Timothée Chalamet estrena 'Dune': virtudes y defectos de un icono de la generación Z
  1. Celebrities
TIENE 25 AÑOS

Timothée Chalamet estrena 'Dune': virtudes y defectos de un icono de la generación Z

Algunos lo califican de egocéntrico pero, desde 'Call me by your name', todo Hollywood quiere contar con él. Esta es su historia

Foto: El actor, en la première de 'Dune' celebrada en el Festival de Venecia. (EFE)
El actor, en la première de 'Dune' celebrada en el Festival de Venecia. (EFE)

Hay quien dice que 'Dune', el épico 'sci-fi' que se estrena este viernes y promete ser una de las películas del año, será la cinta que convierta en estrella a Timothée Chalamet. El querubín enamorado de 'Call me by your name' (2017), la película que conmovió a todos y lo convirtió en un emblema LGTBI, ya puede presumir, a sus 25 años, de haber trabajado con gigantes del cine como Woody Allen. Pese a que su labor con este último, por cierto, sea una de las que más le han pesado tras las acusaciones que relacionan al genio con el abuso sexual. Su rechazo al director y algunos de sus comportamientos con la prensa le han generado ciertas antipatías entre parte del público. Otros, simplemente, contemplan con admiración sus dotes interpretativas y su indudable carisma. Pero ¿quién es realmente Timothée Chalamet?

Nacido en Hell's Kitchen (Nueva York) e hijo de padre francés (de ahí su apellido), Chalamet estudió arte dramático en LaGuardia High School of Music&Art and Performing Arts, el mismo lugar del que salieron intérpretes como Jennifer Aniston o Al Pacino. Su desparpajo para el baile y las imitaciones eran muy apreciados por sus profesores de arte dramático, que enseguida vieron en él un gran talento. De hecho, hubo una época en la que hasta llegó a probar suerte como rapero con el curioso nombre de Lil' Timmy Tim, pero aquel experimento no pasó de eso.

placeholder El actor, durante la presentación de 'Dune' en Venecia. (EFE)
El actor, durante la presentación de 'Dune' en Venecia. (EFE)

Fan acérrimo de Denzel Washington, intentó tomarlo como ejemplo y, persistente, enseguida metió cabeza gracias a su participación en series de televisión como 'Homeland'. Sin embargo, también hubo traspiés en los inicios de su carrera. Por ejemplo, no superar el casting para ser 'Spiderman', personaje que al final encarnó Tom Holland. "Tuve la oportunidad de leer el libreto ante los responsables de casting en dos ocasiones, y en todas ellas terminaba saliendo de la habitación en pánico y completamente sudado. Llamé a mi agente y le dije: 'Brian, he pensado mucho sobre esto y creo que tengo que volver a esa habitación y leer una tercera vez", narró él mismo. Pero ni una tercera lectura impidió que el papel fuese para otro. Y quizá fue mejor así: las películas que han ido configurando su filmografía se alejan bastante (no sabemos si de forma premeditada) de lo convencional o lo comercial. Pese a ese camino a contracorriente, su nombre suena a todo aquel que tenga un mínimo interés en el cine contemporáneo.

En 2017, su adolescente enamorado de Armie Hammer (antes del escándalo caníbal del que todo el mundo ha hablado) en 'Call me by your name' se convirtió en la mejor de esas elecciones arriesgadas. Una nominación al Oscar y las mejores críticas de su carrera compensaron el esfuerzo. También cintas como 'Lady Bird', al lado de su amiga Saoirse Ronan, con la que repitió en 'Mujercitas' o 'Beautiful Boy'. En esta última encarnó a un joven adicto a las drogas y muchos lo consideraron entonces un más que digno heredero de Leonardo DiCaprio, que interpretó un personaje similar en 'Diario de un rebelde' allá por 1995.

Como decíamos, su polémica más sonada en lo profesional tuvo que ver con la renuncia a su sueldo de 'Día de lluvia en Nueva York', que acabó donando a asociaciones contra el abuso sexual. Para unos fue un acto hipócrita y una afrenta hacia Woody Allen, que lo había convertido en protagonista absoluto de su película. Para otros, una decisión coherente con su generación, más comprometida con el cambio, la integración y causas como la igualdad y el feminismo; un grupo de personas nacidas al abrigo de escándalos como el que propició el Me Too.

placeholder Kelly Rohrbach y Timothée Chalamet, en la cinta 'maldita' de Woody Allen. (A Contracorriente)
Kelly Rohrbach y Timothée Chalamet, en la cinta 'maldita' de Woody Allen. (A Contracorriente)

En cuanto al amor, el nombre más famoso de todos los que han ocupado el corazón del joven es el de Lily-Rose, modelo de 20 años e hija de Johnny Depp y Vanessa Paradis. A mediados de 2018, ambos fueron pillados en actitud cariñosa mientras paseaban por Nueva York. Enseguida se convirtieron en una pareja espejo para millones de adolescentes en todo el mundo. Tras acudir juntos al estreno de 'El Rey' en el Festival de Venecia de 2019, pusieron fin a su relación en la movida primavera de 2020. No sabemos si fue la pandemia, pero fue en ese tiempo de confinamiento cuando se les acabó el amor y, desde entonces, pese a que se ha relacionado al actor con compañeras de profesión como Eiza González, parece que no hay pareja a la vista.

Parte del encanto de este 'enfant terrible' también reside en sus arriesgados looks. El de la última gala del MET es un ejemplo de ello, de cómo Chalamet juega a la ambiguedad y gusta de rodearse de lo más granado del mundo de la moda.

placeholder El actor, en la gala del MET de esta semana. (Reuters)
El actor, en la gala del MET de esta semana. (Reuters)

Amado y odiado a partes iguales, ególatra con talento (o así lo definen en Hollywood), Timothée Chalamet forma parte de una generación líquida de estrellas 'fast food'. 'Dune', sin embargo, viene a demostrar que él es diferente; que ha llegado para quedarse.

Woody Allen
El redactor recomienda