con su padre y le ha acompañado en grandes y pequeñas ocasiones (la última de ellas en las regatas de Sanxenxo), y sus cuatro sobrinos, las ya mencionadas Leonor y Sofía, así como Froilán y Victoria Federica, quienes comparten con el Rey emérito la gran pasión por los toros.

Felipe y Letizia, tras visitar a don Juan Carlos. (EFE)
Felipe y Letizia, tras visitar a don Juan Carlos. (EFE)

La presencia de la infanta Cristina en el hospital (no lo había hecho en ocasiones anteriores por su delicada situación procesal y personal) es una clara muestra de cómo se están reconfigurando las relaciones familiares en el seno de la monarquía española. En los últimos meses parecen haber dejado atrás los capítulos menos edificantes y se han visto cariñosos y cercanos; la Infanta con todos y todos con la Infanta.

[LEE MÁS: Las dos asignaturas que ha aprobado la familia real (y la que le queda pendiente)]

El último gran fleco es cómo gestionarán los permisos de Iñaki Urdangarin, que está en la prisión de Brieva cumpliendo condena, y que previsiblemente llegarán en el mes de diciembre. Será entonces cuando ya habrá cumplido un cuarto de su condena, que asciende a cinco años y diez meses. Es un foco informativo sobre el que hasta el momento hay muy poca luz, porque no ha habido imágenes de las visitas de sus familiares. En la actualidad, el exjugador de balonmano dispone de dos comunicaciones extraordinarias en el locutorio de 20 minutos a la semana, aunque puede juntarlas en una sola de 40 y en cada una de ellas puede recibir a cuatro personas.

La reina Sofía, en una de sus visitas al hospital. (EFE)
La reina Sofía, en una de sus visitas al hospital. (EFE)

La alegría de Felipe y Letizia

Este domingo cuando Felipe y Letizia acudieron a visitar al rey Juan Carlos, lo hacían relajados y se les veía felices, pues las noticias que les habían dado los facultativos eran excelentes. Como el mismo Rey manifestaba, todo estaba saliendo según estaba previsto y no había habido ningún tipo de contratiempo. A su lado, la reina Letizia, que daba el calificativo de "valiente" a su suegro y que lucía, por cierto, la blusa de Carolina Herrera que llevaba el día de su desencuentro con la reina Sofía. Quizás una manera de exorcizar una prenda a la que ya había recurrido para acudir a una conferencia sobre prensa y salud mental en abril de este año. Sea como fuere, ya no parece tener las connotaciones de hace dieciséis meses.

La hospitalización del rey Juan Carlos está siendo un excelente termómetro para valorar en qué punto se encuentran las relaciones familiares de los Borbón y Grecia, como también lo ha sido este verano la presencia de los eméritos juntos en Mallorca, donde acudieron a la escuela de tenis de Rafa Nadal (el rey Juan Carlos es uno de los invitados a su boda, el 19 de octubre, pero no parece que vaya a poder asistir), la buena sintonía mostrada entre doña Letizia y doña Sofía, y la especial relajación que se ha percibido en la Reina, que llevaba a la publicación francesa 'Point de Vue' a afirmar que parecía que los Reyes no se quisieran marchar de allí.

[LEE MÁS. Los reyes Felipe y Letizia: su relación, a examen en la prensa francesa (y el veredicto)]

El rey Juan Carlos, el pasado viernes cuando ingresó en el hospital. (EFE)
El rey Juan Carlos, el pasado viernes cuando ingresó en el hospital. (EFE)

Lo importante en esta intervención programada del rey Juan Carlos, una operación compleja (le han implantado tres bypass y duró unas cuatro horas), es su rápido restablecimiento. A su salida del hospital en su segunda visita a su padre, el rey Felipe destacaba que el monarca no había dejado de lado uno de los rasgos fundamentales de su carácter, su sentido del humor, y que estaba gastando bromas.

Los sucesivos partes médicos que ha ido emitiendo la Clinica Quirónsalud de Pozuelo de Alarcón (Madrid) daban muestras de la mejoría paulatina conforme pasaban las horas y se iban cumpliendo los plazos más o menos pautados para su paso a planta y la esperada alta médica, que llegará dentro de unos días.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios