Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Lucio y Juan Carlos I: historia de una amistad con un par de huevos (rotos)

Pese a que no acudió al sepelio de su recién fallecida esposa, el Rey emérito y el mesonero guardan una estrecha relación desde hace décadas

Foto: El mesonero Lucio, en una imagen de archivo. (EFE)
El mesonero Lucio, en una imagen de archivo. (EFE)

Al Rey le gustan mis chistes y se troncha. Cuando era más joven y venía a comer o a cenar, me decía: 'Venga, Lucio, cuenta uno de los tuyos”. Esta pequeña anécdota se la contaba el pasado verano a Vanitatis el mesonero Lucio con motivo de la presentación de un libro con sus memorias escrito por Alberto Vázquez-Figueroa con prólogo de Arturo Pérez Reverte, dos de sus incondicionales.

El trato entre Lucio Blázquez –aunque no necesita de su apellido para ser reconocido– y Juan Carlos I comenzó cuando este era aún era Príncipe de España y cada vez que llegaba un mandatario extranjero, como fue el caso de Bill Clinton por ejemplo, el Rey lo llevaba al local de la Cava Baja madrileña, famoso sobre todo por sus huevos rotos.

Aznar, Rajoy, don Juan Carlos, Felipe González y Zapatero en Casa Lucio. (EFE)
Aznar, Rajoy, don Juan Carlos, Felipe González y Zapatero en Casa Lucio. (EFE)

El comedor de Casa Lucio ha sido utilizado por el ex jefe del Estado para escenificar momentos que debían publicitarse de una manera oficiosa. En julio del 2015, don Juan Carlos, que acababa de abdicar, citó a los entonces cuatro presidentes de la democracia (Felipe González, José María Aznar, Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero) en el restaurante y a la vista de todos para representar esa unidad de España en la figura de los políticos. Si en este caso se buscaba mostrar esa imagen pública, el restaurante ha servido para encuentros discretos y hasta secretos.

Sabino Fernández Campo y el rey Juan Carlos. (EFE)
Sabino Fernández Campo y el rey Juan Carlos. (EFE)

Allí se enteró también del cese del general Sabino Fernández Campo, que trabajó casi dos décadas al servicio de la Corona. El Rey les había citado a él y a la reina Sofía para almorzar. Una comida distendida que acabó con una sorpresa inesperada para el jefe de la Casa cuando don Juan Carlos dijo: "Sofi, ¿sabes que Sabino nos deja?".

[LEER MÁS. Juan Carlos al fútbol y Sofía de concierto: los planes (por separado) de los Reyes]

Políticos como Rajoy, Gallardón o Esperanza Aguirre acuden allí con frecuencia. Zapatero invitó a comer a Sonsoles antes de ser elegido presidente y Aznar también suele dejarse caer; alguna vez con Ana Botella, pero en la gran mayoría de ocasiones, acompañado de amigos. Quienes han degustado las exquisiteces de Casa Lucio sin pareja han sido el rey Felipe VI, que acudió de soltero con sus amigos, o Victoria Beckham, que en su etapa en Madrid dejó al futbolista con los niños para 'disfrutar' de una comida con una amiga, aunque más le hubiera valido quedarse en casa... Apartó la carta a un lado y degustó un par de coca-colas light y dos rodajas de piña.

Ahora el conocido restaurante ya no volverá a ser el mismo tras la muerte de María del Mar García, la que fuera esposa de Lucio durante 59 años y su gran apoyo en los buenos y en los malos momentos. Este jueves se despedía de ella en compañía de los tres hijos del matrimonio: María del Carmen, Fernando y Javier.

Para acompañar a la familia en este duro trance y poder dar el último adiós a la fallecida en el sanatorio acudieron numerosos rostros conocidos como José María García, Pedro Ruíz, Cari Lapique o Los del Río. Al rey Juan Carlos, por cierto, se le echó de menos.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios