Es noticia
Menú
El flequillo 'drape bang' es el corte de pelo con más truco y volumen de la temporada
  1. Estilo
  2. Belleza
Esponjoso y mágico

El flequillo 'drape bang' es el corte de pelo con más truco y volumen de la temporada

El flequillo abierto y con más volumen ya tiene nombre si lo quieres pedir en la peluquería, se llama 'drape bang' y posee el inmediato efecto de hacer chic cualquier look

Foto: Elsa Hosk, en la fiesta de Vanity Fair con flequillo drape bang. (Getty/Frazer Harrison)
Elsa Hosk, en la fiesta de Vanity Fair con flequillo drape bang. (Getty/Frazer Harrison)

Hace unos meses alabábamos el flequillo mágico de Sara Carbonero que, igual que el flequillo engañoso de Vanesa Lorenzo, aparecía y desaparecía. Ahora le ponemos nombre a uno de los cortes de pelo más buscados de internet, el degradado perfecto, con volumen y de estética retro setentera. Lo ves y lo amas. Se llama 'drape bang' y en Francia ya es una tendencia que acapara titulares

Pero este poder de convertirse en un flequillo contundente y al instante ser una capa más conlleva un precio -asequible y favorecedor- a pagar. Tal y como aprendiéramos del estilismo de la instagrammer Matilda Djerf, los degradados, al combinar capas de distintas longitudes, precisan de un mantenimiento más exigente, siendo imprescindible retocar el corte cada pocas semanas para mantenerlo intacto. Solo de este modo las proporciones y el efecto escultor del estilismo no se desvirtúan.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

El corte de pelo toma como referencia cualidades de otros flequillos que han sido tendencia. Comparte por ejemplo con el curtain fringe, el flequillo cortinilla, su largo, capaz de cubrir los ojos y a la vez llevarse abierto. Lo mismo ocurre con el flequillo Bardot, acomodado a los lados y peinados siempre en redondo para que las puntas se conviertan en un acento más marcado de las facciones.

Pero la definición del drape bang, por más que nos encantaría que tuviera algo que ver con Don Draper, se apoya sobre todo en el efecto degradado del corte, se trata de un flequillo ‘drapeado’. Las longitudes que se van degradando, siguiendo las formas del rostro, se superponen, cambiando de forma según se peina y consiguiendo un volumen muy natural en el que no se aprecian los cortes.

La longitud del corte también permite que no sea el típico flequillo molesto que se acaba metiendo en los ojos, a pesar de que comience con mechones más cortos en la parte frontal del rostro y estos se vayan alargando progresivamente, al estilo del flequillo bottleneck, pero sin ser tan marcado. Sin embargo, en el drape bang sí se pueden acentuar dos cortes, precisamente para ejercer ese efecto escultor del rostro.

El primer corte, con la finalidad de enmarcar la mirada, se acentúa más a la altura de los pómulos. El siguiente es un escalón a la altura de la mandíbula o la barbilla. De nuevo, esta segunda capa se diferencia de cortes superpronunciados como el hime cut, ya que no crea un cambio brusco entre el flequillo y el resto de la melena.

Foto: ¿Qué hay de nuevo en asuntos capilares? (Imaxtree).

La versatilidad del drape bang

De Matilda Djerf y de su precisa estilista, Amalia Berglund, aprendimos que a la periodicidad en el corte de las capas, hay que sumarle la precisión y la adaptación ya no solo a las formas de cada rostro sino también a cada tipo de cabello. Para que las capas mantuvieran el efecto de degradado, la peluquera medía, calculaba proporciones y pasaba la tijera como si estuviera cortando tejidos en un atelier. Con el drape bang ocurre un poco lo mismo, la idea es que no se identifique el flequillo. Este debe ir librándose del largo de la melena para ir tomando presencia y lograr así el tan ansiado volumen.

Resultado de este juego de equilibrios, en Instagram encontramos ejemplos de melenas con flequillo drapeado que tan pronto se convierten en una ahuecada y frondosa cabellera de león de los noventa como recogen el pelo en un recogido 'casual' y el flequillo se libera por sí solo, quedando perfectamente visible.

Continuando con la estela de las trenzas baby braids o del face framing, el drape bang aparece fuera del recogido, perfectamente delimitado pero con muchísimo más cuerpo, forma y volumen que otros flequillos. El inmediato efecto es el de un peinado noventero de rabiosa actualidad. Y si se quiere recoger todo el cabello sin que ningún mechón se quede fuera, basta con tensar el recogido a mayor altura. La longitud de este flequillo sí podrá ser recogida entonces.

Hace unos meses alabábamos el flequillo mágico de Sara Carbonero que, igual que el flequillo engañoso de Vanesa Lorenzo, aparecía y desaparecía. Ahora le ponemos nombre a uno de los cortes de pelo más buscados de internet, el degradado perfecto, con volumen y de estética retro setentera. Lo ves y lo amas. Se llama 'drape bang' y en Francia ya es una tendencia que acapara titulares

Sara Carbonero Tendencias de belleza
El redactor recomienda