Los 39 años del príncipe Guillermo: pieza clave de la monarquía y favorito de Isabel II
  1. Casas Reales
CUMPLEAÑOS FELIZ

Los 39 años del príncipe Guillermo: pieza clave de la monarquía y favorito de Isabel II

El hijo mayor del príncipe Carlos celebra su cumpleaños aclamado por muchos, de forma anticipada, como próximo rey, por encima incluso de su padre, por delante en la línea de sucesión

Foto: El príncipe Guillermo, en una imagen reciente. (Reuters)
El príncipe Guillermo, en una imagen reciente. (Reuters)

¿Es el príncipe Guillermo el futuro más inmediato de la monarquía británica? Oficialmente, ya sabemos que no. La línea sucesoria tiene que seguir su orden y, tras Isabel II, tendría que asumir el trono su hijo mayor, el príncipe Carlos. Por tanto, es de suponer que aún le quedan unos cuantos años para reinar. El problema es que muchos británicos, sobre todo ingleses, ven al duque de Cambridge como el relevo más lógico de la longeva monarca. Y ella, además, no es ajena al fervor que levantan su nieto y su mujer, Kate Middleton. Así, el príncipe Guillermo cumple este lunes 39 años convertido en una pieza clave -como mínimo- para la monarquía, además del favorito para la propia reina Isabel y también para la mayoría de los británicos, entre los que goza de una enorme popularidad.

Licenciado en Geografía y formado como piloto de la Real Fuerza Aérea especializado en búsqueda y rescate, tiene todos los ingredientes para que muchos lo consideren ya un rey, aunque de forma muy anticipada. En el último año, ha habido dos claves que han favorecido la escalada de la popularidad de Guillermo. Uno de ellos, la pandemia. Junto a su esposa, se convirtió en la cara visible de los Windsor en la crisis sanitaria, no solo por el tour que realizó con Kate Middleton por todo el país el pasado diciembre, sino por las numerosas apariciones públicas y citas -presenciales y también online- en las que los Cambridge han desplegado todo su encanto: fútbol, partidas de bingo, bailes... Cualquier cosa contribuye a mejorar aún más su imagen.

placeholder El príncipe Guillermo, jugando al tenis en uno de sus compromisos. (Reuters)
El príncipe Guillermo, jugando al tenis en uno de sus compromisos. (Reuters)

El otro punto clave para que la popularidad de la que suele gozar haya aumentado aún más ha sido el Megxit y todo lo que ha acontecido tras él. No solo porque Guillermo y Kate se han quedado como los únicos miembros trabajadores de la familia real de su generación, sino por la defensa que ha hecho después de los Windsor. Especialmente tras la entrevista que Meghan y Harry concedieron a Oprah Winfrey, en la que llegaron a acusar de racismo a la familia real, entre otras muchas cosas. Unas palabras ante las que no tardó en haber una reacción por parte de Guillermo, que negó rotundamente que los Windsor fueran racistas.

Pero quizá la clave para saber por qué se ha convertido en una pieza determinante para la reina Isabel II y la monarquía es mucho más reciente. Los Cambridge realizaron a finales de mayo un pequeño tour por Escocia. Unos días llenos de citas y actividades, en los que pudimos ver a la pareja volviendo a la universidad donde se conocieron, participando en una carrera con vehículos a vela en la playa o repartiendo palomitas en una sesión especial de cine que habían organizado en Holyroodhouse para el personal sanitario. Pero tras estas citas había una estrategia de Buckingham: la idea es que ayudaran a que los escoceses volvieran a confiar en la Corona y en el Reino Unido, después de que el movimiento republicano e independentista hubiera cobrado mucha fuerza en el país. El príncipe participó también esos días en la asamblea general de la Iglesia escocesa, representando a la propia monarca, y en su discurso de clausura destacó la importancia que tenía Escocia en su vida. El aplauso fue unánime y el éxito, rotundo. Tanto que se anunciaba poco después que la pareja pasaría más tiempo en Escocia, de cara a fortalecer esos lazos.

placeholder El príncipe Guillermo y Kate Middleton, durante su tour por Escocia. (Reuters)
El príncipe Guillermo y Kate Middleton, durante su tour por Escocia. (Reuters)

Aunque, por supuesto, el mérito no es única y exclusivamente del príncipe Guillermo. Hay dos pilares fundamentales en los que se apoya la imagen, casi impecable, de la que goza ahora. Uno de ellos es su esposa, Kate Middleton. Su popularidad es indiscutible y el viaje a Escocia la ha coronado definitvamente, especialmente por su cita con Mila, una niña con cáncer para la que se vistió de 'rosa princesa', tal y como le había prometido en una conversación anterior. El gesto fue un auténtico golpe de efecto, pero ha sido solo el último de muchos detalles, iniciativas y proyectos por los que se ha ganado a pulso los altísimos datos de popularidad.

Pero no hay que obviar el otro pilar en el que se apoya la buena imagen del príncipe Guillermo. Un pilar mucho menos visible pero fundamental, que es su equipo de asesores y de comunicación. Un equipo del que parten las grandes ideas que han hecho de los Cambridge lo que hoy son. Desde el vídeo familiar que grabaron y publicaron por su décimo aniversario hasta el Earthshot Prize creado por el príncipe Guillermo, pasando por los dos grandes proyectos de Kate, el estudio sobre los primeros años de la infancia y la exposición fotográfica sobre la pandemia. Todas ellas iniciativas que han tenido un aplauso prácticamente unánime y que han ayudado a colocar a Guillermo en la posición privilegiada de la que goza hoy y que puede celebrar junto con sus 39 años.

Príncipe Guillermo
El redactor recomienda