Hablamos con Cósima Ramírez sobre los Reyes, Álex Lequio y el novio de su madre
  1. Famosos
ENTREVISTA

Hablamos con Cósima Ramírez sobre los Reyes, Álex Lequio y el novio de su madre

A la hija de Agatha y Pedro J. Ramírez, el confinamiento la encontró en Mallorca y le ha servido para aprender a cocinar. En este encuentro charlamos de sus planes de futuro

placeholder Foto: Cósima, en una imagen de archivo. (Getty)
Cósima, en una imagen de archivo. (Getty)

A Cósima, hija de Agatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, el confinamiento le ha servido para aprender a cocinar, distanciarse de sus padres (a los que considera “muy intensos”) y reflexionar sobre su futuro. En septiembre viajará al Reino Unido para estudiar Literatura en una universidad cerca de Londres.

Se define como ecologista, una realidad heredada de su madre, que fabrica compost en el salón de su casa con la basura familiar. Se considera una privilegiada y sabe lo complicado que va a resultar, para el sector de la moda y de la prensa, la crisis económica. Le gusta el novio actual de su madre (Luis Gasset) y de Luismi Rodríguez dice que era gracioso. Tuvo relación de amistad con Álex Lequio y para ella fue un shock su muerte. Ha sido una de las colaboradoras del libro 'Inspiring Stories', patrocinado por la firma Evax, donde aparecen mujeres que han alcanzado sus metas, por muy increíbles que parezcan, en sectores tan dispares como motor, deporte, música, bomberos e ingeniería.

Pregunta: ¿Dónde pasaste la cuarentena?

Respuesta: Tuve la suerte de que el estado de alarma me pillara en Mallorca, en casa de mi madre. Fue una bendición divina.

P: ¿Te ha venido bien ser independiente y estar alejada del paraguas de tus padres?

R: Los dos son muy intensos y las separaciones vienen bien. Tengo la suerte de que puedo consultar todo con ellos, pero la distancia sana también es maravillosa. Me ha permitido descubrirme y aprender cosas que no sabía como cocinar. No sabía hacer ni una tostada...

P: Tú has vivido sola en Estados Unidos.

R: Sí, pero allí me alimentaba de patatas fritas. Y me he dado cuenta de que saber cocinar es fundamental para ser independiente.

P: La economía familiar está sustentada en dos sectores muy tocados por la crisis: el textil y el de la prensa.

R: En los momentos complicados es cuando hay que redefinirse y volvernos más creativos. Es una oportunidad para otro tipo de riqueza menos material y más espiritual. Espero que saquemos lecciones de estos momentos para proteger otras cosas, como por ejemplo la ecología.

P: El ecologismo te llega por la rama materna.

R: Toda la vida ha sido una gran recicladora. No hay nada que más le guste que un compost que hace en casa. Cuando viene un invitado le dice: “¿Quieres que te enseñe mis basuras?”. Y la gente se queda muy sorprendida. Ella lo hace en el campo y en Madrid. Hemos tenido en el salón unos gusanos que les das residuos orgánicos y lo transforman en compost. Y sirve también para no gastar agua en el cuarto de baño. Es el futuro.

P: ¿Gusanos domésticos?

R: Pues casi. Se han convertido en mascotas de mi hermano. Y también tenemos plantas carnívoras. Mi madre dice que somos 'Mi familia y otros animales', la novela de Gerald Durrell.

P: Siempre te ha gustado escribir, ¿te atreverías con las memorias de Agatha Ruiz de la Prada?

R: Lo que quiero es tener el hábito de escribir. Con respecto a si me encargaría de las vivencias de mi madre, te diría que sí. Es un sujeto interesante. Puede ser que chocaran los intereses familiares. Yo he sido muy protectora de mi padre y lo que me importa es que haya concordia.

placeholder Agatha Ruiz de la Prada, en una imagen de archivo. (Vanitatis)
Agatha Ruiz de la Prada, en una imagen de archivo. (Vanitatis)


P: ¿Cómo te tomaste la demanda que quiso poner tu padre a tu madre?

R: Hubo un momento de calentón y ya está. No pasó nada.

P: ¿Conoces a Luis Gasset, el novio de Agatha?

R: Me parece maravilloso, educadísimo y le pega mucho a mi madre. Ella ha estado toda su vida felizmente sola y es muy coqueta. Le gusta arreglarse y que le digan que está guapa. Antes de tener novios se acostaba a las ocho de la noche y, de repente, se va de juerga y vuelve tarde.

P: ¿Tu madre es clasista?

R: Su gracia radica en que es una mujer llena de contradicciones. Ha sido superpunky, va de marquesa, de recicladora, de intelectual… Es muy complicado clasificarla.

P: ¿Qué te parece que quiera ser abuela pronto?

R: Lo mejor es que esté entretenida con su novio y lo deje estar.

P: ¿Qué relación tenías con Álex Lequio?

R: Veraneábamos en Mallorca y salíamos en pandilla. Ha sido una tragedia. No me lo podía creer. Estábamos conectados y llevaba con tal optimismo su enfermedad que jamás imaginé que se pudiera morir.

placeholder Álex Lequio. (Getty)
Álex Lequio. (Getty)

P: Estás al tanto de la actualidad, ¿qué opinas de la situación del rey Juan Carlos con denuncias tanto en Suiza como en España?

R: Siento decirlo, pero se veía venir. No soy monárquica, pero tengo que aclarar que Felipe VI hace un gran esfuerzo para cumplir con su trabajo, y siempre que se desarrolle con dignidad, la monarquía tiene justificación.

P: ¿Y el Gobierno?

R: Creo que lo ha hecho mal. Habría que utilizar otros mecanismos para mantener esta pandemia de una manera civilizada y no coartar libertades, que no es sano para nadie. Hay que defender los derechos humanos e individuales y apartar la radicalización.

P: Este libro que amadrinas pretende concienciar a las mujeres de que cualquier cosa se puede conseguir siempre que se intente. ¿Tú qué querías ser?

R: He tenido muchas ambiciones y en casa se ríen de mí. He querido ser bailarina de ballet, de flamenco, política, escritora, periodista, diseño... Lo divertido es tener ambiciones.

P: ¿Y ahora qué eres?

R: El año que viene vuelvo a ser estudiante porque me voy a Londres a estudiar Literatura con la ambición de ser escritora. Mi padre está feliz y muy involucrado. Esta época de confinamiento me ha venido muy bien. Necesitaba reflexión, priorizar y construir. Lo que ha demostrado el coronavirus es que la vida no está en nuestras manos y es corta.

Cósima Ramírez
El redactor recomienda