Logo El Confidencial
Mantequilla de Soria y nunca mejor dicho

Emular el brillo de la mantequilla en la cara: así es la buttery skin

Lograr un brillo extrajugoso en la piel y que denote salud, eso es lo que busca esta nueva tendencia de maquillaje que quiere que tu piel esté ultrahidratada

Foto: Modelo en el desfile de Wickstead Fall/Winter. (Imaxtree)
Modelo en el desfile de Wickstead Fall/Winter. (Imaxtree)

Cuando una tendencia tiene hashtag y nombre rimbombante consigue, cuando menos, captar nuestra atención y esto es lo que ha pasado con la buttery skin, que suena muy cool pero que de pensar en su traducción literal nos da un poquito de miedo, porque embadurnarse la cara con mantequilla… No es lo más saludable del mundo.

Pero no, no se trata de un reto viral y una tendencia sin pies ni cabeza. La buttery skin consiste en recrear en la piel un brillo parecido a esa sensación que deja la mantequilla al contacto con los dedos. Aunque pueda recordar a otras tendencias como la dumpling skin -que buscaba recrear el brillo de la masa de una empanada hervida- o la glass skin, que también jugaba con el iluminador pero de una forma menos natural.

Para conseguir una piel de mantequilla -aquí recordamos esa frase de madre de 'eres más fina que la mantequilla de Soria'-, la clave está en la preparación. No se trata de una tendencia beauty que requiera capas y capas de producto ni haya que recurrir a onzas de mantequilla para preparar un mejunje. Nada como una buena base de maquillaje, en este caso una piel ultrahidratada.

Pero ¿cómo se consigue? Con una mascarilla con un potente plus de hidratación. Después de aplicar una buena tissue mask, de celulosa, de hidrogel o de algún material del estilo y dejarla actuar los 20 minutos reglamentarios, toca retirarla. Si se trata de una mascarilla con ácido hialurónico, mejor que mejor, para así potenciar el momento plumping de las células de la piel.

Mascarillas hidrogel.
Mascarillas hidrogel.

1. Abeille Royale Mascarilla Cataplasma de Miel de Guerlain (83,95 €). Perfecta para un auténtico momento de relax y mimo para la piel. Las líneas de expresión y las arrugas se ven atenuadas, piel hidratada, iluminada y redensificada. 2. Smartmud No Mess Mud Masque de Patchology (6,90 €). Elaborada con ceniza volcánica, rica en minerales, además purifica y limpia los poros recuperando la piel su iluminación natural. 3. Age Defying Snail Hydro-Gel Face Mask Sheet de Tonymoly (7,55 €). Protege de los factores medioambientales e hidrata en profundidad dejando la piel iluminada. Mascarilla bañada en un sérum elaborado con extracto de algas e ingredientes de la tradición botánica coreana.

Imagen del desfile de Michael Kors F18.  (Imaxtree)
Imagen del desfile de Michael Kors F18. (Imaxtree)

Si eres una habitual de los domingos de mascarillas, seguro que el momento de deshacerte del exceso de producto que sobre te es familiar, sin embargo, para lograr la buttery skin no hace falta retirar el producto sino distribuirlo.Y no, esto no quiere decir que tengas que repartirlo solo por el cuello y el escote, reaplica ese extra de hidratación por todo el rostro para conseguir esa jugosidad que de normal logramos con el iluminador. Deja nuevamente que se absorba y procede al momento maquillaje.

Otro papel importante puede tenerlo la prebase del maquillaje para fijar el color y continuar con ese poder de hidratación. Supertruco de belleza es utilizar Wonderglow de Charlotte Tilbury (49,55 €) para iluminar la piel por completo, con las pequeñas partículas doradas que lo componen.

Evidentemente, el maquillaje no puede ser en polvo ni de acabado mate. Para potenciar la luminosidad natural de la piel se debe recurrir a bases de maquillaje fluidas, BB Creams y con un acabado cremoso. Para conseguir una base que ilumine aún más, se puede mezclar el maquillaje con gotas de iluminador líquido con productos del estilo del sérum Unicorn Essense de Farsáli (52,25 €) con pequeñas partículas iluminadoras. Cremas ultrahidratantes y naturales como la mítica Egyptian Magic (32,99 €), elaborada con cera alba, jalea real, polen de abeja y propolis, además de hidratar en profundidad, la piel queda suave y con un brillo característico muy similar al glow natural de la piel.

Y ¿qué hacemos con el resto del maquillaje?

Las mejillas y los labios también reclaman su parte de mantequilla en el asunto. Para aportar color a las mejillas y lograr un acabado muy natural, aplica un rubor en crema con ligeros toquecitos y muy difuminado.

Y sí, si te lo estabas preguntando, la respuesta es afirmativa, también se aplica iluminador en las zonas de toda la vida, encima del hueso del pómulo, en el arco de Cupido y en el arco de la ceja, solo que para recrear esa buttery skin la clave es utilizar bálsamo labial para un acabado muy pero que muy jugoso pero sin ver ninguna partícula de purpurina.

1. Nars Liquid Blush de NARS (27,97 €) rubor líquido de fácil aplicación que deja un acabado algo empolvado. 2. Terracotta Skin Highlighting Stick Guerlain (44,50 €) es el último lanzamiento de la marca y, además de oler de maravilla, puedes llevarlo a todas partes. Su formato stick permite que lo apliques justo donde quieres y solo tengas que difuminarlo con los dedos. Crea adicción.

Para los labios, evidentemente, apuesta por un gloss en un tono muy natural, similar al de tu labio o con un ligero toque sorbete. Y listo. La buttery skin no tiene más misterio que una profunda hidratación para que el glow no lo aporte el maquillaje, sino que nazca desde el interior de la piel.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios