Logo El Confidencial
TRAS EL FALLECIMIENTO DE SU MARIDO

Esther Doña, recluida en el palacio que compartía con el marqués de Griñón

Las amistades que han podido hablar con la viuda explican a Vanitatis que Esther Doña se encuentra muy entera y recordando anécdotas

Foto: Carlos Falcó y Esther Doña. (Getty)
Carlos Falcó y Esther Doña. (Getty)

El viernes pasado fallecía en la Fundación Jiménez Díaz el marqués de Griñón a los 83 años. Su hija Xandra fue quien le trasladó al centro hospitalario cuando comenzó a sentirse mal y allí dio positivo en la prueba del coronavirus.

Nadie de la familia directa (que eran los únicos que estaban al tanto), ni su mujer imaginaron el trágico final. Según han confirmado a Vanitatis, el matrimonio se encontraba en la finca El Rincón, donde vivían desde que se convirtieron en pareja. Habían alquilado una casa en Madrid para poder tener más vida social, pero Carlos Falcó era un hombre de campo que disfrutaba con la vida al aire libre y sus paseos por los viñedos, hiciera el tiempo que hiciera.

[LEA MÁS: Muere Carlos Falcó tras ser ingresado "grave" por coronavirus]

Aunque el marqués también entendía que Esther Doña, a sus 42 años, quisiera actividad urbana. Por eso eligieron el piso en el barrio de Chamberí como residencia en la ciudad, el palacete de El Rincón como cuartel general y la finca Casa de Vacas como lugar de trabajo, ya que ahí es donde se fabrican los vinos con denominación de origen y el aceite que tantos premios ha conseguido desde que se comercializó.

El marqués de Griñón y su mujer, Esther Doña, en una imagen de archivo. (EFE)
El marqués de Griñón y su mujer, Esther Doña, en una imagen de archivo. (EFE)

Esther Doña y Griñón pasaban la cuarentena impuesta por el Gobierno en este lugar. Cuando su marido ingresó, no pudo acompañarlo al ser ella posible contagiada y por lo tanto portadora del coronavirus.

Según confirmaba ella misma a varios amigos, ha permanecido en su casa de Aldea del Fresno con el servicio. Su situación ha sido complicada. Durante los primeros días sí pudo hablar con su marido. Después ya no, al permanecer Falcó en la UVI. Los hijos tampoco pudieron despedirse debido a los protocolos marcados para evitar los contagios.

Por ahora no habrá funeral, como les sucedió también a los familiares de la exduquesa de Sevilla, Beatriz von Hardenberg, que falleció en Marbella el 14 de marzo.

Cuando todo pase, las cenizas del marqués de Griñón se esparcirán por el campo de Casa de Vacas, en Malpica del Tajo, donde vivió sus mejores años con Fátima de la Cierva y sus hijos, Duarte y Aldara.

Carlos Falcó con Esther Doña. (EFE)
Carlos Falcó con Esther Doña. (EFE)

Las amistades que han podido hablar con la viuda explican a Vanitatis que Esther Doña se encuentra muy entera y recordando anécdotas y los buenos momentos que vivió con su marido en ese lugar el día que celebraron su fiesta de 'reboda' el 22 de septiembre de 2017, a la que acudieron ciento cincuenta invitados.

Dos meses antes lo habían hecho en una ceremonia privada oficiada por el alcalde de la localidad, con dos testigos y un reducidísimo grupo de íntimos. Los cinco hijos del marqués no sabían nada. Se enteraron del cuarto matrimonio de su padre cuando los periodistas se lo comunicaron.

Carlos Falcó y su esposa, Esther Doña, en una imagen de archivo. (EFE)
Carlos Falcó y su esposa, Esther Doña, en una imagen de archivo. (EFE)

Para Esther Doña, este palacio, con el campo de cinco hectáreas que lo rodea, es su domicilio habitual, ya que se encuentra empadronada en Aldea del Fresno.

Habrá que ver si decide quedarse o por el contrario vivir en Madrid. Los gastos de mantenimiento y servicio son elevados y aunque El Rincón se alquila para bodas y eventos, Esther Doña no está acostumbrada a gestionar este tipo de patrimonios, como sí lo estaba el marqués de Griñón o como sí lo están los hijos mayores de este.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios