Por qué Jill Biden ha elegido la firma fetiche (y polémica) de Melania
  1. Estilo
  2. Moda
DOLCE & GABBANA

Por qué Jill Biden ha elegido la firma fetiche (y polémica) de Melania

Para apoyar a la comunidad LGTBIQ+, la primera dama norteamericana ha apostado por un vestido patchwork cargado de mensajes

placeholder Foto: Joe y Jill Biden. (EFE)
Joe y Jill Biden. (EFE)

Si hay una marca experta en despertar dolores de cabeza en la Casa Blanca, esta es, con permiso por supuesto de la chaqueta mas polémica de Zara de Melania Trump, Dolce & Gabbana. Para comenzar, porque el mundo de la moda intenta mantenerse siempre al margen de la política, pero la firma italiana se ha caracterizado por dar su opinión sin filtros respecto a los líderes políticos y a presumir de ideología y posturas políticas propias, algo que en el mundo de la moda resulta un arma de doble filo que tan solo unas pocas firmas se pueden permitir. Cuando la mayoría de las marcas se negaban a vestir a Melania Trump, que cuando apostaba por ellas se apresuraban en aclarar que los looks no eran fruto de una acción de gifting, Dolce & Gabbana aclaraba al mundo no solo que deseaba vestir a Melania, sino que era un auténtico orgullo hacerlo.

placeholder Melania Trump, vestida de Dolce & Gabbana.
Melania Trump, vestida de Dolce & Gabbana.

Una de las mayores controversias estilísticas en las que Melania Trump se ha visto envuelta fue a causa de la marca, pues apostó por un abrigo de flores de Dolce & Gabbana cuyo desorbitado precio (rondaba los 50.000 euros) desató las críticas. El apoyo de la marca al equipo de Donald Trump fue siempre tan señalado que una de las pocas polémicas protagonizadas como Kamala Harris se debió a que eligiera un diseño de la firma, algo que chocó tanto a sus adversarios como a sus seguidores, pues hasta el momento había apostado siempre por marcas que tuvieran una ideología acorde a sus principios. Ahora le ha tocado el turno a Jill Biden, que ha incluido a la polémica marca en su vestidor, y lo ha hecho en pleno mes del orgullo. Teniendo en cuenta que los directores creativos de la firma han expresado algunas ideas tan polémicas que incluso han despertado la ira de Elton John, apostar por Dolce & Gabbana durante estos días es una elección especialmente curiosa.

El porqué de esta decisión

placeholder Jill Biden. (EFE)
Jill Biden. (EFE)

La primera dama ha elegido un vestido patchwork procedente de la colección primavera-verano 2021 de Dolce & Gabbana, una creación que fue diseñada para reflejar los colores y las ambivalencias presentes en Sicilia, que quedan patentes en la abundancia de estampados y tonalidades del vestido. Jill ha sabido trasladar el mensaje original de la marca de forma inteligente a su antojo, pues al elegir esta combinación de dibujos y colores consigue que representen a las comunidades del colectivo LGTBIQ+. Esta elección demuestra dos cosas. La primera, que no es únicamente el arcoíris el que puede mostrar la diversidad y servir de apoyo a la comunidad. La segunda, que a la izquierda americana no le importa tanto la filosofía de una marca como el significado de un diseño concreto a la hora de elegir una prenda capaz de servir de altavoz del suyo. Llama también la atención que haya escogido una creación de la colección estival de Dolce & Gabbana que ha sido apoyada con fervor por la generación Z. De hecho, este mismo diseño lo ha lucido en la alfombra roja Molly Quinn.

Los vestidos estampados de Dolce & Gabbana son por los que apuesta siempre que quiere mandar mensajes al mundo a base prints, pues en el debate previo a las elecciones estadounidenses, no dudó en aparecer junto a Melania Trump, la mujer Dolce & Gabbana por excelencia, enfundada en un vestido floral de la firma italiana con una mascarilla a juego. La elección no fue fortuita, pues al elegir la marca fetiche de Melania, pero llevarla en una clave completamente diferente, demostraba que para ella es esencial dejar claro que la moda sirve para enviar mensajes, algo en lo que Melania siempre falló, y que el curso de los mismos depende más de quien lleva los diseños que de la propia marca. La lectura de su vestido floral era entonces claramente medioambiental, y mientras Melania optaba por el negro, ella subía la apuesta al repetir el print también en su mascarilla, que al no ser quirúrgica dejaba claro que la elección era fruto de una meditada elección.

placeholder Joe y Jill Biden. (Getty)
Joe y Jill Biden. (Getty)

Melania Trump se despidió de la Casa Blanca enfundada en un look total black en el que su vestido lápiz de Dolce & Gabbana no faltó, por lo que el que ahora Jill escoja de nuevo la marca y precisamente uno de los vestidos más coloridos y estampados de la colección es sin duda una declaración de intenciones. Por más que la firma no sea todavía bienvenida en China, donde un polémico anuncio que fue señalado de racismo sigue causando estragos, parece que la comunidad LGTBIQ+ ya le ha perdonado a D&G sus declaraciones de tintes homófobas, pues muchos presentadores gais de la televisión americana la han lucido en la red carpet.

Sin embargo, la elección de Jill Biden no ha gustado a una gran cantidad de internautas, que se han echado las manos a la cabeza. “¿De verdad ha elegido a Dolce & Gabbana en pleno Orgullo?”, han escrito muchos. Lo cierto es que la firma siempre llama la atención cuando es elegida por alguna personalidad vinculada al mundo de la política, pues lo habitual es escoger firmas cuyos discursos encajan con los suyos o se caracterizan por mantenerse siempre neutrales. Por eso sorprende que Jill Biden haya apostado por Dolce & Gabbana y lo haya hecho precisamente en pleno mes del Orgullo, pero la lectura que hemos de hacer es la de que Jill sabe dar segundas oportunidades y, sobre todo, sabe darles a los mensajes una vuelta para que se encaminen hacia donde ella quiere. Si el vestido patchwork lucido era un homenaje a la diversidad de Sicilia, ahora ella amplifica el mensaje y envía con él un comunicado de diversidad global que encaja a la perfección con el Orgullo. Kamala Harris, que también se inclina por Dolce & Gabbana, es mucho menos sutil a la hora de apoyar a la comunidad con chaquetas con el arcoíris embellished, pero el que cada una mande el mismo mensaje de formas diferentes empleando para ello la moda es una prueba más de que las tendencias no solo lucen, sino que hablan.

Dolce & Gabbana Melania Trump
El redactor recomienda