Logo El Confidencial
EN PLENA TORMENTA MEDIÁTICA

Alessandro Lequio, su incómoda entrevista en 1994 que ahora cobra otro sentido

Iñaki Gabilondo le llevó a su programa 'Gente de primera' en un momento delicado para él, por su complicada separación de Antonia Dell'Atte

Foto: Ana Obregón y Alessandro Lequio. (Getty)
Ana Obregón y Alessandro Lequio. (Getty)

Pocas veces ha explicado Alessandro Lequio su pasado, su presente y sus planes de futuro como lo hizo ante un incisivo Iñaki Gabilondo en el programa 'Gente de primera', por el que entre 1993 y 1994 pasaron personalidades del fuste de la mandataria británica Margaret Thatcher, el oscarizado director Oliver Stone o Violeta Friedman, superviviente del campo de exterminio de Auschwitz. Un espacio de prestigio por el que también desfilaron personalidades españolas como Pedro Almodóvar, Marta Ferrusola o Joan Manuel Serrat, y en el que el ahora colaborador de 'El programa de Ana Rosa' se sentó sin cobrar, como le dejó claro al periodista donostiarra, ante una de sus preguntas más incisivas.

Para ponernos en situación, Alessandro llevaba cuatro años viviendo en España, se había separado de Antonia Dell'Atte, que el año anterior había protagonizado una controvertida emisión de 'La máquina de la verdad', y había sido padre con Ana Obregón de su hijo Álex, el 23 de junio de 1992. Lequio había llegado a nuestro país como adjunto al director de Fiat, aunque en ese momento su ocupación profesional era dirigir Club Serrano 50, un gimnasio que había montado con la protagonista de 'Ana y los 7', que cerraría sus puertas al año siguiente, en 1995.

Iñaki Gabilondo. (Movistar+)
Iñaki Gabilondo. (Movistar+)

Gabilondo comenzaba la entrevista recordando la trágica muerte de su padre, el conde Clemente Lequio di Assaba, en 1971 a los 45 años: "Mi padre tenía problemas de corazón. Una tarde de verano, estaba en la terraza de su casa de Turín. Tuvo un infarto, se cayó y se mató. Me marcó mucho. Ha sido la cosa más dura que me ha pasado. No puedo pensar en otro sufrimiento más duro que eso", manifestaba Lequio, a quien la vida le tenía preparado un terrible golpe con la pérdida de su segundo hijo, Álex, el pasado 13 de mayo, tras más de dos años batallando contra el cáncer.

El periodista abordó en varias ocasiones la exposición mediática a la que estaban sometidos tanto Ana Obregón como él e incidía en que de alguna manera ellos también eran partícipes de esa situación e incluso sacaban un rendimiento económico: "La prensa tiene por costumbre hacer famosos a las personas para luego machacarlas. No soy tan famoso como dice usted ni como me han retratado últimamente".

Su relación con los medios

Esta cuestión, si se había lucrado o no con la prensa del corazón, fue recurrente en la media hora que duró la entrevista, y Lequio, sin exteriorizar demasiado cierta incomodidad que podía apreciarse, contestaba muy tranquilo: "Yo he cometido un pecado original, por mi inexperiencia y por ser extranjero, aparecer en los periódicos. Hubiera salido de todas maneras, porque me he enamorado de una portada -manifestaba en alusión a la gran popularidad de Ana Obregón, quien anteriormente había sido pareja también del jugador de baloncesto Fernando Martín, que falleció a los 27 años el 3 de diciembre de 1989-. Los mismos medios han venido a ofrecerme determinados reportajes. En la mayoría de los casos no he aceptado, lo cual significa que no vivo de la prensa. Me arrepiento de haberlo llevado (su vida sentimental) con poca discreción. Una vez que entras en el juego es muy difícil salir".

"No forma parte importante de mi economía. Esta noche estoy aquí totalmente gratis. Para mí el dinero no es importante. Es un complemento de la vida que ayuda, pero no es lo más importante", zanjaba así esta cuestión Lequio, quien conforme avanzaba su vida fue aprendiendo la lección y apartando su esfera personal del foco mediático, algo que ha quedado claro en su discreta relación, que dura ya dos décadas, y posterior matrimonio con María Palacios, madre de su hija, Ginevra, que cumplirá cuatro años el 17 de agosto.

Clemente Lequio, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Clemente Lequio, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Gabilondo seguía con su tono pausado, pero nada complaciente, y le preguntaba entonces si no consideraba haber ido a remolque de Antonia Dell'Atte, madre de su hijo mayor, Clemente, y de Ana Obregón: "No me siento así. No sé actuar de la misma forma que Antonia y que Ana. Son dos mujeres con una persoanlidad muy fuerte, pero diferentes. Antonia es la madre de mi primer hijo y no comparto la manera en la que ha exteriorizado sus pasiones. No voy a hablar mal de ella. De Ana puedo hablar bien, es una mujer dinámica, llena de energía positiva y estoy encantado".

Una de las cuestiones sobre las que Iñaki mostraba particular interés era por el futuro profesional de Lequio, quien se mostraba muy franco a la hora de describir sus aspiraciones: "Siempre he admirado a las personas que desde pequeñas tenían una vocación. Yo no he tenido nunca una y por mucho que me he esforzado no me podía plantear un futuro porque no sabía lo que iba a hacer. (...) Vivo el presente con una intensidad enorme y en lo que se refiere al futuro no lo sé. Puede que esté en otro sitio haciendo algo terriblemente distinto".

Su carrera televisiva

En sus predicciones no acertó con el cambio de emplazamiento, ya que su vida ha permanecido aquí (vive en la actualidad en la urbanización de Santo Domingo en Madrid), pero sí en su actividad profesional, ya que lleva ya décadas desarrollando su labor como colaborador televisivo vinculado a Mediaset España. Primero, de la mano de María Teresa Campos, que le dio su gran oportunidad en 'Día a día', donde trabajó entre 1996 hasta el inesperado fichaje de la periodista malagueña por Antena 3 en 2004. Un trabajo que compaginó con 'Crónicas marcianas', donde permaneció hasta el año siguiente. En 2005 empezaría su andadura en 'El programa de Ana Rosa', con cuya presentadora, Ana Rosa Quintana, acabó teniendo una gran relación de amistad, hasta tal punto que es la madrina de bautismo de su hija Ginevra.

Alessandro Lequio, con Sandra Torlonia. (Getty)
Alessandro Lequio, con Sandra Torlonia. (Getty)

Alessandro también aprovechaba para hacer un análisis de cómo eran su familia y la de Ana Obregón, con la que sigue manteniendo una buena relación, como ha quedado demostrado en estos momentos de adversidad: "Tengo una buena relación con mi familia y con la política también. Es una familia fantástica que me provoca una gran admiración por la unidad, cosa que no tiene la mía, que es una familia desintegrada. Después de la muerte de mi abuelo en 1986, que era la cabeza y nos tenía a todos muy unidos, todos se han perdido. Envidio la unidad de la familia de Ana".

La polémica de su título

Lequio perdio a su madre, Sandra Torlonia, fallecida la Nochevieja de 2014, y tiene dos hermanos: Francesco, fruto del primer matrimonio de su padre con la millonaria María Ferrer, fallecida en un accidente de tráfico (no hay constancia de que mantengan relación), y una hermana, Desideria, a quien cariñosamente llaman Didi, que vive en Italia en la actualidad. En la entrevista con Gabilondo aprovechó para explicar la polémica suscitada por el título de conde Lequio: "Yo no me presenté (en España) como conde Lequio. Nunca he contestado porque no me interesa contestar. Es una polémica que nace por dos motivos. Una porque dicen que un rey en el exilio no puede firmar ningún tipo de documento. No comparto esa idea porque si la compartiera habría que poner en duda una gran parte de la historia. Tengo un ejemplo muy cercano, mi bisabuelo en el exilio (Alfonso XIII). Firmó documentos que se han considerado válidos. En lo que se refiere a mi hermanastro, el título fue dado a mi padre al casarse con mi madre y transmisible al fruto del matrimonio con ella".

Álex Lequio, con sus padres, Ana y Alessandro. (Getty)
Álex Lequio, con sus padres, Ana y Alessandro. (Getty)

Uno de los deseos que verbalizó en esa entrevista sí logró hacerlo realidad, aunque tardó algunos años en conseguirlo: "Clemente y Alessandro se conocen muy poco. Se han visto en poquísimas ocasiones. Espero que en un futuro próximo se puedan ver un poco más". En efecto, cuando los conflictos familiares lograron solventarse, sí tuvieron trato, pero el primogénito de Lequio sí se lamentaba en las redes sociales de las ocasiones perdidas para despedir a su hermano: "Pocos momentos juntos, pero buenos, privados y sin compartir hasta ahora. Cuanto más miro tus fotos me pregunto cómo es posible, por qué la vida puede llegar a ser tan injusta. No merecías esto. Nadie merece este dolor".

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios