Ashley Graham, la figura que rompió los límites de la moda, analizada por expertos
  1. Estilo
  2. Moda
FELICES 35

Ashley Graham, la figura que rompió los límites de la moda, analizada por expertos

La modelo estadounidense, que se abrió paso a golpe de esfuerzo y discriminación, ha cambiado la concepción de belleza y se ha establecido como un referente 'body-positive' mundial

Foto: Ashley Graham, en la ceremonia de los Premios Oscar. (Getty)
Ashley Graham, en la ceremonia de los Premios Oscar. (Getty)

Era en el año 1984 cuando 'I am what I am' de Gloria Gaynor comenzaba a sonar en discotecas y radios de todo el mundo, para convertirse en un símbolo del orgullo y el empoderamiento. Solo tres años después, nacía la persona que cambiaría, con este himno por bandera, la concepción de belleza en el mundo de la moda; empujando mas allá los límites y cánones establecidos.

Ashley Graham irrumpía en la industria para reivindicar la existencia de las mujeres fuera de las icónicas medidas 90-60-90. La estadounidense ponía sobre la mesa un nuevo tipo de modelo, la modelo atractiva por discurso, no por un cuerpo como símbolo de admiración. Su aparición en la moda convertía el sector en un mundo más real, donde las consumidoras podían verse reflejadas.

“Es el signo de la inclusión de un nuevo canon de belleza en el mundo de la moda, se trata de una ruptura total con los patrones estéticos, que llevan imperando más de cuarenta años. Recordemos que es en la época de los ochenta y con los nuevos prototipos de belleza, representados en actrices como Brigitte Bardot, cuando se inicia el gusto por la mujer esbelta y con menos curvas”, nos cuenta el asesor de imagen Carlos Roca.

Su talla 44 y sus 85 kg han hecho de ella un icono de la diversidad de cuerpos a nivel mundial con más de 14,5 millones de seguidores. Revistas de la talla de 'Vogue' y firmas de lujo como Dolce & Gabbana, Michael Kors, Fendi o Etro han caído rendidos a sus pies, haciendo visible a una mujer real, sin retoques, que rompe con el modelo tradicional de una industria millonaria.

“Las modelos plus size, aunque me revienta esa etiqueta, convierten el mundo de la moda en algo menos tóxico. Muchas veces he preguntado a mi agencia por qué nos piden una delgadez tan extrema, siempre lo justifican con 'es que los modelos sois maniquís', mentira, el diseñador crea las prendas para un patrón”, sentencia la modelo Amaia Tabuenca.

Sin embargo, el camino no ha sido nada fácil y aún queda mucho por recorrer. Ashley inició su trayectoria en el mundo de la moda, tras finalizar sus estudios de secundaria, en su ciudad de origen, Nebraska. En varias entrevistas, la estadounidense reconocía que allí solo era una modelo gorda, que estaba bien para la talla que tenía.

“Empiezo a notar el inicio de este fenómeno en el año 2012 cuando hacemos a Kate Upton para 'Vogue España', una modelo con curvas que lidera junto a Ashley Graham una nueva tendencia que reivindica la unicidad de cada tipo de cuerpo y de belleza”, afirma Yolanda Sacristán, directora de TheNewsRoom.

En el caso de la estadounidense, su esfuerzo y los escándalos en los que se vio sumida fueron los que construyeron el inicio del fenómeno que es hoy en día. Su nombre comienza a grabarse en las cabezas de la industria de la moda cuando en el año 2012, al protagonizar la portada de 'Vogue UK', algunos diseñadores se niegan a vestirla por su talla.

“Creo que las firmas de moda tienen que asociarse a rostros conocidos por su estilo y valores. Es cierto que a la hora de fabricar prototipos no se pueden permitir realizar todas sus prendas en diferentes tallas, pero considero imprescindible que en 2021 exista un método en cada casa por el cual se pueda vestir a mujeres con diferentes tallas”, nos explica Quique Vidal, diseñador y creador de la firma Becomely.

Tras esto, Ashley Graham decidía utilizar su cuerpo como herramienta para cambiar no solo los cánones impuestos en la industria, sino la vida de muchas personas; animándolas a amarse tal cual son.

Que Ashley Graham colme portadas de revistas a nivel internacional es la mejor inyección de realidad que podemos tener en un mundo sumido en las redes sociales y los filtros, que nos hacen tener una percepción distorsionada de la realidad. Ella nos pone los pies sobre la tierra y lanza un mensaje acerca de la pluralidad”, nos confiesa el estilista Carlos Roca.

Ahora toca ir un paso más allá y acabar con las etiquetas ‘curvy’ o ‘plus size’. La modelo estadounidense reivindica su lugar en la industria por valor propio, no por su físico ‘no normativo’. Influencers 'body-positive' como Dianina XL nos aseguran: “Estos términos parecen incluirte en una categoría en la que la gente entiende que no te cuidas, no comes bien o no haces deporte. Eso no es así, cada una tenemos nuestra talla”.

Actualmente, Ashley Graham se encuentra entre las modelos mejor valoradas del mundo; es más, la página de referencia Models.com la sitúa entre las más importantes, sexis y cotizadas. Algo con lo que 'Forbes' parece estar de acuerdo ya que la incluyó en su última lista de "los 30 personajes más influyentes con menos de 30", en 2014.

“En España tenemos que seguir trabajando para encontrar y empoderar la belleza diversa, aunque gracias al auge de las redes sociales han surgido nuevos referentes más allá de las medidas que se consideraban perfectas hace unos años”, concluye Yolanda Sacristán.

El redactor recomienda