Logo El Confidencial
SOCIALITES

La vida de Corinna 'preescándalo': dúplex en Mónaco con vistas al mar y fotos de JC

La amiga del rey Juan Carlos I recibía a periodistas de alto nivel en su casa que hoy rememoran cómo era aquella vivienda llena de personal a su servicio

Foto: Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (CP)
Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (CP)

No hay semana, casi día, en el que Corinna zu Sayn-Wittgenstein no sea actualidad. La que fuera amiga de Juan Carlos I sale en los papeles día sí, día también, en artículos en los que aparecen nuevos detalles de su relación con el Rey emérito. ¿Cómo era su vida entonces? Hemos hablado con personas que tenían contacto con ella en aquellos tiempos, entre los años 2012 y 2013, y nos han contado algunos detalles de la cotidianidad de la entonces llamada ‘princesa’ Corinna. Había decidido abrir la puerta de su casa a periodistas de alto nivel porque, "asustada, quería protegerse ante un futuro incierto", recuerdan.

LEA MÁS. Corinna: emprendedora, divorciada y guerrera

La (ex)amiga del Rey vivía en un apartamento en el centro de la ciudad de Mónaco, en la bahía, con unas espléndidas vistas al mar. Quienes nos lo cuentan, que prefieren guardar el anonimato, visitaron a la princesa varias veces en su casa, un apartamento espacioso, “con una decoración elegante y muy sobria, simple, digna de olvidar”, bromean.

El rey Juan Carlos I, junto a Corinna zu Sayn-Wittgenstein. (Getty)
El rey Juan Carlos I, junto a Corinna zu Sayn-Wittgenstein. (Getty)

Corinna tenía un dúplex con dos espacios delimitados como vivienda y oficina, aunque el personal que trabajaba para ella pasaba de un espacio a otro continuamente. “Siempre había mucha gente”, nos dicen. “Y tenía un cocinero que le solía preparar tanto la comida como la cena. Entonces, porque no sé si ahora sigue igual, le gustaba especialmente tomar sopa”, rememoran.

"Obsesión"

Hablamos de tiempos convulsos, en los que Corinna pasó de una vida anónima a ser un personaje buscado por todos, ya fueran medios españoles o internacionales. “Por aquel entonces ella sufría mucho, lo pasaba muy mal, tenía miedo y vivía con la obsesión de que la vigilaban en todo momento”, dicen las mismas fuentes.

LEA MÁS: La historia de Corinna y don Juan Carlos

Esa sensación la compartía con otras personas que en aquellos días estaban relacionadas, de una forma u otra, con las polémicas que rodeaban a la Casa Real. El abogado de Diego Torres, el exsocio de Iñaki Urdangarin, Manuel González Peeters, por ejemplo, denunció en varias ocasiones que había sido perseguido, espiado e incluso que entraron a robar en su domicilio. En este contexto, Corinna “pasó de tener una vida social algo movida a encerrarse en casa y pasar las noches en la cama, viendo pelis o las noticias con su hijo”. Fue en aquellos años cuando “decidió mudarse a Londres, por lo que pasaba largos periodos de tiempo en la capital británica”.

La misteriosa caja de plata

Quizás por este motivo Corinna cambió la decoración de su apartamento cuando pasó el tiempo. “En la entrada de su casa había un caja de plata con una firma, un elemento decorativo -nos dicen- muy parecido a los que hay en el área de recepción del palacio de la Zarzuela”. Su casa “estaba llena de fotografías de ella con personas conocidas, como el príncipe Alberto de Mónaco. Había también una de su hijo con el Rey emérito". Pero al poco tiempo de saltar el escándalo, la amiga de don Juan Carlos “retiró todas las imágenes que la podían relacionar con la monarquía española”. Acaso en un gesto de intentar mirar hacia delante y olvidar un pasado que todavía la persigue.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en una fiesta. (Getty)
Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en una fiesta. (Getty)

La vida de Corinna siempre fue la de una ‘jetsetter’ internacional, con amigos en las élites internacionales, fiestas un día en Londres y otro en Berlín, negocios al más alto nivel... No es extraño, pues, que su apartamento estuviera en una de las mejores zonas de Mónaco, en un conocido edificio de muchas plantas donde en la actualidad hay alguna vivienda en alquiler.

20.000 al mes

Una conocida agencia inmobiliaria de la zona anuncia varios apartamentos en el mismo edificio y su precio es de 20.000 euros mensuales. Se trata de un apartamento de tres dormitorios y tres cuartos de baño, con una habitación de más que puede hacer las veces de despacho o de salita, varios vestidores y un salón y un comedor, la cocina y una terraza con vistas al mar. A esos 20.000 euros hay que sumarle, puntualiza la agencia inmobiliaria, un plus por los gastos.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios