Amalia y Alexia de Holanda, salpicadas por el escándalo: su polémica (y tardía) vuelta a casa
  1. Casas Reales
EN EL CENTRO DE LA POLÉMICA

Amalia y Alexia de Holanda, salpicadas por el escándalo: su polémica (y tardía) vuelta a casa

Mientras los reyes holandeses cortaban abruptamente sus vacaciones por las críticas y volvían el sábado a La Haya, sus hijas lo hacían tres días más tarde. La explicación oficial no convence

placeholder Foto: Amalia, Alexia y Ariane, en el posado de verano. (Reuters)
Amalia, Alexia y Ariane, en el posado de verano. (Reuters)

No es una buena semana para Guillermo y Máxima de Holanda, por no decir una de las peores desde que asumieran el trono en 2013. El escándalo que provocó que se fueran de vacaciones a Grecia no ha menguado, a pesar de que decidieron interrumpirlas abruptamente por las críticas recibidas. Se habían marchado cuando el país pasa por uno de los peores momentos desde que el coronavirus entrara en Europa y se les recrimina que no prediquen con el ejemplo y hagan lo mismo que se les ha pedido a los ciudadanos: que se queden en casa. Pero además ahora son sus hijas mayores, Amalia y Alexia, las que se han visto salpicadas por el escándalo. El motivo es que, en lugar de volver con ellos el mismo sábado, lo hacían este martes por la noche, tres días después que sus padres y su hermana pequeña.

Lo peor es que la explicación oficial que se ha dado desde el Servicio de Información del Gobierno no ha convencido a nadie. Según parece, solo había cuatro billetes disponibles en el vuelo que tomaron los reyes, por lo que los utilizaron ellos mismos, Ariane y un miembro del personal de seguridad. Pero los medios holandeses desconfían mucho de esta excusa. Primero, porque habían viajado a Grecia en avión privado, por lo que ponen en duda que no estuviera disponible para la vuelta. Segundo, porque Guillermo y Máxima regresaron a La Haya en un vuelo de KLM, la compañía nacional, para la que el propio monarca pilota dos vuelos al año. Así que pocos se creen que no hubiera asientos disponibles para las princesas, y más en una época donde el trasiego de viajeros es mínimo.

placeholder Los reyes de Holanda, en una imagen reciente. (Cordon Press)
Los reyes de Holanda, en una imagen reciente. (Cordon Press)

Como la polémica surgida el viernes por haberse marchado de vacaciones en un momento tan delicado para el país, también se le ha recriminado al primer ministro, Mark Rutte, que conociera la información y no hiciera nada al respecto. Pero, en esta ocasión, el mandatario no ha asumido ningún tipo de responsabilidad, alegando que las hijas de los reyes no forman parte de la vida institucional del país, sino que pertenecen estrictamente al ámbito privado y familiar de los Orange, por mucha polémica que haya provocado. Una polémica que, según algunos periodistas del país, podría haberse evitado si, cuando anunciaron su vuelta, hubieran matizado que solo volverían ellos y no sus hijas mayores, y que se quedarían disfrutando de sus vacaciones escolares unos días más. Algo a lo que tienen derecho, por otro lado.

Hablando precisamente de las vacaciones de Amalia, Alexia y Ariane, este escándalo también ha servido para sacar a la luz otro tema que lleva latente mucho tiempo, pero que de momento no se había puesto sobre la mesa tan claramente como ahora. Y es que los días que las niñas no tienen clase, son prácticamente sagrados para Máxima, por lo que, además de las vacaciones de verano, Pascua y Navidad, también procura dejarse la agenda en blanco para el descanso que tienen en octubre, febrero y mayo. Una decisión que está en el punto de mira desde hace tiempo y que ahora podría tener que sacrificar para aplacar un poco los ánimos, muy encendidos en los últimos meses por sus errores.

placeholder La familia real, en el posado de verano. (Reuters)
La familia real, en el posado de verano. (Reuters)
Alexia de Holanda Amalia de Holanda Máxima de Holanda
El redactor recomienda