aparecen más casos en hollywood

Kevin Spacey y Dustin Hoffman, 'sospechosos habituales' de acoso sexual

Los casos se multiplican mientras los miembros de la industria del cine ven menoscabada su reputación por haberlo permitido

Foto: Dustin Hoffman y Kevin Spacey en un fotomontaje de Vanitatis.
Dustin Hoffman y Kevin Spacey en un fotomontaje de Vanitatis.

Hollywood está que arde. La metrópolis del cine situada a los pies del Pacífico no vivía algo igual desde que a finales de los años 40 el senador McCarthy decidiese 'cazar' comunistas. Esta semana, los casos de acoso sexual han ido mucho más allá de Harvey Weinstein y el reportaje que publicó el 'New York Times' sobre su conducta. Las miradas se han extendido ahora a Kevin Spacey y a Dustin Hoffman.

El protagonista de 'El graduado' incluso ha tenido que emitir un comunicado disculpándose con la escritora Anna Graham Hunter, que ha asegurado públicamente que este le pidió un masaje en los pies el primer día del rodaje de 'Muerte de un viajante', allá por 1985. “Actuaba de forma insinuante, me agarró del trasero y me hablaba de sexo. Una mañana fui a su camerino para anotar lo que quería de desayuno. Me miró, sonrió y se tomó su tiempo. Después dijo: 'Tomaré un huevo duro y un clítoris pasado por agua. Su séquito se echó a reír. Me fui sin palabras. Luego fui al baño y lloré”, ha dicho en 'The Hollywood Reporter'.

El actor ha dicho abiertamente que esta denuncia “no le representa” y ha lamentado que su conducta pudiese afectar a alguien. “Tengo el mayor de los respetos por las mujeres y me siento horrible de que cualquier cosa que haya podido hacer la haya puesto en una situación incómoda. Lo lamento. No refleja quien soy”. Pese a la rapidez de su respuesta, muchos ya lo han metido en un saco, el de los acosadores, en el que nadie quiere estar. Mucho peor ha sido lo de su compañero de profesión, Kevin Spacey. El actor Anthony Rapp le denunció por acoso el pasado lunes y las airadas reacciones han provocado que Netflix cancele el rodaje de 'House of Cards'.

Kevin Spacey en una imagen de 'House of Cards'.
Kevin Spacey en una imagen de 'House of Cards'.

Gran parte de la ira concentrada contra el protagonista de 'American Beauty' tiene que ver con el hecho de que haya respondido a la denuncia revelando su homosexualidad. Para los más cínicos, se trata de una forma bastante obvia de desviar la atención sobre la demanda. “Como saben aquellos que son cercanos a mí, he tenido relaciones tanto con hombres como con mujeres, he amado y he tenido encuentros de carácter romántico con hombres durante toda mi vida, y ahora he elegido vivir mi vida como un hombre gay. Quiero poder lidiar con esta situación de forma honesta y, para ello, debo examinar cada aspecto de mi comportamiento”, ha dicho en un comunicado. La propia productora de 'House of Cards', Media Right Capital, ha habilitado un número de teléfono exclusivo para tratar esta cuestión de forma anónima.

La 'cortina de humo' de Spacey revelando su sexualidad ha sido el colmo para una sociedad puritana que está viendo cómo el escándalo afecta a los más diversos colectivos del cine: del director Brett Ratner al jefe de noticias Mike Oreskes. Lo que no se sabe todavía es si van a salir más casos a la palestra. Algunos ya temen que el dedo acusador les acabe señalando a ellos. Woody Allen, por ejemplo, ya ha advertido del efecto de 'caza de brujas' que podría hacer que “cualquier hombre que guiñe el ojo a una mujer en la oficina tenga que llamar de repente a un abogado para defenderse”.

Dustin Hoffman en una imagen de archivo. (Gtres)
Dustin Hoffman en una imagen de archivo. (Gtres)

Y lo cierto es que las carreras de Spacey y Hoffman podrían verse gravemente perjudicadas por la denuncia y las declaraciones que se han hecho sobre ellos. También cierto que es bienvenida la incriminación de muchas mujeres que han permanecido calladas durante años. ¿Ha sido el mundo del cine demasiado permisivo con el acoso sexual? La meca del cine se lo sigue preguntando a día de hoy, tras un verano en el que la taquilla del cine norteamericano ha experimentado grandes bajas y el escándalo rodea a gran parte de la industria y no hace más que menoscabar la reputación de aquellos que la integran. Al fin y al cabo, parece que Harvey Weinstein no era la única manzana podrida.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios