Logo El Confidencial
Los 67 son los nuevos 47 (más o menos)

Isabel Preysler cumple 67 y la sometemos al Cirujómetro: ¿qué le queda aún por hacer?

La reina del papel cuché se acerca a los setenta desafiando las leyes de la gravedad, la física y el tiempo. Pero aún puede hacer algo más para retener (más aún) la eterna juventud

Foto: Isabel Preysler en una imagen reciente. (Gtres)
Isabel Preysler en una imagen reciente. (Gtres)

Isabel Preysler es al ser humano lo que Dorian Gray a la literatura: un personaje que ha sabido burlar el paso del tiempo para mantenerse siempre joven. Ya lo decían hace unos años los chicos de Alphaville en su temazo 'Forever young': “Por siempre joven, quiero ser siempre joven. ¿De verdad que quieres vivir para siempre, siempre jamás?”. La reina de los azulejos y los bombones lo tiene claro: “Sí”.

Este domingo, 18 de febrero, Isabel Preysler cumple 67 años presumiendo de poder enfundarse aún unos pantalones vaqueros, haberse enamorado como una adolescente del escritor Mario Vargas Llosa y haber sido hace unos meses abuela por tercera y cuarta vez (es que han sido mellizos y no sabíamos cómo contabilizarlo). 2017 ha sido uno de los años más dulces para la reina de corazones porque además vio pasar por el altar a su pequeña Ana, en lo que podría haber sido un ensayo de su propia boda. ¿Será 2018 el año en el que el escritor y la socialite se den el 'sí, quiero'?

[LEE MÁS: Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa y las diez frases que resumen su apasionado amor]

 Isabel y Mario, un amor que perdura. (Gtres)
Isabel y Mario, un amor que perdura. (Gtres)

En el libro de Oscar Wilde, su protagonista, Dorian, lograba esquivar el paso de los años gracias a un secreto que él solo conocía y que tenía escondido en alguna habitación cerrada a cal y canto: un retrato que iba ajándose (gracias a un pacto diabólico) mientras él permanecía fresco, bello, sin mácula.

Isabel Preysler es un referente de belleza y estilo para las mujeres de su generación

Ni la España de 2018 es la Inglaterra victoriana, ni Isabel es un joven efebo seducido por la vida decadente y amoral de Wotton, pero ambos coinciden en esa lucha contra el reloj que va marcando el paso de los años. Y que, a juzgar por los resultados, ambos consiguen. De hecho, para Moisés Martín Anaya, cirujano estético y miembro de SECPRE y AECEP, “Isabel Preysler es un referente de belleza y estilo para las mujeres de su generación. La naturalidad es su gran baza y tanto a nivel facial como corporal es una mujer bella y delicada. Quirúrgicamente no considero que sea precisa ninguna intervención y a nivel de medicina estética creo que necesita, como toda mujer y sobre todo si se dedica a la imagen pública, los consabidos tratamientos de mantenimiento de la piel”.

Isabel Preysler el pasado diciembre en Málaga.
Isabel Preysler el pasado diciembre en Málaga.

Última llamada para la eterna juventud

No le falta razón al doctor Martín, sin embargo hemos querido preguntar a otros colegas de profesión para saber si, a pesar de las distintos tratamientos a los que se ha sometido en su pulso con el calendario, aún quedan pequeñas intervenciones que podrían dar aún más luz y juventud a su rostro: “Creo que en ella menos es más”, comenta el cirujano plástico Jordi Mir de Clínicas Dorsia. Y añade: “Lo único que haría es mejorar la proyección nasal con un injerto cartilaginoso para subir y proyectar la punta. También en su sonrisa sería ideal ver uno o dos milímetros de encía superior, lo que se podría conseguir con un lifting de labio superior”.

Mejoraría la proyección nasal con un injerto cartilaginoso y realizaría un lifting de labio superior

Para Jesús Benito Ruiz, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica, la zona nasal también es un punto a tener en cuenta: “Realizaría alguna rinomodelación para eliminar el aspecto esqueletizado de la nariz. Potenciaría la vitalidad de la piel con tratamientos de factores plaquetarios y de crecimiento (PRP), y atenuaría todas las angulaciones faciales mediante infiltraciones con productos de ácido hialurónico, colágeno, hidroxiapatita cálcica o, mejor aún, lipoinjerto si existen zonas donantes (es posible que no existan debido a la delgadez)”. Todo ello orientado a potenciar la recuperación de masa muscular y peso, porque con el paso de los años, y especialmente cuando se es delgada, se produce un proceso de expansión ósea y reabsorción de partes blandas.


Quirófano sí, pero no solo

Además de recurrir a intervenciones quirúrgicas, el doctor Mir aporta otras herramientas que no implican la agresividad de un bisturí: “A nivel de tratamientos estéticos, intentaría mantener su piel hidratada con skinbooster, quitar algunas manchas del escote con láser y rejuvenecer las manos con algún relleno dérmico tipo ellansé, radiesse o ácido hialurónico”.

Cremas, liftings, infiltraciones… Aún le quedan muchos truquillos a Isabel Preysler en la manga por hacer para preservar la juventud por fuera, aunque lo más importante sigue siendo mantenerse joven por dentro, porque como decía Wilde: “El pulso alegre que late en nosotros cuando tenemos veinte años se vuelve perezoso con el paso del tiempo”. Aunque en el caso de la Presyler el pulso sigue siendo firme y fuerte.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios