El Coletas es cosa del pasado: el veredicto de los expertos sobre el cambio de look de Pablo Iglesias
  1. Estilo
  2. Belleza
Palabra de expertos

El Coletas es cosa del pasado: el veredicto de los expertos sobre el cambio de look de Pablo Iglesias

El fin de un icono, de un mote, de un personaje político, todo conseguido con un corte de pelo. ¿Qué significa en realidad el cambio de look de Pablo Iglesias? ¿Estética? ¿Política? ¿Anonimato?

placeholder Foto: La nueva imagen de Pablo Iglesias. (Dani Gago)
La nueva imagen de Pablo Iglesias. (Dani Gago)

Que una visita al peluquero se convierta en el tema más importante de un país es, sin duda, un termómetro político y social que determina cómo de caldeado está el ambiente. La coleta que ha dado sobrenombre a Pablo Iglesias ha desaparecido de su imagen y se ha colado en Wallapop como un objeto con superpoderes.

Pero, más allá de la oleada de memes, reacciones de otros políticos o millones de personas haciéndose eco del cambio de look del año, se pueden desgranar interpretaciones mucho más profundas como por qué ha elegido un corte de pelo tan estudiado, qué le ha llevado a cortarse su mítica coleta o qué mensaje envía este cambio de look, además de toda la puesta en escena de su posado. Hablamos con un experto en imagen política y un peluquero para ahondar en el nuevo corte de pelo de Pablo Iglesias. En todo eso que se nos escapó en caliente, pero que se puede apreciar con claridad ahora que ha pasado la marea.

placeholder La nueva imagen de Pablo Iglesias. (Dani Gago)
La nueva imagen de Pablo Iglesias. (Dani Gago)

Las expresiones taurinas y los pasajes de la Biblia fueron las primeras referencias que surgieron nada más conocerse la noticia del corte de pelo de Pablo Iglesias. Pero, como explica Toni Aira, profesor de Comunicación Institucional de la UPF Barcelona School of Management (UPF-BSM), en conversación con Vanitatis, el mensaje de Iglesias dista mucho de ser ese: “Esa imagen del Coletas que lo propulsó queda para él en el pasado, sin demasiado problema”, precisa.

Esta teoría se sustenta no solo en el corte de pelo en sí, sino también en su actitud y en el libro que sujeta en sus manos, '¡Me cago en Godard!’, de Pedro Vallín, periodista especializado en Podemos del diario ‘La Vanguardia’, un detalle significativo según Aira. “Ese ‘me cago en Godard’ podría leerse como un 'me cago en mis críticos”. Además, el libro de Arpa Editores es interesante porque reivindica el cine mainstream”, explica el experto en comunicación institucional, que ve una referencia a la afición a las series del exvicepresidente, fuertemente criticada por sus contrincantes, que señalaban que invertía demasiado tiempo viendo series pero muy poco trabajando. “Él viene a reivindicar también el arte pop y, sobre todo, viene a decir que le tienen sin cuidado los críticos... Los que le llamaban el Coletas y los que le podían criticar sus aficiones audiovisuales”, desarrolla Toni Aira.

placeholder La nueva imagen de Pablo Iglesias. (La Sexta)
La nueva imagen de Pablo Iglesias. (La Sexta)

Con este cambio de look y su estratégica comunicación, lo que Pablo Iglesias consigue es, además, volver a entrar de lleno en la actualidad, colándose en tertulias televisivas, diarios digitales y a pie de calle. “Cortarse la coleta lo pone en la agenda de nuevo, ya no como sinónimo de debate o de fracaso político, como se ha hablado estas últimas semanas, sino como sinónimo de persona humana que cambia de etapa, que cierra una etapa vital y política importante y que quiere abrir otra nueva”, precisa el experto de la UPF-BSM.

Por supuesto, a nivel psicológico, cortarse el pelo y hacerlo rompiendo tanto con la que ha sido su estética durante tantos años puede convertirse en algo casi catártico. El especialista en comunicación institucional apunta también al cambio de look como un cambio de etapa tras una situación con un punto traumático, a modo de estrategia para reafirmarse, “para autoconvencerse a uno mismo y para convencer a los otros de que se recomienza, que se reinicia”, explica.

Inglés, retro y con sabor a despedida

Otro aspecto que no podíamos dejar de analizar era el corte de pelo elegido por Pablo Iglesias ya que no se trata de un corte sencillo, ni siquiera de un estilo de moda en la actualidad, sino de un corte de pelo hecho a medida. “Clásico y con un aire muy inglés. Sin duda, un grandísimo acierto que ha modernizado enormemente su estilo y lo aleja de esa imagen más alternativa”, así define Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, el estilismo cuidado al milímetro .

placeholder El nuevo corte de pelo de Pablo Iglesias frente al corte de Hugh Grant en 'Notting Hill'. (Dabi Gago / Cordon Press)
El nuevo corte de pelo de Pablo Iglesias frente al corte de Hugh Grant en 'Notting Hill'. (Dabi Gago / Cordon Press)


La longitud y la forma del cabello del expolítico han conseguido suavizar su imagen y podrían tener una inspiración muy noventera que, según el estilista, se parece considerablemente al corte de pelo que popularizó el actor Hugh Grant en aquella época, elegante y con mucha textura. “Se trata de un corte versátil en el que se conservan los laterales y la nuca más cortos y el cabello más largo en la parte frontal”, explica Eduardo Sánchez.

placeholder Detalle frontal del corte de pelo de Pablo Iglesias y corte de Hugh Grant en 'Notting Hill'. (Dabi Gago / Cordon Press)
Detalle frontal del corte de pelo de Pablo Iglesias y corte de Hugh Grant en 'Notting Hill'. (Dabi Gago / Cordon Press)


Las cualidades del cabello de Pablo, especialmente abundante y ondulado en las puntas, se ven beneficiadas del estilo inglés, que favorece más a este tipo de pelo que a uno liso, ya que el corte se adapta al movimiento y ondas del cabello, como se puede apreciar en los mechones que caen sobre la frente. “Además, es un corte adaptable a todas las tipologías de rostros, pero que resulta perfecto para rostros angulosos u ovalados. En los rostros muy redondos, hay que tener cuidado”, concluye el experto. Mientras Pablo podría haber optado por un corte mucho más apurado o por cortarse él mismo el cabello, ha preferido acudir a un estilista que le aconsejase el corte de pelo que mejor se adaptara a su tipo de cabello y la forma de su rostro.

Al parecer, y según ha relatado Sonsoles Ónega, el propio Pablo Iglesias le habría confesado de forma divertida que ahora se parecía mucho más a Brad Pitt, dejando constancia de que, efectivamente, detrás del cambio de look y del fin de una etapa de su vida, también se escondía una pizca de coquetería.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Pablo Iglesias Cambio de look Cabello
El redactor recomienda