Logo El Confidencial
EL REFUGIO DEL EMÉRITO

Así es Zarzuela, el palacio que don Juan Carlos deja tras 57 años

Con la decisión de marcharse de nuestro país, comunicada este lunes por la Casa Real, el emérito también deja su residencia durante las seis últimas décadas y su refugio en los convulsos meses recientes

Foto: El rey emérito y el rey Felipe VI, en 2014, en el palacio de la Zarzuela. (EFE)
El rey emérito y el rey Felipe VI, en 2014, en el palacio de la Zarzuela. (EFE)

La decisión llegaba este lunes en forma de comunicado de Casa Real: el rey Juan Carlos ha decidido irse de España. Así se lo ha hecho saber al rey Felipe, su hijo, mediante una carta fechada este mismo lunes, en la que expresa esta la decisión que toma "con profundo sentimiento". Una decisión que supone también dejar la que ha sido su residencia oficial durante casi 60 años, el Palacio de la Zarzuela. Un terreno casi vedado del que se conocen muy pocas estancias, solo aquellas que la propia familia real quieren enseñar a los españoles.

En el palacio ha pasado el rey Juan Carlos todo el confinamiento, viviendo refugiado allí toda la tormenta mediática desde que las primeras informaciones sobre sus cuentas opacas salieran a la luz. No era el mejor momento para convivir con su hijo y su nuera, la reina Letizia, especialmente después de la decisión que tomó don Felipe al retirarle la asignación anual y renunciar a la herencia que pudiera corresponderle y no tuviera un origen transparente.

Pero lo bueno del Palacio de la Zarzuela es que hay espacio de sobra para que no haya ni que cruzarse con una compañía tan poco grata, al menos en estos momentos, como la del rey Juan Carlos. Por lo pronto, es un edificio dividido en tres niveles diferentes. La planta baja está ocupada por una zona de desvanes, un semisótano donde se encuentran los servicios de cocina y office, y un sótano, reservado para la maquinaria; la primera planta alberga el despacho del rey Felipe y los de su equipo de trabajo, la biblioteca, un salón de audiencias, varias salas de estar y el comedor; y la tercera acoge los dormitorios, habitaciones de invitados y cuartos de estudio.

Vista general del palacio de la Zarzuela. (EFE)
Vista general del palacio de la Zarzuela. (EFE)

A esto hay que añadirle las dos alas laterales que se anexaron al edificio original y que ahora albergan varios despachos, además de dependencias privadas y una sala destinada a audiencias. Esta es, quizá, la zona del palacio, junto con el despacho del Rey, más conocida para el público, ya que es la que utilizan los Reyes en el 80% de sus compromisos aquí. El motivo es sencillo: la sala de audiencias con la que cuenta este anexo es mucho más amplia que el salón de audiencias del edificio principal, por lo que es más apropiada para recibir a grupos grandes o a personas con movilidad reducida, algo habitual en la agenda de Letizia, teniendo en cuenta las numerosas fundaciones con las que trabaja. Aunque es mucho más frecuente que el rey Felipe utilice el salón de audiencias del edificio principal para sus encuentros institucionales.

Tanto en el edificio principal como en el anexo abundan los tapices, cuadros y alfombras. Algunos son propiedad de los Reyes eméritos o del actual monarca. Otros, de Patrimonio Nacional, al igual que el mobiliario. Pero también en muchas de las estancias que hemos podido conocer del palacio de la Zarzuela abundan las fotografías, los recuerdos familiares y objetos muy significativos de la historia de nuestro país.

El salón de audiencias del edificio principal acogió el pasado enero la toma de posesión de los miembros del Gobierno. (EFE)
El salón de audiencias del edificio principal acogió el pasado enero la toma de posesión de los miembros del Gobierno. (EFE)

Pero si el interior es espacioso, el exterior no lo es menos. Los jardines de Zarzuela, inspirados en los originales que mandó construir Felipe IV en el siglo XVII, están rodeados por un bosque en el que abundan los jabalíes, corzos o gamos. Además, cuentan con un pabellón deportivo, piscina, pista de tenis y de squash, además de unas pistas de hípica que el propio rey Juan Carlos encargó para que la infanta Elena pudiera practicar equitación siempre que quisiera. En el mismo recinto hay una ermita, que ha albergado varios bautizos y comuniones reales.

Son muy pocas las estancias del interior del palacio de la Zarzuela que se conocen. Aunque nunca se ha confirmado, también se habla de una especie de búnker en el sótano y una cámara acorazada que guardaría las joyas más valiosas e históricas de la familia real. Sea como sea, lo cierto es hay muchas zonas de la casa que aún son un misterio, como el despacho de la propia reina Letizia. De otras, hemos tenido alguna pista, gracias, por ejemplo, al programa de televisión 'Audiencia abierta', para el que sí se abrieron algunas de las habitaciones que aún no conocíamos.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios