Eva Sannum, cómo y cuando llegó a España: el mentor y los traidores
  1. Casas Reales
VEINTE AÑOS DESPUÉS

Eva Sannum, cómo y cuando llegó a España: el mentor y los traidores

El pasado siempre vuelve. Después de veinte años de silencio, la noruega ha querido rememorar su historia de amor con el hoy Rey

placeholder Foto: Eva Sannum, en una imagen de archivo. (Getty)
Eva Sannum, en una imagen de archivo. (Getty)

El pasado siempre vuelve. Después de veinte años de silencio, Eva Sannum ha querido rememorar su historia de amor con el príncipe Felipe a través de una entrevista en la publicación noruega 'Aftenposten'. Una relación que duró cuatro intensos años y que acabó un 14 de diciembre 2002 cuando el hoy Rey comunicó a un grupo de periodistas en vísperas de Navidad su ruptura. Lo curioso de esa confesión es que nunca hubo una confirmación previa. Oficialmente, ese noviazgo nunca existió aunque sí hubo una especie de foto fija en la boda de Haakon de Noruega y Mette-Marit.

Una imagen espectacular de la bella modelo y ahora publicista junto al príncipe en la fiesta posterior al enlace. Aparecía con un vestido azul con pronunciado escote y una copa de balón con una bebida espirituosa. No hubo piedad y las críticas fueron terribles. A partir de ese momento, la cuenta atrás para la ruptura fue un hecho. Al príncipe le obligaron a sacrificar su relación que tuvo sus consecuencias colaterales en el terreno familiar y en el organigrama de Zarzuela. El heredero estuvo tiempo sin hablarse con su padre y exigió la salida de Fernando Almansa, jefe de la Casa, a cambio de su renuncia.

placeholder Eva Sannum, en la boda de los príncipes Haakon y Mette-Marit. (Cordon Press)
Eva Sannum, en la boda de los príncipes Haakon y Mette-Marit. (Cordon Press)

Así acababa una historia de amor que comenzó en la primavera de 1997 cuando el destino hizo que se encontraran en una cena informal organizada por Carlos Mundy, dueño de la agencia de modelos Magic, donde trabajaba Eva Sannum cuando llegó a Madrid. Tenía 18 años y un año sabático para disfrutar de la vida en España y ganarse un dinero extra como modelo ocasional. Llegó con su amiga Katerina Knudsen y, como no tenían casa, Carlos Mundy las alojó en la suya. Un piso de doscientos metros cuadrados en el barrio de los Jerónimos donde también tenía la oficina, además de lugar de encuentro de la gente joven y guapa de Madrid.

El plan de Eva era volver a su país y retomar sus estudios superiores. El destino cambió su agenda vital y pasó más tiempo del previsto. Se matriculó en un curso de español para extranjeros en la Complutense. Trabajó, estudió y sobre todo disfrutó de la diversión en un Madrid donde las fiestas y reuniones sociales eran el pan de cada día. Carlos Mundy fue el mentor sin saberlo de ese primer encuentro entre el heredero y la modelo que de no haber sucumbido a las presiones el romance podría haber cambiado la historia de España.

El entonces príncipe Felipe tenía amistad con Mundy, que a su vez formaba parte del círculo hípico de la infanta Elena. El empresario y jinete presumía de tener en Magic a las modelos más guapas y exóticas. Y así era. En el mismo grupo de jóvenes estaban los hermanos Fuster, Pepe Barroso, López Madrid y Miguel Goizueta. Este último salía con Katerina, también modelo, y que fue la que convenció a Eva para que una noche la acompañara a cenar con el grupo de amigos de su novio. La cita era en el restaurante mexicano El Cuchi, un local en la calle Lagasca que estaba de moda entre la gente joven. El Príncipe y Eva compartieron mesa en el primer piso del local con el resto de los amigos.

placeholder Eva Sannum, en 2013. (Cordon Press)
Eva Sannum, en 2013. (Cordon Press)

Lo llamativo de la escena fue que ambos se sentaran junto a una ventana abierta. De tal manera que un avispado paparazzi pudo fotografiar desde la calle a los nuevos mejores amigos. Salvo que alguien hubiera revelado el lugar, la hora e incluso la ubicación estratégica del Príncipe y la modelo para que el profesional pudiera inmortalizarlos, habría sido imposible captar esa imagen. Las fotos aparecieron en '¡Hola!' y, unas semanas después, Julián Lago publicaría en su carta del director en la revista 'Tiempo' la cronología de los hechos donde aparecía el perfil del posible desleal. El representante de Eva Sannum era la única persona ajena a la intimidad del heredero que tenía la información de la cena privada.

No fue la única vez que se vieron afectados por la venta de información confidencial a los paparazzi desde dentro. Un viaje a Egipto de la pareja de la que muy pocos tenían información fue la confirmación de la relación del príncipe con la modelo. En este caso se dijo que las fotos se podían haber filtrado intencionadamente. Una manera de que el pueblo soberano fuera poniendo cara a la que se podía convertir en un futuro en Princesa de Asturias. Veinte años después, Eva Sannum ha querido actualizar su perfil. Lo que resulta extraño es por qué ahora.

Eva Sannum Rey Felipe VI
El redactor recomienda