Logo El Confidencial
PELILLOS A LA MAR

El misterio del nuevo peinado de Donald Trump

El presidente de Estados Unidos ha mostrado un curioso look capilar al quitarse su gorra deportiva

Foto: Donald Trump. (Getty)
Donald Trump. (Getty)

El paro y la crisis económica son temas que preocupan al mundo, pero sin duda alguna el pelo de Donald Trump es una de las conversaciones recurrentes durante cualquier quedada para tomar un vermú, los telediarios cuando el viento le juega una mala pasada a su arquitectura capilar o incluso cuando algunas de las revistas de tendencias más relevantes del mundo analizan con esmero su cabello. En definitiva, el pelo de Donald Trump es el equivalente actual al pelo de Rachel de 'Friends'.

Junto al maquillaje del presidente de los Estados Unidos que, sospechamos, es fruto de un baño en Cheetos, su melena es siempre un socorrido tema de conversación. Sin embargo, su archiconocido peinado digno del padre de una adinerada familia de serie americana de una serie de los 90 goza ahora de un renovado protagonismo por culpa de una gorra y de una iglesia. Lo sabemos: necesitas más datos, y es lo que pretendemos darte tras este cliffhanger.

Donald Trump. (EFE)
Donald Trump. (EFE)

Después de acudir a su club de golf privado en Sterling (Virginia), Donald Trump acudió a visitar una iglesia evangélica en el estado de Virginia después de haber practicado el deporte preferido de la clase privilegiada, que no es la evasión de impuestos. Esa es la razón por la que Trump lucía un look deportivo en el que destacaba su gorra, con la que parecía un adolescente de 70 años. Cuando el presidente de los Estados Unidos se vio obligado a quitarse su gorra ‘teen’, un nuevo peinado sorprendió a las redes sociales y al mundo.

Donald Trump y el pastor David Platt.  (EFE)
Donald Trump y el pastor David Platt. (EFE)

Donald no lucía ya su melena a punto de nieve, como nos tiene acostumbrados, sino que sus pelitos rubios aparecían húmedos y mucho más largos de lo habitual. De adinerado padre de familia de sitcom noventera, Donald pasó en cuestión de segundos a parecer un asiduo a las máquinas tragaperras de Las Vegas al llevar el pelo peinado para llevar gorra.

Algo que, somos conscientes, nos ocurre a los mortales cada semana tanto cuando queremos ocultar nuestro ‘bad hair day’ con una gorra o simplemente nos creemos un extra de un vídeo de Jennifer Lopez y tenemos que quitarnos de repente la gorra dejando al descubierto un peinado ciertamente catastrófico, pero como no somos presidentes ni de América ni de la comunidad de vecinos tan siquiera, las redes sociales no se ríen de nosotros, como sí lo han hecho con Donald Trump mientras el mundo se pregunta qué demonios le ha pasado a su pelo.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios