La enfermedad que Corbacho sufrió 40 años y el gesto de su hermana: "Le debo la vida"
  1. Famosos
SHOW MUST GO ON

La enfermedad que Corbacho sufrió 40 años y el gesto de su hermana: "Le debo la vida"

El actor y humorista catalán ha compartido con sus seguidores en Instagram un mal que empeoró hace tres años y que ha desembocado en un trasplante

Foto: Corbacho, en una imagen de archivo. (Getty)
Corbacho, en una imagen de archivo. (Getty)

Detrás del humor y la sonrisa de José Corbacho se escondía, sin que los supiéramos, una enfermedad que le ha acompañado durante 40 años, pero que ha ido empeorando hasta el punto de que hace tres los médicos le avisaron de la necesidad de realizar un trasplante para evitar males mayores.

A pesar de la gravedad del asunto, a Corbacho en ningún momento se le han quitado las ganas de reír y hacer reír. De hecho, en el mensaje que ha publicado en sus redes sociales para explicárselo todo a sus seguidores, el cómico catalán ha contado la gravedad del asunto pero sin prescindir de sus dosis de humor: “Recuerdo hace cuarenta años mi primera visita a la Fundación Puigvert. Nos recibió el Doctor Puigvert, vestido con su característica pajarita, que me arrancó una sonrisa cuando explicaba que no podía llevar corbata porque siempre acababa metiéndola en los frascos de orina de los pacientes que visitaba”.

El director de 'Tapas' ha confesado que desde pequeño sufre insuficiencia renal crónica, un deterioro progresivo e irreversible de la función renal. Es decir, los riñones pierden lentamente su capacidad para eliminar toxinas y controlar el volumen de agua del organismo. Después de convivir cuatro décadas con la enfermedad, Corbacho se sometía a una operación de trasplante de riñón. La donante ha sido su hermana, para la que el cómico no tenía más que palabras de agradecimiento. “Y permitidme la licencia de dar el último agradecimiento a mi hermana Yolanda. La donante. Le debo la vida. Así de simple. Gracias por tu generosidad infinita”.

Corbacho, junto a Macarena Gómez y Carolina Marín . (EFE)
Corbacho, junto a Macarena Gómez y Carolina Marín . (EFE)

Además de darle las gracias a su hermana por este gesto altruista, el catalán también ha aprovechado su mensaje para agradecer su inmensa labor al equipo que le ha atendido: “Al Doctor Garat, ya jubilado, que me cogió de la mano siendo casi un niño y me ha acompañado hasta hace poco. Al Doctor Ballarín, que le relevó y me ha cuidado con mucho cariño, también hasta su jubilación. A todo el equipo de trasplantes de la Fundación, Doctora Vila, Doctora Facundo, Doctor Breda y sus equipos que han hecho que esta etapa se haya cerrado de forma positiva. Y al resto del personal por hacerme sentir siempre en casa”.

El cómico tampoco se ha olvidado de romper una lanza por la Sanidad pública: "Toca decir en voz alta que cuando convives con ellos cara a cara te das cuenta de la importancia de nuestra Sanidad, y en estos momentos más que nunca. Ellos están ahí, jugándose la vida, en primera línea, cuidándonos. A todos, incluso a los irresponsables que creen que la salud es algo que se nos da de por vida, sin darnos cuenta que es lo que más echamos de menos cuando nos falta. Este agradecimiento es obviamente extensible a todos los hospitales de nuestro país. GRACIAS", escribía.

El actor termina su mensaje en clave positiva (“Se cierra una etapa. Pero se abre otra. El trasplante ha ido muy bien y todos los inputs de esta primera semana están siendo muy positivos. La vida sigue... y es maravillosa. Pero no olvidemos que todos debemos de poner de nuestra parte para que lo siga siendo. Por mi parte no va a faltar. Nos vemos pronto, porque la vida continúa”). Y con la frase que pertenece al título de una canción pero que se ha convertido en una máxima de superación: "The show must go on".

Ver esta publicación en Instagram

Termina una etapa. Hace tres años me comunicaron que mi insuficiencia renal crónica me llevaría a tener que pasar por un trasplante de riñón. Y ese momento ha llegado. Recuerdo hace cuarenta años mi primera visita a la @fundacio_puigvert . Nos recibió el Doctor Puigvert, vestido con su característica pajarita, que me arrancó una sonrisa cuando explicaba que no podía llevar corbata porque siempre acababa metiéndola en los frascos de orina de los pacientes que visitaba. Siempre he creído que la salud es algo íntimo, privado y personal, pero también quiero dar las gracias públicamente a todo el personal de la @fundacio_puigvert que me han cuidado y tratado durante tantos años. Al Doctor Garat, ya jubilado, que me cogió de la mano siendo casi un niño y me ha acompañado hasta hace poco. Al Doctor Ballarín, que le relevó y me ha cuidado con mucho cariño, también hasta su jubilación. A todo el equipo de trasplantes de la Fundación, Doctora Vila, Doctora Facundo, Doctor Breda y sus equipos que han hecho que esta etapa se haya cerrado de forma positiva. Y al resto del personal por hacerme sentir siempre en casa. Por eso, escribo esto, porque también toca decir en voz alta, que cuando convives con ellos cara a cara te das cuenta de la importancia de nuestra Sanidad. Y en estos momentos más que nunca. Ellos están ahí, jugándose la vida, en primera línea, cuidándonos. A todos. Incluso a los irresponsables que creen que la salud es algo que se nos da de por vida, sin darnos cuenta que es lo que más echamos de menos cuando nos falta. Este agradecimiento, obviamente es extensible a todos los hospiatles de nuestro país. GRACIAS. Y permitidme la licencia de dar el último agradecimiento a mi hermana Yolanda. La donante. Le debo la vida. Así de simple. Gracias por tu generosidad infinita. Se cierra una etapa. Pero se abre otra. El trasplante ha ido muy bien y todos los inputs de esta primera semana están siendo muy positivos. La vide sigue... y es maravillosa. Pero no olvidemos que todos debemos de poner de nuestra parte para que lo siga siendo. Por mi parte no va a faltar. Nos vemos pronto, porqure la vida continúa y... “The show must go on”.

Una publicación compartida de José Corbacho (@corbachito) el

José Corbacho
El redactor recomienda