Logo El Confidencial
La pareja llegó en un bugui

Aznar y Botella, en el último adiós de Marbella a Arturo Fernández

La viuda del actor, Carmen Quesada, ha fijado su residencia en la casa de Guadalmina que ambos compartían

Foto: Aznar y Botella, en el adiós marbellí a Arturo Fernández. (VA)
Aznar y Botella, en el adiós marbellí a Arturo Fernández. (VA)

“Hombres como Arturo Fernández y actores de la talla de este artista debería haber muchísimos en España”. Con estas palabras, el expresidente Aznar hablaba para Vanitatis a la salida del funeral que tuvo lugar ayer en la capilla de Guadalmina, lugar donde residía el artista con su mujer, Carmen Quesada. El político acudió con su esposa, Ana Botella, para abrazar a la mujer que compartió los últimos años de la vida del intérprete.

La pequeña capilla de Guadalmina se quedó diminuta ante la avalancha de marbellís que quisieron homenajear al actor con su presencia. No cabía ni un alfiler. De hecho, José María Aznar y su esposa se quedaron fuera del recinto porque no cabían en el interior del templo. Su llegada fue todo un espectáculo, ya que llegaron subidos en un bugui de golf ante la atenta mirada de los asistentes, que no daban crédito al verlos montados en el diminuto cochecito.

Dos meses sin Arturo

Han pasado dos meses desde que se diera a conocer la triste noticia de la muerte de Arturo Fernández. Marbella era la segunda residencia del actor, donde era muy querido, y por eso este miércoles sus familiares y seres allegados han querido homenajearle con una misa en la que el párroco de la ermita resaltó las virtudes del actor:” No nos cansábamos de escuchar a esta persona buena, de sonrisa eterna”. También tuvo palabras de consuelo para su viuda, que está atravesando un momento muy duro: “¿Que cómo estoy? Pues todo lo bien que se puede estar cuando una está rota por dentro”, ha contado a Vanitatis. Carmen, que cuidó del actor hasta el último momento, ha adelgazado considerablemente e intenta superar cada día la pérdida de su gran amor. El verano lo ha pasado arropada por la hija de Fernández y de sus nietos y, según ha sabido este medio, fijará su residencia en Marbella a partir de ahora.

Interior de la capilla. (VA)
Interior de la capilla. (VA)

Carmen Quesada se lleva de maravilla con los tres hijos del actor, Arturo, María Dolores y María Isabel, y con su exmujer Isabel Sensat, tal y como mostró entrando de la mano con ella en el funeral que se ofició en Madrid. Las lágrimas y el recuerdo del actor estuvieron muy presentes en una misa en la que se dieron cita muchos de los rostros conocidos de Marbella, como el teniente de alcalde, Javier García, y amigos de la ciudad, entre los que se encontraba una nutrida representación de Cáritas, donde su viuda participa activamente.

Homenajes al actor

Carmen Quesada manifestó a este medio que está muy orgullosa de los homenajes escalonados que se le están haciendo a Arturo. El hijo predilecto de su Gijón natal llevó una vida entera de dedicación al mundo de la interpretación y esa labor está siendo ahora premiada. El eterno galán ha sido homenajeado hace solo dos semanas en Donostia Kultura por las actrices Paula Martel y Carmen del Valle, que han tenido una importante relación profesional y quisieron manifestarle su gratitud con un homenaje para el recuerdo. La donostiarra Paula Martel es la actriz que en más ocasiones ha trabajado junto a Arturo Fernández. En los años ochenta participó en títulos como 'Homenaje', 'La chica del asiento de atrás', 'La segunda oportunidad', 'Pato a la naranja' y 'Esmoquin': “Fue maravilloso pisar las tablas con este grande”, ha manifestado.

Por su parte, Carmen del Valle, la actriz que ha trabajado estos últimos dos años con Arturo Fernández en la obra 'Alta seducción', no escatima en elogios para “su leal amigo y maestro”.

Imagen de archivo de Arturo Fernández. (RTVE)
Imagen de archivo de Arturo Fernández. (RTVE)

Marbella se llena de Arturo

“¿Cómo no va a estar toda Marbella en su funeral? Si Arturo ya era de aquí. Era de los nuestros”, nos comenta uno de los asistentes. Lleno de vida, le gustaba ir a los mejores restaurantes de la localidad malagueña como El Ancla, uno de sus favoritos, pero también perderse en El Bigote, santuario de culto de los amantes del marisco, o en la Escuela de Hostelería de Benhavís, donde el buen yantar era ya un ritual. En una de las últimas entrevistas que mantuvimos con el actor, hablamos de la vida y la muerte y le preguntábamos por qué cosa pagaría lo que le pidiesen en ese momento de su vida. Y él, conocedor en su fuero interno de su salud, nos respondía humildemente: "Daría cualquier cosa por que se descubriera esa pastillita para quitarse quince años de golpe. Yo amo la vida por encima de todas las cosas”.

Arturo ayudaba a Carmen en Marbella en su labor solidaria con Cáritas. Por eso, la capilla de Guadalmina estaba a rebosar de voluntarias de la asociación. No le gustaba en sus últimos años asistir a galas, porque su salud empezaba a pasarle factura y se cansaba. Una de las ultimas apariciones públicas fue al lado de Ana Botella en el verano de 2017. La exalcaldesa de Madrid quiso poner el broche final en el funeral afirmando: “No habrá otro tan grande como él”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios