Un discurso contra las 'fake news' y una gran complicidad con la premiada: los Reyes, en el Cerecedo
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Un discurso contra las 'fake news' y una gran complicidad con la premiada: los Reyes, en el Cerecedo

Los Reyes, y el premio Cerecedo, volvieron al Ritz de Madrid en una noche en la que se realizó una oda al periodismo bien hecho

Foto: Los Reyes, en el Cerecedo. (Casa Real)
Los Reyes, en el Cerecedo. (Casa Real)

"Sabemos que las libertades se aseguran gracias a la perseverancia de generaciones; que no se alcanzan de una vez para siempre; que están sometidas a la erosión, a presiones constantes y que requieren un cuidado permanente para que no se debiliten o atenúen ni terminen desapareciendo [...] La simplificación, la desinformación, la propaganda, las falsedades... son herramientas y forman parte de estrategias que no son nuevas, que ya se han utilizado y a las que las sociedades deben prestar mucha atención. Porque es sobre todo ante estas circunstancias ante las que deben primar la información rigurosa y la mayor objetividad, así como el análisis exhaustivo y preciso de los hechos", defendía Felipe VI en su discurso pronunciado este martes por la noche en el Premio Cerecedo.

Un galardón periodístico que este año reconocía la labor de la periodista, historiadora, columnista y escritora estadounidense Anne Applebaum, quien según don Felipe VI está "firmamente comprometida" con las condiciones antes citadas y con unos valores "sumamente necesarios" que "ella los ha defendido a lo largo de su carrera y continúa haciéndolo a pesar de las consecuencias a las que ha tenido que hacer frente". Unas palabras en honor a la premiada que estuvo arropada durante toda la velada por los Reyes, sobre todo por doña Letizia, con quien se la vio conversando en numerosas ocasiones y manteniendo momentos de complicidad.

placeholder La Reina, con Anne Applebaum. (EFE)
La Reina, con Anne Applebaum. (EFE)

No es de extrañar, como periodista la Reina conoce y reconoce la labor de Applebaum. La propia escritora, cuando recibió el galardón, dotado con 24.000 euros y una medalla diseñada por el escultor Julio López Hernández, aseguró lo importante que es el tener un periodismo libre y riguroso. "Parece que debería ser fácil, en la era del traductor de Google, de las comunicaciones instantáneas y de las noticias durante las veinticuatro horas del día, entender lo que está sucediendo en la ciudad de al lado o al otro lado del mundo. Sin embargo, la verdadera comprensión requiere mucho más que un vistazo al teléfono móvil. Requiere tiempo, esfuerzo, concentración, requiere informar de forma rigurosa y realizar un arduo trabajo editorial", aseguraba.

Una oda al periodismo bien hecho en una cena en la que estuvieron presentes numerosos periodistas reconocidos del panorama español, que se reunieron para la entrega del galardón en el Ritz, tras tres años en un escenario distinto. Coincidiendo con las reformas del mítico edificio, se decidió trasladar la ceremonia: en 2018 y 2019 se realizó justo enfrente, en el Palace, y en 2020, a causa de la pandemia, se eligió el Prado por el tema de aforos y distancias. Sin embargo, este 2021 por fin volvían a su esencia, en el remodelado y rebautizado como Mandarin Oriental Ritz Madrid.

placeholder La periodista, tras recibir el galardón. (EFE)
La periodista, tras recibir el galardón. (EFE)

Los relojes marcaban pocos minutos para las 20:45 horas de la noche cuando los Reyes llegaban al mencionado hotel y eran recibidos por la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, y el presidente de la Asociación de Periodistas Europeos, Diego Carcedo, entre otras personalidades. Tras la tradicional fotografía de familia junto a los escalones, Sus Majestades accedían al llamado Salón Real para ocupar sus asientos en la mesa presidencial, flanqueando a la premiada, y allí disfrutaban de un breve concierto a cargo del violinista Pablo Martos, que interpretó a Bach.

Tras ello los Reyes se deshacían, por unas horas, de sus mascarillas para disfrutar de la cita y de la cena que se sirvió. Estas son unas de las primeras fotografías de la Reina sin mascarilla desde que empezó la pandemia. Al contrario de don Felipe, quien para pronunciar sus discursos suele quitársela, doña Letizia la luce en todo momento en sus actos institucionales; sin embargo, en esta ocasión, y debido a que se trataba de un ágape, no le quedó más remedio que retirársela

placeholder  La Reina, durante la cena. (LP)
La Reina, durante la cena. (LP)

Para la ocasión, doña Letizia volvía a decantarse por el negro, como en la mayoría de ediciones, con un vestido de Hugo Boss de largo midi con flecos cayendo del pecho y una tela tipo red en el escote y hombros. Lo combinó con complementos de lujo: los salones con efecto piel de serpiente de Manolo Blahnik y una cartera de mano de Nina Ricci. Como joyas, eligió los pendientes de Tous formados por finísimas cadenas, que recordaban a los flecos del vestido, y el anillo de Karen Hallam, un habitual.

El redactor recomienda