Nieves Herrero: "Cuando acabe todo esto iré al psicólogo, me ha dejado huella"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Nieves Herrero: "Cuando acabe todo esto iré al psicólogo, me ha dejado huella"

La periodista vive estos meses entre la alegría porque va a ser abuela en un gran momento profesional y la preocupación por el covid-19

Foto: Nieves Herrero. (Foto: Luis Malibrán para Telemadrid)
Nieves Herrero. (Foto: Luis Malibrán para Telemadrid)

Si 20 años no eran nada para Carlos Gardel, algo más de 30 tampoco lo son para Nieves Herrero, quien ha trasladado a la radio un grupo de Whatsapp lleno de amigas y compañeras a las que les une un nombre capital de la historia del periodismo y la televisión de nuestro país, Jesús Hermida. Irma Soriano, Belinda Washington, Mariló Montero, Consuelo Berlanga y Concha Galán forman parte de una generación a la que se denominó 'chicas Hermida', un sobrenombre que llevan con orgullo y que nació en 1987 en un matinal que llegaba un año después de que TVE comenzara las emisiones en esa franja.

De aquel mítico 'Por la mañana', en el que Nieves empezó como redactora y acabó siendo directora adjunta, surgió también una estrecha relación con sus compañeras (y también 'chicos Hermida') que han logrado mantener viva y con muy buena salud. De ella van a dejar testimonio cada viernes de seis a siete de la tarde en una tertulia titulada 'Ellas', dentro del programa 'Madrid Directo', que presenta Herrero de lunes a viernes en Onda Madrid. La periodista y escritora lo está compaginando con una creciente presencia televisiva, ya que es una de las colaboradoras de crónica social en 'La hora de La 1', el matinal de TVE, y con otra de sus grandes pasiones, la escritura. Tiene nuevo libro entre manos, pero no nos desvela el título porque "si te lo digo, te desvelo la novela entera", nos asegura. Y nuestro último 'spoiler', tiene un nieto en camino y se emociona casi hasta las lágrimas al hablar de él.

PREGUNTA: Llevar cuatro décadas al pie del cañón no es fácil en una profesión tan inestable como la vuestra. ¿Cuál crees que ha sido el secreto de la vigencia profesional de las 'chicas Hermida'?

RESPUESTA: Lo que aprendimos con Hermida lo hemos mantenido toda la vida. Somos muy peleonas, es muy difícil que nos durmamos en los laureles. No existe nada definitivo, tienes que trabajar y cada día empiezas de nuevo. Decía que lo último que haces es lo último que vales. Siempre estamos reinventándonos y haciendo cosas. Cada una ha tirado hacia un lado, Irma ha tirado para el mundo de la tecnología y se ha convertido en una youtuber importante, Mariló ha vuelto a la información pura y dura, pero a la vez ha empezado en el mundo del libro y es empresaria. ¡Qué contarte de Belinda Washington, que es actriz, cantante, pintora, informadora! Y todo lo que hace lo hace bien. Todo nació de un grupo de Whatsapp, en el que nos reíamos tanto, en particularmente una tarde, que lloraba de la risa. Ahí surgió de una manera natural esta tertulia que estrenamos rindiendo homenaje a Hermida. Fue ahí también donde vimos que teníamos una unión más allá de compañeros de trabajo. Aunque en realidad ya nos habíamos dado cuenta hacía mucho tiempo, porque si le pasa algo a alguien es como si te pasara a ti. Me siento muy orgullosa de tener su amistad.

P: También tú te has abierto camino en el mundo de la literatura...

R: Sí, la información la necesito, porque soy contadora de historias, como decía Jesús de todos nosotros. Soy también una apasionada del Derecho, de hecho, muchos años más tarde, me saqué también la licenciatura en homenaje a mi padre, que era lo que quería que yo estudiara, y de la novela histórica, que es donde estoy muy metida ahora. Me ha salvado de no volverme loca en esta pandemia el empezar a escribir una novela. Ha sido como una tabla de vida, porque estaba muy deprimida después de informar durante cuatro horas al día sobre cómo estaba la situación en la pandemia. Cuando acababa el programa dejaba pasar una hora y me ponía después a escribir hasta las tres de la mañana porque lo necesitaba. Era una forma como de escapar de casa, porque a mí me instalaron todo para que pudiera trabajar desde allí. Era como nadar contracorriente, porque ocurrían muchos fallos, se caían las líneas y había que solucionarlo en directo con la ayuda de nuestros compañeros. Esto nos ha servido para unirnos muchísimo más y hemos descubierto hasta qué punto podía llegar nuestra amistad.

Nieves, con Belinda Washington, Irma Soriano y Mariló Montero, emulando la portada de 'Abbey Road', el mítico disco de los Beatles, de los que era muy fan Hermida y a quien rinden homenaje. (Foto: Luis Malibrán para Telemadrid)
Nieves, con Belinda Washington, Irma Soriano y Mariló Montero, emulando la portada de 'Abbey Road', el mítico disco de los Beatles, de los que era muy fan Hermida y a quien rinden homenaje. (Foto: Luis Malibrán para Telemadrid)

P: Me describías antes una situación de amistad y generosidad con tus compañeras en una profesión en la que hay muchos egos.

R: Esas situaciones a las que te refieres se dan en la tele, no en la radio. Si te encuentras a algún compañero tiempo después de haber trabajado con él en la radio, todo sigue igual, pero en la televisión sí se da ese ego que tú dices y no entiendes por qué. Ver que tus hermanas televisivas están en el mismo punto en el que las dejaste hace tiempo es extraordinario. Hermida cuando veía a alguien un poco crecido, que es algo que se nota, no sabría decirte cómo, le quitaba de hacer pantalla inmediatamente durante un tiempo, podían ser meses. Cuando veía que esa persona le daba menos importancia a salir en la tele y ya estaba trabajando en preparar las cosas a los demás, como uno más, le volvía a poner en pantalla. Como decía Antonio Machado, nadie es más que nadie, y, desde luego, por salir en la tele menos.

P: Tú sí debías de tener esa humildad, porque empezaste de redactora y acabaste de directora adjunta.

R: Siempre me ha gustado mucho organizar cosas, también a nivel personal. Disfruto mucho y era un reto personal conseguir cosas a Jesús que a veces parecían imposibles. Cuando era pequeña, en los test psicológicos que te hacían en el cole, me decían que podría haber sido arquitecto porque tenía una visión panorámica, pero la arquitectura no es mi fuerte.

Las chicas Hermida, en otra imagen del a sesión. (Luis Malibrán para Telemadrid)
Las chicas Hermida, en otra imagen del a sesión. (Luis Malibrán para Telemadrid)

P: Estáis a punto de organizar 'la familia y uno más...'. Te quedan un par de meses para ser abuela.

R: ¡Ay qué ilusión! Estoy muy feliz e ilusionada, pero también preocupada, porque no sabemos si podremos estar a su lado con esta circunstancia de la covid. Quién la podrá acompañar, si es que la puede acompañar alguien. Me dan ganas de llorar. Te puedes imaginar que estar con mi hija es lo que más ilusión me haría en el mundo. Me da una tristeza enorme. Se me saltan las lágrimas, qué menos que estar con ella.

P: Aun así lo importante es que está llevando un buen embarazo y que te ha llegado una noticia fabulosa en un momento terrible para todos.

R: Por eso te digo que he tenido varias tablas de salvación en una situación en la que ves que amigos tuyos dan positivo, que otros lo han pasado muy mal... Dentro de todo esto hay luz y sin duda el saber que hay un niño, que ya sabemos que es un niño, estamos todos muy ilusionados. Ahora entramos en fase cuna, porque la fase cochecito la hemos pasado. Sacamos la cuna donde ellas estuvieron que es la cuna de la familia de Ángel, mi ex.

P: ¿Habéis decidido el nombre?

R: Ellos tienen varias dudas, están ahí. Un día se levantan pensando en uno y al siguiente con otro distinto. De momento, le hablamos y le decimos cosas. Yo le digo: "Acuérdate de mi voz, soy mami Nieves".

P: ¿Vas a ser como Raphael, que a sus nietos les llama los hijos de mis hijos?

R: ¡Claro, faltaría más! Yo sigo la senda de Raphael.

Nieves Herrero, con su marido, Guillermo Mercado, en la boda de su hija Blanca, en 2017. (Cordon Press)
Nieves Herrero, con su marido, Guillermo Mercado, en la boda de su hija Blanca, en 2017. (Cordon Press)

P: No solo has tenido suerte en lo profesional, también a nivel personal, te llevas bien con tu exmarido, Ángel Moreno (productor, entre otros, del recordado programa 'Tómbola'), y eres muy feliz con tu marido, Guillermo.

R: Puedo decirte que a mi lado siempre han estado grandes personas con un corazón increíble. En lo que me fijo de las personas es en su carácter, no en la carcasa. Me gustan quienes tratan a los demás con afecto, con cariño. Cada vez valoro más eso, a la gente con bondad. Y me aparto como si fuera aceite caliente de quienes intuyes que tienen doble fondo. Hay gente mala, hay que admitirlo. Hace años me resistía, pero ya me he rendido. Hay que tenerlos cuanto más lejos mejor. El tiempo cuenta y no se puede perder. Al ser la pequeña de hermanos mucho mayores que yo e hija de padres mayores, pienso que hicieron como el protagonista de 'La vida es bella', me mantuvieron en una burbuja. Fue de mayor cuando me di cuenta de las dificultades que habían vivido. Me aislaron de sus problemas y me parecía que la vida era de otra manera. No todas las personas que se acercan a ti van con el corazón en la mano. Se detecta rápido, tengo ese sexto sentido. No me gustan los tiburones, los que van solo por el interés.

Orgullosa de sus hijas

P: ¿Educaste a tus hijas igual, en una burbuja, lejos del lado feo de la vida?

R: Tristemente al separarme les di una carga emocional que me hubiera gustado evitarles. A la vez creo que eso las hizo más maduras, son muy responsables. Son muy trabajadoras, no te lo puedes ni imaginar. Están rodeadas de muy buena gente, sus amigos son fabulosos, me encantan. Se preocupan por su entorno, por su medioambiente, les encantaría crear una institución para ayudar a los niños... Ana trabaja en el mundo de la moda masculina, en marketing y organización, en Tommy Hilfiger, y Blanca, que es abogada, trabaja en el bufete de Gómez-Acebo y Pombo. Seguro que luego se enfadan de que hable tanto de ellas, pero es que estoy tan orgullosa...

P: No quiero terminar sin que hagas lo que Paco Umbral ("He venido aquí a hablar de mi libro"). ¿Qué nos puedes desvelar de tu nueva novela?

R: Es un personaje femenino de comienzos del siglo XX. Es maravilloso el mundo que voy a describir. Es bonito no, lo siguiente. Lo estoy disfrutando muchísimo. En la editorial les he ido mandado capítulos y me piden más y más. Lo hago porque me da pánico que se me pierda, que ya me pasó una vez... Se me borró una vez una novela y al final me recuperaron todo menos el último capítulo. Rehacerla es imposible. Le pasó a Juan Manuel de Prada, que perdió un ordenador en el tren, con una novela lista para entregar. Perder una es perder dos años de tu vida. Yo lloraba lo que no está escrito cuando me pasó, pegaba unos gritos de dolor interno... Escribir esta nueva novela me ha liberado de tristezas y cosas terribles de mi cabeza. Después de todo esto habrá que ir al psicólogo, me lo estoy planteando. Ahora la sensación es que todo es contagiable y no puede ser... No puedes vivir así. Las manos las tengo cuarteadas porque estoy dándome constantemente gel hidroalcohólico. Estoy deseando coger arena con la mano y no lavármela. Añoro cuando era pequeña y me encantaba jugar con el barro. Espero que algún día podamos volver a eso. ¡Que llegue la vacuna ya! Todo esto pasará, pero a mí me ha dejado huella. Y a mi entorno también.

Nieves Herrero
El redactor recomienda