Juan Marsé: un editor gráfico y una escritora, los hijos y herederos de su legado
  1. Famosos
el escritor falleció este domingo

Juan Marsé: un editor gráfico y una escritora, los hijos y herederos de su legado

Los hijos del autor de 'Últimas tardes con Teresa' han seguido, en cierta medida, los pasos de su padre. También han heredado su enorme discreción

Foto: Juan Marsé: un editor gráfico y una escritora, los hijos y herederos de su legado
Juan Marsé: un editor gráfico y una escritora, los hijos y herederos de su legado

El mundo de las letras despidió este domingo a Juan Marsé como se despide a los grandes. Él lo era, sin lugar a dudas, y prueba de ello son las miles de dedicatorias que recibió su figura a lo largo de todo el día. Lo que pocos saben es que gran parte de la inspiración para novelas como 'El amante bilingüe' o 'Últimas tardes con Teresa' la encontró en su propia vida o en sus familiares más cercanos.

Marsé fue un hombre de vida discreta. Poco o nada se sabe de su biografía más íntima, ya que habló de ella como mejor sabe hablar un escritor: a través de su propia literatura. Afortunado en el amor, Marsé se casó en 1966 con la extremeña Joaquina Hoyas. El romance como inspiración literaria no era algo desconocido para él en aquella época. De hecho, una de las jóvenes en las que se fijó antes de que Joaquina llegase a su vida inspiró 'Encerrados con un solo juguete', una novela que se le ocurrió revisando su correspondencia con aquella primera novia.

Juan Marsé, a finales de 1960, en la casa familiar de la calle Martí durante una entrevista realizada por Vázquez Montalbán. Foto: Miguel Barceló (Familia Marsé Hoyas)
Juan Marsé, a finales de 1960, en la casa familiar de la calle Martí durante una entrevista realizada por Vázquez Montalbán. Foto: Miguel Barceló (Familia Marsé Hoyas)

Sin embargo, Hoyas fue la que acabó siendo el amor de su vida, la madre de sus dos hijos. El último novelista clásico español, como han llamado muchas veces a Marsé, puede estar orgulloso del legado que construyó junto a su pareja.

Alejandro, que ahora tiene 53 años, fue el primer hijo de la pareja. Merece especial atención la segunda hija del matrimonio, nacida en 1969. Berta, que así se llama, es la única que ha seguido los pasos de su padre. Escritora modesta pero de éxito, ha publicado varias obras y también se dedica a analizar guiones cinematográficos. Con apenas 16 años comenzó una andadura profesional centrada en el séptimo arte, trabajando para diversas películas. Poco tiempo después, fue contratada como analista de guiones, un trabajo que ha compaginado desde los años 90 con la publicación de cuentos en los que el papel de la mujer en la sociedad tiene un gran protagonismo. "Creí que con un escritor en la familia ya había suficiente", dijo cuando presentó su segundo libro, 'Fantasías animadas', en 2006. El destino quiso que también eligiese la literatura como modo de vida.

Berta Marsé. (EFE)
Berta Marsé. (EFE)

Alejandro, sin embargo, se decantó por la edición gráfica y a ello se ha dedicado durante gran parte de su vida. En estos momentos dirige 'Álbum', una red internacional de trabajos de fotografía y de archivos especializados en el mundo de la cultura. Sin embargo, años atrás trabajó como editor gráfico para Planeta Agostini. Según figura en Asexor, Alejandro tiene cargos ejecutivos en dos empresas, una de ellas, dedicada a los estudios fotográficos, es la que está detrás de 'Álbum', su proyecto más querido y más personal.

Discretos igualmente, los hijos de Marsé han protegido su legado y han venerado, como el resto de lectores, la obra de su padre, un hombre que conservó su sentido del humor hasta el final. "Tenía ese humor tan característico de su literatura, por ejemplo, cuando le llamé para preguntarle qué le parecía cómo había quedado 'El viaje al Sur' me dijo: 'El libro ha quedado muy bien, el que no está bien soy yo, ¡lo dicen los médicos, no lo digo yo!' pero su voz seguía fresca", comentaba estos días su editora, María Fasce. Y con ese humor ha dicho adiós a un mundo en el que ofreció a sus fieles un reflejo perfecto de la Barcelona de posguerra y mil historias que se seguirán devorando durante muchas décadas.

Herencia
El redactor recomienda