Logo El Confidencial
en vena

Julio Iglesias: de los celos al reencuentro con su hijo Enrique

El cantante tiene previsto volver a los escenarios el próximo 10 de septiembre en Uzbekistán. En este tiempo de ostracismo ha habido lugar para rumores y una reconciliación

Foto: Julio Iglesias, por Jate.
Julio Iglesias, por Jate.

El próximo 10 de septiembre, Julio Iglesias vuelve a los escenarios en Uzbekistán después de un tiempo demasiado largo sin cantar con luz y taquígrafos. Sí lo ha hecho en fiestas privadas para magnates rusos y latinoamericanos que querían festejar los cumpleaños de sus hijas o de sus terceras esposas. “Este tipo de trabajo no es el que más le gusta a Julio, pero le sirve como entrenamiento. No lo hace por dinero. El patrimonio que tiene serviría para mantener a hijos, nietos y biznietos. Es inmensamente rico con inversiones en miles de negocios y empresas por todo el mundo”, dicen.

Y cuentan que fue socio propietario del aeropuerto de La Romana (República Dominicana), donde la proporción de aviones privados supera a los de línea regular; o cómo vendió la parcela de Indian Creek por 130 millones de euros (la había adquirido por 800.000 dólares). Y así con todos los negocios en los que interviene. Incluso llegó a comentar que tenía capacidad visionaria por invertir en los laboratorios que comercializaban la viagra. Dicen de él que es un 'golden finger' y efectivamente tiene esa capacidad para captar por dónde se mueve el dinero.

Julio Iglesias posa con su familia y con Nicolas Sarkozy, cuando recibió la Legión de Honor francesa. (CP)
Julio Iglesias posa con su familia y con Nicolas Sarkozy, cuando recibió la Legión de Honor francesa. (CP)

Su última decisión es montar su residencia oficial en Las Bahamas, donde quiere hacerse una mansión más grande aún que la de Punta Cana, donde vivió con Miranda y los hijos que iban llegando hasta cerrar el cupo con Miguel, del que dijo “es mi octavo y último cachorro”. La casa la sigue manteniendo, aunque la tribu se instaló otra vez en Miami. Los hijos mayores pasaban del retiro paradisíaco y querían contaminación y civilización.

Julio volvió a sus orígenes cuando decidió abandonar Miami e instalarse en España. Aquí ha preparado sus disco de boleros y la gira mundial con motivo de su medio siglo como artista. No hay que olvidar que es el cantante latino que más discos ha vendido en el mundo. Y otro dato. Cada medio minuto alguien en el planeta le escucha cantar.

Este verano se instaló en su finca de Ojén y no salió ni a cenar a sus restaurantes preferidos

La gira mundial la dejó a medias y los primeros conciertos los canceló. No hubo razón oficial y los rumores sobre su mala salud se convirtieron en tema para reportajes tanto fuera como dentro de España. “Julio Iglesias enfermo”, “Julio Iglesias ingresado”, “Julio Iglesias no se puede mover” y así cientos de informaciones sobre su estado de salud que inquietaban a sus fans y a los que no lo eran.

El cantante tampoco lo ponía fácil porque durante todo ese tiempo no se dejó ver. Este verano, sin ir más lejos, se instaló en su impresionante finca de Ojén y no salió como otras veces a cenar a sus restaurantes preferidos. Sus amigos iban a verlo y confirmaban que no había nada nuevo bajo el sol salvo sus eternos dolores de espalda. “Tiene 75 años, se cuida una barbaridad y a Ojén viene a descansar. Hace mucho tiempo que le dio igual cubrir las apariencias”, cuentan.

Julio Iglesias y Miranda, en el funeral de Oscar de la Renta. (Getty)
Julio Iglesias y Miranda, en el funeral de Oscar de la Renta. (Getty)

Ni tan siquiera las reclamaciones judiciales del que durante unos años y por sentencia fue su hijo, Julio Sánchez Santos, le quitan el sueño. Dicen que está preocupado y no es cierto. Sabe que en algún momento la justicia le dará la razón al supuesto hijo y que por lo tanto llevará sus apellidos. Y lo que menos le importa son los problemas de herencia que pueda dejar.

Lo que sí hay en su vida es un cambio estructural en su manera de ser. Se ha vuelto menos orgulloso y ha retomado la relación con su hijo Enrique, con el que no se hablaba desde que este empezó a triunfar en la música. El primer Grammy que ganó Enrique empeoró la situación y a partir de ese momento se instaló el silencio entre los dos.

Enrique Iglesias y Anna Kournikova. (Getty)
Enrique Iglesias y Anna Kournikova. (Getty)

Según su amigo Ramón Arcusa, las navidades pasadas se vieron en una comida familiar. Hace poco, Julio Iglesias conoció por fin a Lucy y Nicolas, los mellizos de Anna Kournikova y Enrique Iglesias.

Puede ser que pronto veamos al abuelo Julio Iglesias convertido en otro entrañable Papuchi.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios