Enrique Ponce, tan bueno en la plaza como cenizo para los negocios
  1. Famosos
EMPRESAS

Enrique Ponce, tan bueno en la plaza como cenizo para los negocios

El maestro, que ahora explora posibilidades en el mundo de la canción, ha puesto en marcha otros negocios en el pasado con suerte desigual

Foto: El torero Enrique Ponce. (Cordon Press)
El torero Enrique Ponce. (Cordon Press)

Enrique Ponce ha presentado en el Museo Picasso Málaga la Corrida Picassiana que se celebrará en esta misma ciudad el próximo 17 de agosto y que supondrá el estreno mundial del sueño de toreo y música ideado por el maestro y que lleva por nombre ‘Crisol’. En ese festejo, Enrique Ponce compartirá cartel mano a mano con Javier Conde bajo un ambiente que tendrá muy presente la estética de las artes plásticas y la fusión de diversas disciplinas musicales. 'Crisol' revoluciona el acompañamiento musical durante la corrida para abrazar la tauromaquia a la música clásica, la música de cine, la ópera y la pintura. Esta fusión simultánea de varias disciplinas artísticas alcanzará su cima con las actuaciones de Estrella Morente, Pitingo y la soprano Alba Chantar. Sus voces envolverán la faena en una atmósfera mágica, que se aliará con la escenografía creada para la ocasión por el pintor Loren Pallatier y por las interpretaciones musicales de una coral y de la banda de Gibraljaire. Enrique Ponce es el autor de la idea de este espectáculo ‘Crisol’, creado para recordar que la tauromaquia "es arte entre las artes y ha inspirado a artistas de todos los ámbitos".

En el año 2017, el torero Enrique Ponce puso en marcha este espectáculo, mezcla de diversas artes y fruto de su pasión por la música y el toreo. Su ambición era llevarlo por diversas ciudades españolas. "Es una corrida de toros al uso y como novedad se aporta el hecho de que no se escucharán los pasodobles como tipo de música habitual, y eso que a mí los pasodobles me parecen maravillosos, pero queremos hacer algo a través de músicas más líricas y de bandas sonoras de películas y adaptarlo a una corrida de toros", explicaba el torero valenciano en rueda de prensa.

Foto: Enrique Ponce y Paloma Cuevas. (Getty)

Pero ese sueño, que tomó su "alternativa internacional" en La Malagueta hace tres años, no tuvo más recorrido. A día de hoy, la empresa Crisol by Enrique Ponce SL, de la que el torero es presidente y consejero, se enfrenta al cierre de hoja registral. Quizá con la renovada popularidad del maestro y su nueva incursión en el mundo de la música (se ha publicado que prepara disco con Julio Iglesias), este espectáculo tenga una segunda oportunidad.

Enrique Ponce es uno de los mejores toreros del escalafón y lleva tres décadas jugándose la vida en los ruedos en España y en América. "Su estética (siempre tan importante en el toreo), su técnica, su saber de toros, es la mejor", afirma un experto taurino. Sin embargo, el buen hacer que ha demostrado en las plazas no ha asomado de momento en su faceta como empresario. Más allá de las socorridas inversiones inmobiliarias, no ha tenido demasiada suerte con las iniciativas que ha puesto en marcha, como le ocurrió hace tres años con Crisol. De esta mala pata empresarial da cuenta el Registro Mercantil, donde el nombre de Ponce aparece en varias sociedades.

El torero ha invertido el dinero que ha ganado en los toros a lo largo de estos años y cuenta con varias empresas dedicadas a la gestión de alquileres en las que aparece como apoderada también Paloma Cuevas. Ponce es propietario de varios locales comerciales y naves en Úbeda, Villacarrillo, Torremolinos o Fuengirola que alquila a otros empresarios. Los locales albergan negocios tan dispares como una discoteca o un supermercado.

La gestión de estos alquileres se lleva a cabo a través de diversas sociedades. C P M Building, por ejemplo, dedicada a la compra, venta y explotación de bienes inmuebles, cuenta con un activo de más de cuatro millones de euros y en el último ejercicio del que hay constancia registró unos beneficios de 82.000 euros. Un 'subidón' respecto al año anterior, cuando perdió cerca de 700.000 euros.

Además, el nombre del torero aparece en otra sociedad, Sucesores de Benito Zoido, dedicada a la producción agrícola pero también a la explotación de inmuebles tanto rústicos como urbanos. Esta empresa, que tiene su sede en Jaén, cerró 2018 con pérdidas superiores a los 185.000 euros. Pérdidas que se repiten en Cetrina SL., la empresa que gestiona su fabulosa finca en Jaén y a través de la que puso en marcha la venta de un aceite de oliva virgen extra de alta calidad.

"El olivar de Enrique Ponce se extiende en las fincas de Cetrina y Avenzas, las dos muy cercanas, en el término municipal de Navas de San Juan. En las 400 hectáreas destinadas a este cultivo intensivo crecen 53.000 árboles. Aceite de cosecha temprana, fruto de aceitunas picual recogidas a finales del mes de octubre [...]. La variedad picual tiene carácter, es potente. Y el aceite de Enrique Ponce, según su productor, tiene aroma, sabor y color peculiares. Ese rasgo picante característico de la picual se matiza, y nos queda un aceite afrutado, que huele a zumo de aceitunas. Un aceite con personalidad muy mimado", se puede leer en la publicidad.

Foto: Enrique Ponce. (EFE)

El producto se comercializa a través de su propia web y de El Corte Inglés, a 19,80 euros la botella de 500 ml. Los resultados de la empresa, sin embargo, no son buenos. En 2018 perdió 324.136 euros, lo que dispara casi un 90% las pérdidas respecto a 2017, cuando se dejó 39.000 euros. El informe de cuentas advierte de la viabilidad de la compañía en uno de sus apartados: "A 31 de diciembre de 2018, las pérdidas acumuladas han dejado reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social de la Sociedad. En este sentido, la Ley de Sociedades de Capital establece que deberá disolverse la Sociedad cuando las pérdidas dejen reducido el patrimonio a una cantidad inferior a la mitad del capital social, a no ser que este se aumente o se reduzca en la medida suficiente y siempre que no sea procedente solicitar la declaración de concurso".

Gastronomía, espectáculo y ahora la música, un nuevo mundo donde el torero vuelve a probar suerte en un terreno a priori desconocido. Porque si de algo puede presumir un torero, es de ser un valiente.

Enrique Ponce
El redactor recomienda