Suicidio y racismo: las 12 bombas de Meghan Markle y Harry en la entrevista con Oprah
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Suicidio y racismo: las 12 bombas de Meghan Markle y Harry en la entrevista con Oprah

La pareja ha hecho algunas confesiones muy impactantes sobre su vida en Buckingham, callándose muy poco y aclarando los términos de su salida

Foto: Meghan y Harry, durante la entrevista con Oprah. (Reuters)
Meghan y Harry, durante la entrevista con Oprah. (Reuters)

Después de algunas semanas de espera, la CBS emitía este domingo por la noche, en horario de máxima audiencia, la entrevista que Meghan Markle ha concedido a Oprah Winfrey y a la que también se unía el príncipe Harry. Un programa que duraba dos horas, con las pausas publicitarias incluidas, y en el que la pareja no se calló prácticamente nada. Incluso revelaron a su amiga y presentadora el sexo del bebé que esperan, una niña.

Pero no todas las confesiones que le hicieron fueron tan alegres, ni mucho menos. Algunas, auténticos bombazos que la pareja no dudó en compartir, sin temor a represalias o a críticas de Buckingham. Como ya se escuchaba a la exactriz en alguno de los 'teaser' publicados previamente, "ya se ha perdido mucho".

1. Meghan y Harry se casaron tres días antes

El 19 de mayo de 2018, el Reino Unido se paraba por el enlace del —hasta entonces— nieto de la reina Isabel II más querido y popular. El príncipe había encontrado a la mujer de su vida y el enlace estuvo a la altura. Celebrado en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, costó más de 26 millones de libras. Pero ni los invitados ni el público del exterior ni los que veíamos la boda por televisión sabíamos que los novios ya eran marido y mujer antes de llegar al altar. Así se lo confesaba Meghan a Oprah en la entrevista. Los duques se casaron tres días antes en el jardín de su casa. El responsable y cómplice fue el arzobispo de Canterbury, al que los Sussex llamaron para pedirle un enlace íntimo: "Mira, este espectáculo es para el mundo, pero queremos nuestra unión entre nosotros".

placeholder Los duques de Sussex, el día de su boda. (Reuters)
Los duques de Sussex, el día de su boda. (Reuters)

2. La verdad de la pelea entre cuñadas

Los rumores de una mala relación entre Meghan Markle y Kate Middleton siempre han existido, casi desde que la exactriz llegara a la familia. Se habló entonces de que las dos cuñadas se habían peleado por el atuendo de las damas de honor de la boda de Meghan y Harry, y que la duquesa de Cambridge había terminado llorando. Pero Meghan aclaraba en el programa de Oprah que fue justo al revés. Fue la exactriz la que terminó llorando, aunque no quiso incidir en el tema, alegando que Kate le había pedido perdón y le había regalado unas flores en señal de disculpa, aunque sí admitió que todos en palacio sabían cuál era la verdad y nadie se molestó en aclarárselo a la prensa. "No estoy compartiendo esta información sobre Kate para desprestigiarla de ninguna manera. Supongo que ella también quiere que se sepa la verdad", aseguraba.

3. El color de Archie, un problema

Tanto Meghan como Harry admitieron ante Oprah que el color de la piel de su hijo supuso un problema en Buckingham desde el principio. Aunque ni uno ni otro quisieron desvelar el nombre de la persona con la que el príncipe tuvo esa conversación, ya que pensaban que podría ser "perjudicial" para ese miembro de la familia que, según ellos, estaba preocupado de que Archie fuera "demasiado moreno". Meghan aseguró a Oprah que en la misma conversación se les dijo que no iba a tener título —algo que por ley no le correspondería hasta que el príncipe Carlos asuma el trono— y que tampoco iba a tener protección de palacio.

placeholder Los duques con Archie. (Reuters)
Los duques con Archie. (Reuters)

4. Los pensamientos suicidas de Meghan

"Ya no quería estar viva" es quizá el titular más desgarrador que se escuchó en los 90 minutos de la entrevista con Oprah Winfrey. Meghan Markle admitió haber tenido pensamientos muy oscuros durante una etapa de su vida, estando embarazada de Archie, y cuánto le costó compartirlo con Harry, ya que no quería ponerle más peso sobre los hombros. "Estaba avergonzada de admitir lo que me pasaba y, al mismo tiempo, avergonzada de tener que decírselo a Harry por lo mucho que él había sufrido. Pero sabía que si no lo contaba, lo haría. Simplemente no quería estar viva", explica. Pidió ayuda a Buckingham y les propuso apartarse durante un tiempo, pero se la negaron porque "no sería bueno para la institución".

Teléfono de Prevención del Suicidio:
717 003 717

5. Las mentiras de Buckingham

"El Palacio mintió sobre mí para proteger a otros miembros de la realeza", aseguró Meghan durante la entrevista. Según sus propias vivencias, la exactriz fue "silenciada", ya que los altos cargos de Buckingham le pidieron a ella y a su entorno que nunca confirmaran ni desmintieran rumores, sino que se limitaran a decir: "Sin comentarios". "Fue solo una vez casados, y cuando todo comenzó a empeorar, cuando comprendí que no solo no me estaban protegiendo, sino que estaban dispuestos a mentir para proteger a otros miembros de la familia. Pero no estaban dispuestos a decir la verdad para protegerme a mí y a mi marido".

6. El príncipe Carlos les ha ignorado

Según los duques, en ningún momento hubo intención de dar de lado a la reina Isabel cuando anunciaron su decisión de dejar de ser miembros trabajadores de la Casa Real. De hecho, ellos afirman que estuvieron hablando de ello con la monarca y el príncipe Carlos vía telefónica y correo electrónico, ya que ellos se encontraban en esos momentos en Canadá. "Tuve tres conversaciones con mi abuela y dos con mi padre antes de que dejara de atender mis llamadas. Y luego me dijo: ¿puedes poner todo esto por escrito?". "¿Por qué crees que tu padre te dejó de coger el teléfono?", le preguntó Oprah y el duque se sinceró: "Porque me tomé el asunto de forma personal. Sentía que tenía que hacer esto por mi familia. No fue una sorpresa para nadie. Es realmente triste que llegara a ese punto, pero tenía que hacer algo por mi propia salud mental, la de mi esposa y la de Archie también".

7. Caminos diferentes con Guillermo

La siguiente pregunta, claro estaba, era acerca de Guillermo, al que Harry ha asegurado que quiere con locura. “Él es mi hermano, hemos pasado por un infierno juntos, quiero decir que tenemos una experiencia compartida. Pero estamos en caminos diferentes ”, explicó el duque, quien parecía no tener muchas ganas de hablar sobre su hermano. Pero Oprah volvió a la carga unos minutos después. "La relación es distante en este momento. Pero el tiempo cura todas las cosas. Ojalá", concluía el duque.

placeholder La familia real. (Reuters)
La familia real. (Reuters)

8. Harry siente lástima por su padre y su hermano

Hablando sobre cómo estaba Harry dentro de la familia real, este aseguraba sentirse "atrapado, aunque no sabía que estaba atrapado hasta que conocí a Meghan". Según el duque de Sussex, tanto su padre como su hermano también están "atrapados. No pueden irse. Y siento una gran compasión por ellos".

9. El legado económico de Diana

El duque de Sussex confirmó que su familia dejó de apoyarlo financieramente en el primer cuatrimestre de 2020, cuando decidieron dejar de ser 'working royals'. "Tengo lo que me dejó mi madre y sin eso no hubiéramos podido hacer esto", señaló el príncipe, quien mantuvo la figura de Lady Di muy presente durante la entrevista. Al no tener ningún soporte financiero, Harry y Meghan se vieron obligados a firmar el contrato con Netflix y Spotify, aunque indicaron que en un principio "eso no era parte del plan".

10. Todo se torció en Australia

Harry tiene claro cuál fue el antes y el después de la actitud de la familia real con ellos. Según le contó a Oprah, la gira que los Sussex realizaron por Australia en octubre de 2018 no gustó mucho: "Realmente todo cambió después de nuestra gira por Australia. Eso trajo recuerdos. Fue demasiado ver lo fácil que fue para Meghan entrar en la familia y poder conectarse con la gente”. Inevitable que el pensamiento se vaya hasta Diana de Gales y la gira que hizo junto al príncipe Carlos en 1983, también por Australia, en la que la princesa se metió al público en el bolsillo. Allí nacieron los celos de Carlos hacia su esposa.

11. Autodidacta

Otra de las amargas quejas que Meghan Markle compartió con Oprah es que nadie se tomó la molestia de darle ciertas lecciones de protocolo para saber cómo comportarse, cómo tenía que cruzar las piernas o sentarse. Por eso, se metía por las noches en Google y buscaba información sobre diferentes temas, como el himno nacional, para evitar situaciones vergonzosas: "Quería que estuvieran orgullosos de mí".

12. La ayuda de Sarah Ferguson

Uno de los datos curiosos que reveló Meghan es que fue Fergie quien le enseñó a hacer una reverencia minutos antes de conocer a la reina. Fue en The Royal Lodge, en Windsor. Isabel II y la duquesa iban a encontrarse por primera vez y, justo antes de que llegara, Sarah le preguntó si sabía hacer la reverencia, a lo que ella contestó que no. "Estuvimos practicando delante de la casa. Según dicen hice una reverencia muy buena. No me acuerdo".

placeholder La duquesa de Sussex. (Reuters)
La duquesa de Sussex. (Reuters)
Oprah Winfrey Meghan Markle Príncipe Harry