Logo El Confidencial
HABLAMOS CON LA DISCÍPULA DE PHILIP TReACY

Reyes Hellín, la sombrerera prodigiosa en la que confían las vips españolas

Hablamos con la sombrerera sobre cómo fueron sus inicios, cómo se enamoró de esta profesión y cuáles son sus mejores clientas

Foto: Nieves Álvarez con un tocado de Reyes Hellín.
Nieves Álvarez con un tocado de Reyes Hellín.

Nieves Álvarez, la duquesa de Alba, Vicky Martín Berrocal, Paloma Cuevas, Laura Ponte, Ana Rosa Quintana, María León, Inés y Mercedes Domecq, Carmen Tello, Nuria González, Carolina Herrera, Naty Abascal, Rosario Nadal, Fabiola Osborne, Eva González o Bibiana Fernández son algunas de las mujeres que han puesto su cabeza en manos de Reyes Hellín, la sombrerera sevillana que enamoró a Philip Treacy.

Su relación con los sombreros empezó con una historia de amor. La suya. Cuando estaba recién casada se iba de viaje de novios y se compró el primer sombrero. Como no podía ser de otra manera, fue su primer Philip Treacy. "Entré en la tienda de Londres y sabía perfectamente lo que quería. Algo que me sirviera para todo el viaje y que no tuviera que perder el tiempo en buscar en peluquerías para estar arreglada". El día que entró en la tienda de Londres no imaginaba que el destino la había colocado en el sitio oportuno y el día acertado.

Imagen del diseñador Philip Treacy en Sevilla. (Foto: Reyes Hellín)
Imagen del diseñador Philip Treacy en Sevilla. (Foto: Reyes Hellín)

Preguntó por Treacy, se entrevistaron y fue flechazo a primera vista. "No conocía Sevilla y le invité para que viviera en primera persona lo que es la ciudad. Era primavera y se quedó fascinado con el olor a azahar, los colores del cielo -de un azul intenso al rosa del atardecer-, de la gente y de la siesta". Y cuenta cómo un día después de comer decidió cambiar la visita a la catedral por algo tan español como volver al hotel y echarse la siesta hasta que pasara el calor: "Al día siguiente hicimos la visita, con tan buena suerte que había una ceremonia con el arzobispo y diez sacerdotes. Una puesta en escena que le impresionó. Cuando salíamos por la Puerta de los Reyes empezó a tocar el órgano. Parecía que lo habíamos preparado", cuenta la diseñadora.

A partir de esa visita se hicieron íntimos y comenzó también la relación laboral. El sombrerero, que tiene entre sus clientes a toda la familia real y la aristocracia inglesa, ademas de 'vestir' la cabeza de las reinas y princesas europeas, controla absolutamente todo lo que tiene que ver con sus productos. Y decidió que Reyes Hellín sería su imagen y aceptó desde el principio que la tienda estuviera en Sevilla y no en Madrid: "Esa fue mi condición. Si quería que sus diseños se vendieran en España, tenía que ser con mis condiciones". Y se convirtió en su primera clienta y compró toda la colección, como hace cada dos temporadas.

Reyes Hellín con uno de sus diseños.
Reyes Hellín con uno de sus diseños.

El círculo de Treacy añadió otro punto más a Londres, París y Nueva York. La tienda de Sevilla se convirtió en lugar de peregrinaje para las mujeres que querían algo diferente, tanto en su vida cotidiana como para bodas, bautizos, comuniones y actos que requieran ese toque de sofisticación. "Hemos pasado de no ponernos nada en la cabeza a utilizar tocados, gorros en invierno, pamelas en verano y los hombres panamás".

Paloma Cuevas con pamela de Hellín.
Paloma Cuevas con pamela de Hellín.

El periodista Carlos Herrera ha sido el último en apuntarse a la moda del sombrero masculino. "Se fían de mí. He llegado a vender una pieza importante sin que la señora lo viera. Se lo envié y efectivamente llamó su atención". Reyes Hellín ha llegado a ese punto en que si ve que la clienta no acierta en su elección prefiere que no se lo lleve. "Está mi imagen y reputación en juego. Nunca me ha pasado. Se fían de mí, que es lo importante".

La sombrerera estudió marketing y pasó tiempo en Nueva York, París, Londres y Florencia para su especialización. Su primer trabajo fue para una empresa de diseño, hasta que su encuentro con Treacy le cambió la vida laboral y personal.

De su clientela dice que es de lo más dispar y en su tienda coincidían la duquesa de Alba y Mamer Revuelta, la mujer del rejoneador Peralta: "Cayetana era una mujer muy especial y le gustaban piezas muy concretas. Nieves Álvarez no se había puesto un sombrero en la vida hasta que le coloqué el primero". Paloma Cuevas es una de sus clientas favoritas y la pamela que lució en la boda de Cayetano Rivera y Eva González fue espectacular.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios