¿No sabes qué hacer en San Valentín? Te proponemos cuatro planes infalibles
  1. Estilo
  2. Ocio
amor urbano

¿No sabes qué hacer en San Valentín? Te proponemos cuatro planes infalibles

Pierda la vergüenza: el amor lo puede todo. Suba a norias, hágase pasar por Julieta... Lo que sea, con tal de que el amor no se vaya en el próximo tren.

Foto: Un hotel junto al balcón de Julieta en Verona.
Un hotel junto al balcón de Julieta en Verona.

Pierda la vergüenza: el amor lo puede -y lo merece- todo. Suba a norias, hágase pasar por Julieta... e incluso visite un museo. Lo que sea, con tal de que el amor no se vaya en el próximo tren. Le proponemos cuatro planes viajeros y urbanos para que este San Valentín sea, de verdad (y no como siempre) inolvidable.

YO, ROMEO; TÚ, JULIETA

El que Verona sea la ciudad donde Shakespeare quiso que murieran de amor Romeo y Julieta es solo la guinda de un pastel en forma de unas de las ciudades más arrebatadoramente bellas del norte de Italia. Del 13 al 16 de febrero, la ciudad se llena de enamorados al reclamo de los amantes más famosos de la literatura universal, y es posible recrear su cortejo... en versión 2.0, claro, que el original acababa de la peor manera. Hoy, basta con instalar una app en el móvil, hacer una foto y escribir un mensaje con ella, y la declaración aparecerá en los videowall que salpican la ciudad durante San Valentín.

placeholder

Más tradicional es ir el viernes 14 a las 18h a la piazza dei Signori, decorada con corazones rojos por todas partes, y besarnos con nuestra pareja durante un minuto, o volver al día siguiente y lanzar al cielo un globo -entre miles- en forma de corazón rojo; y, también, convertirnos en asistentas de Julieta por un día y contestar en su nombre una de los miles de cartas que recibe el personaje (los del Juliet's Club, que lo organizan, nos esperan en Cortile Mercato Vecchio del 13 al 16 de febrero y de 10h a 19h). ¡Será por amor en Verona! Y, si no, siempre nos quedará el Palazzo Victoria, un fabuloso 5*, donde jurarse amor eterno (o lo que apetezca) mientras suenan los violines de su bar Club Victoria o contemplando ese skyline veronés de tejados renacentistas es, simplemente, estar en la gloria.

CENA DE ESTRELLAS

El mejor confort food de todo un dos estrellas Michelín -Ramón Freixa, nada menos- y un cóctel con el sugerente nombre de Love Me, y por solo 35 euros por persona. Semejante tentación sanvalentinesca existe, y aguarda en el Ávalon Restaurant, la base de operaciones de Freixa en Barcelona, en el Grand Hotel Central.

placeholder

Si la noche de San Valentín comienza de esta manera -con una cena para dos que es una explosión de sabores y colores-, y continua cóctel Love Me en la mano dejándose mecer por la música en vivo del The City Bar, solo los enamorados de verdad intuirán cómo acabará (recuerde donde se encuentra: en uno de los mejores hoteles de Barcelona).

ROSAS Y CHAMPÁN EN LO ALTO DE UNA NORIA

En Londres es imposible aburrirse; el día de San Valentín, tampoco. Y nada más romántico que subirse al London Eye y dejar que el amor surta efecto a ciento treinta y cinco metros de altura en una de sus 32 cabinas, decoradas con velas y rosas entre el 13 y el 16 de febrero.

placeholder

Las vistas de la noria más alta del mundo son simplemente espectaculares (alcanzan hasta cuarenta kilómetros de distancia en un día despejado). La vuelta dura media hora, en la que da tiempo a todo, incluso a comportarse como los enamorados que son -recuerden: es San Valentín- y dar buena cuenta de una botella de champagne Pommery Brut Royal y de un par de cajas bombones en una cabina privada: es decir, para ustedes solos. No lo olviden: media hora. A las Kardashian les encanta. Toda la info, en LondonEye.

UN AMOR DE MUSEO

No se preocupe, es normal: todos los enamorados creen ser los primeros en la historia de la Humanidad en amar tan intensamente. Bueno, pues no es así. Para comprobar que, antes de su pasión arrebatada, hubo otras, y de otros tipos, el Museo Romántico de Madrid es un lugar estupendo; e incluir dos entradas en su propuesta de San Valentín, una muy buena idea del hotel Orfila.

placeholder

En este Relaix&Chateaux situado en el muy trendy -el que más- barrio madrileño de Las Salesas, podrá renovar votos de amor eterno por la vía fácil:cava de bienvenida, cena romántica a la luz de las velas en el restaurante del hotel, habitación con hidromasaje... Y confirmarque no hubo, hay, ni habráquienes se amen tanto.

Madrid Londres Música Literatura Corazón Amor
El redactor recomienda