Logo El Confidencial
Todas las ventajas (y algún inconveniente)

Champú seco: cuándo, cómo y por qué deberíamos usarlo

Los champús secos son mucho más que una alternativa al lavado en momentos de apuro, pero ¿son buenos para la salud del pelo?

Foto: Tu pelo necesita todos tus mimos. (Getty)
Tu pelo necesita todos tus mimos. (Getty)

Claudia Schiffer ha dicho muchas veces que entre todos los buenísimos consejos que Karl Lagerfeld le dio en los inicios de su carrera, tener siempre a mano un champú seco fue uno de los mejores. No solo le ayuda a recuperar el aspecto limpio y fresco del pelo en un instante; además, proporciona volumen y lo texturiza lo suficiente como para mantener el peinado intacto durante todo el día.

Sin embargo, es un cosmético controvertido hasta el punto de que podríamos dividirnos a partes iguales entre quienes lo adoran y quienes lo detestan con la misma intensidad. Pero en ambos casos, su textura en polvo despierta recelos: ¿pueden dañar el pelo o el cuero cabelludo? ¿Cuáles serían las pautas de uso? La doctora Cristina G. Chacón, de la clínica capilar MC360, nos aclara todas las dudas.

Camila Coelho en el desfile de Dior de la Fashion Week Dior. (Cordon Press)
Camila Coelho en el desfile de Dior de la Fashion Week Dior. (Cordon Press)

No es un plan B que sustituye al lavado

Parece retórico pero hay que decirlo: “La función de este tipo de champús en polvo es eliminar el exceso de grasa y la sensación de pelo 'apelmazado' durante unas horas pero nunca debe sustituir a un lavado con agua y champú clásico. En este caso utilizamos un champú adaptado a las características de nuestro cabello, y el masaje manual y el aclarado con agua estimulan la circulación del cuero cabelludo, eliminan bacterias y equilibran el pH de la piel".

¿Con qué frecuencia se puede utilizar?

Si llevas color en el pelo y deseas prolongar su duración sin someterlo a lavados frecuentes que arrastren el pigmento, puedes usarlo hasta tres veces por semana. Las personas con sobreproducción de grasa –añade la doctora Chacón– suelen lavarse el pelo a diario, un error porque las glándulas sebáceas responden a los lavados frecuentes produciendo más grasa, así que les vendría bien alternar un lavado con agua un día y champú seco al día siguiente, o siempre que lo necesiten, incluso varias veces al día.

Irina Shayk en el desfile de Jean Paul Gaultier. (Getty)
Irina Shayk en el desfile de Jean Paul Gaultier. (Getty)


¿Está contraindicado en algunos casos?

Sí, en dos casos: cuando el cuero cabelludo tiene alguna patología que un especialista debe tratar o cuando hay una alopecia incipiente o un crecimiento débil del pelo. La textura en polvo de estos champús puede obstruir los poros impidiendo la oxigenación de la piel y la atrofia de los folículos pilosos.

¿Cómo se utilizan?

Es muy fácil. Consulta el prospecto de tu champú en concreto pero, generalmente, se presentan en spray. Hay que agachar la cabeza y rociar el producto a unos 10 centímetros del pelo y, a continuación, masajear para que los restos de polvo desaparezcan.

¿Qué vas a conseguir?

Un pelo que parece limpio y fresco al instante, con un suave aroma que dura todo el día. Es el principal objetivo de los champús secos. Pero viene con dos ventajas asociadas: la primera, proporciona volumen al pelo porque el producto se deposita en la raíz; y la segunda, tiene un ligero efecto texturizante que mantiene el cabello en forma durante horas.


1. Champú seco Naturia, de René Furterer (10 €). Con 4 tipos de polvo que absorben las impurezas y el sudor. 2. Champú seco a la ortiga, de Klorane (14,90 €). Un gran clásico (nació en 1971), formulado para cabellos grasos. 3. Champú en seco, de Autentic Beauty Concept (26,50 €). Con almidón de arroz biodegradable, da volumen y suavidad al pelo. 4. Long Hair Texture Styling Osis, de Schwarzkopf (15,35 €). Especialmente formulado para cabello largos, proporciona brillo y textura.


1. Dry Shampoo, de Living Proof (22 €). Para todo tipo de cabellos, tiene un aroma suave que dura todo el día. 2. Dry Clenasing Mist Hair Refresher, de Davines. Contiene unas moléculas que absorben los malos olores del cabello (22,90 €). 3. Prêt à Powder, de Bumble and Bumble. Un polvo finísimo e invisible que da textura y volumen (30 €). 4. Champú seco Eau de Coco, para dar volumen y un olor muy veraniego al pelo (5,95). 5. Champú seco, de Ouai. (26 €. En Sephora) Neutraliza al instante la grasa y los residuos. 6. Dry Shampoo Plus, de Batiste. Se adapta a todo tipo de cabello y de estilos, desde una melena lisa hasta un recogido (4 €).

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios