Carmen Martínez-Bordiú, una duquesa en silencio (por varias razones)
  1. Famosos
EXHUMACIÓN

Carmen Martínez-Bordiú, una duquesa en silencio (por varias razones)

Desde que falleció su madre, la 'nietísima' decretó el apagón informativo. Ya no necesita el dinero, ni la fama, aunque tiene una casa a la venta desde hace diez años

Foto: Carmen Martínez-Bordiú, en la exhumación de su abuelo este jueves. (EFE)
Carmen Martínez-Bordiú, en la exhumación de su abuelo este jueves. (EFE)

"Casas hay muchas, lugares extraordinarios pocos". Con esta leyenda se anuncia la casa de campo que Carmen Martínez-Bordiú posee en San Roque de Riomiera, uno de esos paisajes abrumadores que atesora Cantabria y que la 'nietísima' compró cuando estaba casada con José Campos. Cuando la relación se rompió, puso a la venta las huellas de ese matrimonio: un pisazo en Santander de 300 metros cuadrados y la cabaña.

[LEA MÁS: La herencia menguante de los Franco]

El piso lo vendió en 2017, según ella misma contó, "por un buen precio". Pero la cabaña languidece en las páginas inmobiliarias año tras año sin que Carmen consiga venderla. Si en un principio la ofertó a 500.000 euros, hoy se vende a 190.000 euros "negociables", lo que supone una reducción del precio de más de un 70%. Ahora sí es un precio ajustado a los que se barajan en la zona, y quizá encuentre alguien que quiera invertir en esta casa al pie de las montañas cántabras.

placeholder Carmen, Mariola, Francis, Merry y José Cristóbal Martínez Bordiú, con el marqués de Villaverde. (Getty)
Carmen, Mariola, Francis, Merry y José Cristóbal Martínez Bordiú, con el marqués de Villaverde. (Getty)

Se trata de un "retiro único en un lugar bucólico para poder escapar del estrés del día a día y escuchar nuestros latidos sin palpitaciones. Esto se debe a los sentimientos que la extraordinaria y exuberante finca de más de 50.000 m² junto con el paisaje en que se ve envuelta son capaces de evocar. La tranquilidad, calma y armonía le acercarán a un estado de serenidad", explica con cierto bucolismo la inmobiliaria que lo comercializa. La cabaña cuenta con cuatro habitaciones distribuidas en dos plantas y 120 metros cuadrados. Está completamente reformada, para mudarse mañana mismo.

Única propiedad

Al ver que no se vende, cualquiera en la piel de Carmen Martínez-Bordiú encontraría soluciones alternativas para rentabilizar la inversión. Quizá ponerla a disposición en alguna web de alquiler vacacional. Al menos en las más obvias, no la hemos encontrado. La duquesa de Franco puede permitirse tener la casa vacía mientras encuentra un comprador, sobre todo desde que heredara en verano del año pasado tras el fallecimiento de Carmen Franco.

placeholder Carmen Martínez-Bordiú, en '¡Mira quién baila!'.
Carmen Martínez-Bordiú, en '¡Mira quién baila!'.

Hasta la herencia, la casa cántabra, perteneciente al partido judicial de Medio Cudeyo, era la única propiedad que tenía Carmen Martínez-Bordiú en España. Un dato significativo teniendo en cuenta el nivel económico de la familia de la que procede. Y el hecho de que, durante años, Carmen también ha sabido rentabilizar su fama económicamente hablando. La nietísima llevaba décadas vendiendo informaciones exclusivas a las revistas sobre sus avatares personales y los de sus allegados. Rizando el rizo de sí misma, Carmen llegó a participar en formatos tan inverosímiles como '¡Mira quién baila!'.

[LEA MÁS: La razón por la que Cynthia Rossi no estuvo en el Valle de los Caídos]

Estos días en que se ha exhumado al dictador y se le ha vuelto a enterrar en el panteón de Mingorrubio, Carmen ha pasado por España como un fantasma. Ya no hay exclusivas, ni 'talent shows', ni entrevistas siquiera. Recién aterrizada de Burdeos, donde su hija Cynthia acaba de dar a luz a su segundo hijo, a Carmen le dio tiempo a llegar al Valle de los Caídos casi por los pelos. Después de todo el ceremonial, la nietísima se reunió con el resto de la familia en Hermanos Bécquer y a estas horas ya podría estar fuera de España de nuevo.

placeholder Los nietos y bisnietos de Franco portan su ataúd a la salida del Valle de los Caídos. (Reuters)
Los nietos y bisnietos de Franco portan su ataúd a la salida del Valle de los Caídos. (Reuters)

La familia Franco tiene varios frentes abiertos, aparte del de la exhumación. Está por solventar una demanda de la Abogacía del Estado que les reclama el pazo y las Torres de Meirás. A Carmen, además, le falta la Real Carta de Sucesión que certificaría de una vez por todas que es la nueva duquesa de Franco. El Gobierno ya amenazó con buscar la manera de anular los títulos nobiliarios asociados al dictador. La 'falta de cariño' de su país natal es una de las razones que Carmen esgrimió cuando decidió mudarse a Portugal el año pasado. Otro motivo no menos atractivo es la ventajosa política fiscal del país luso que, ahora que es una adinerada heredera, no convendría ignorar.

Recordemos que los siete hermanos Martínez-Bordiú heredaron de su madre el verano pasado propiedades inmobiliarias, empresas y activos que el albacea de la herencia, Luis Felipe Utrera-Molina, cuantifica en, como mucho, "100 millones de euros".

Carmen Martínez Bordiú