Logo El Confidencial
la boda del año

Sobrio y aburrido: así es el segundo vestido de novia de Eva González

La modelo y esposa del torero Cayetano Rivera optó para su baile nupcial por un diseño de fiesta de idénticos tejidos al usado en la ceremonia religiosa. Solo estaba realzado por dos apliques en pedrería

Foto: Eva González posa durante su baile nupcial con su segundo vestido
Eva González posa durante su baile nupcial con su segundo vestido

Al contrario que los estilismos elegidos por algunos de los invitados a su boda, la modelo y presentadora de televisión Eva González acertó de pleno con la elección de su primer vestido de novia para contraer matrimonio con el torero Cayetano Rivera. Hervé Moreau, director creativo de la firma Pronovias, fue el encargado de rubricar tamaño atuendo –con una cola de tres metros– donde no faltaron tejidos tan clásicos como la seda y el crepé. Materiales imprescindibles para toda moza casadera que se precie.

Para la ceremonia religiosa, González escogió un vestido ajustado con escote barco y manga larga en color marfil. Tradición y clasicismo en espíritu –llegó a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Mairena del Alcor con el rostro velado–, patronaje y silueta solo alterados por los abigarrados detalles de las espalda del mismo, “bordada en nudos franceses y rebrodé de seda sobre tul cristal”, tal y como aseguran desde la firma nupcial catalana.

Más de 150 horas de trabajo artesanal para que durara solo eso… unas horas. Después de realizar el tradicional paseíllo del brazo de su flamante esposo –con la consiguiente visita a la casa de su abuela–, la pareja puso rumbo a la finca Molinillos para disfrutar de su banquete nupcial. Allí posó con muchos de sus invitados luciendo su laborioso vestido que pasaría a mejor vida al caer la noche.

La modelo y el torero a su salida de la iglesia de la Asunción de Mairena del Alcor (Gtres)
La modelo y el torero a su salida de la iglesia de la Asunción de Mairena del Alcor (Gtres)

Su cuñado (y DJ) Kiko Rivera fue el encargado de poner la nota musical a un evento donde se pudo ver a la novia disfrutando del baile. Eso sí, ni rastro del vestido con cola de más de tres metros; ni rastro de la peina art-déco en oro blanco y diamantes cedida por la joyería Suárez y ni rastro de su recogido en moño bajo. Con la noche, González lució 'menos' novia pero más festiva: su peinado había cambiado en pos de la melena suelta y su atuendo, también.

Para bailar junto a Cayetano optó por un vestido de fiesta desprovisto de mangas y creado por Pronovias en un tono similar al elegido para la ceremonia religiosa. Solo dos apliques de pedrería por encima de la cintura ofrecían un punto de distinción a un atuendo excesivamente sobrio y algo aburrido a pesar de llevar la espalda al descubierto. Aunque, a todas luces, tremendamente cómodo para disfrutar de la música escogida por su cuñado. Un 'look' con menos metros de tela que el primero combinado con unos salones del mismo color.  

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios