Hablamos con Tomás Páramo y María G. de Jaime sobre su libro, su amiga Victoria Federica y la cara B de los influencers
  1. Famosos
'botas de colores para días de lluvia'

Hablamos con Tomás Páramo y María G. de Jaime sobre su libro, su amiga Victoria Federica y la cara B de los influencers

La pareja charla con Vanitatis acerca de sus planes futuros y de lo duro que fue convertirse en padres cuando solo eran unos adolescentes

placeholder Foto: Tomás Páramo y María García de Jaime. (Foto: MR Ediciones)
Tomás Páramo y María García de Jaime. (Foto: MR Ediciones)

Son jóvenes, son guapos y entre sus dos cuentas de Instagram suman más de 500.000 seguidores. Aparentemente, María García de Jaime y Tomás Páramo encarnan la perfección centennial de una generación acostumbrada a posar ante las cámaras y a usar las redes sociales. Pero estos amigos de Victoria Federica y María Pombo (etiqueta que ya se van quitando de encima pese a nuestro titular) publican ahora 'Botas de colores para días de lluvia' con la intención de demostrar que la perfección ni siquiera existe en la vida de los influencers.

Su historia es la de una pareja que se enfrentó a la maternidad y la paternidad con apenas 19 años. "Todo lo que su imprevista llegada iba a ocasionar había estado viviendo en universo perpetuo de niebla y frío, en un invierno constante. Y de repente salía el sol", narran en el libro. También es la crónica vital de dos jóvenes que vivieron un cataclismo familiar y que son conscientes de que, tras la suerte de llegar a la gente y a las marcas que cuentan con ellos, también hay trabajo duro.

En tiempos de pandemia, Vanitatis charla con ellos de forma virtual. Comprobamos un discurso elaborado, una ilusión mayúscula por su libro y el esfuerzo que han invertido en labrarse un porvenir: María estudió Derecho y Tomás, Publicidad. Elocuentes, educados y sin grandes ínfulas, contestan a nuestras preguntas: de su amistad con Pombo o Victoria Federica a sus sueños, inquietudes y forma de ver la vida. Y, sobre todo, se muestran dispuestos a desterrar el estigma que rodea a la palabra 'influencer'.

Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de hacer un libro?

Respuesta: Durante nuestro viaje de novios, hace prácticamente un año, nos entró un correo de la editorial Planeta en el que nos decían que creían que teníamos una historia bonita que contar y que les gustaría hacer un libro con nosotros. Estuvimos pensando, tuvimos una reunión con ellos y les planteamos un libro que nos representase con lo malo, lo que no se ve, lo que la gente, más allá de juzgarte por tu apariencia, no sabe. De ahí surgió la idea de escribir esta novela autobiográfica que al principio queríamos que fuese de autoficción.

P: El libro no ahorra historias duras, ¿cómo fue el proceso de volver a ellas para plasmarlas sobre el papel?

R: Nos ha servido para ver este proceso de años. También es importante para que nos conozcan porque es una historia real y cotidiana que le puede pasar a cualquiera. Los influencers estamos más allá de una vida perfecta y detrás de cada perfil hay una historia que puede servir como inspiración.

P: Sois amigos de María Pombo y Victoria Federica. Incluso estuvieron en vuestra boda. ¿Qué piensan ellas del libro?

R: El libro les ha encantado a las dos. Lo leyeron antes que nadie. María se lo leyó la primera porque es la que ha hecho la faja y Victoria se lo leyó este verano. Nos dijo que se quedó corta, que quería más, más cosas. María nos quiere mucho y bien, y nos dijo que no tenía que desearnos suerte porque enganchaba. Se lo leyó en un día.

P: ¿Qué opináis de que se os conozca como 'amigos de'?

Tomás: Me da un poco de pena porque a veces utilizan un titular de otra persona para hablar de nosotros. No me gusta el hecho de que parezca que exponemos su vida. Al final son nuestras amigas. Es verdad que María trabaja más de cara al público, y en el caso de Victoria es lo que la prensa va captando de ella. A las dos las queremos muchísimo y nos da un poco de rabia que para hablar de nuestro libro se tenga que hablar previamente de ellas. Pero también lo entendemos.

placeholder Portada de 'Botas de colores para días de lluvia'. (Foto: MR Ediciones)
Portada de 'Botas de colores para días de lluvia'. (Foto: MR Ediciones)

P: ¿Cómo os organizábais para escribir el libro?

R: Cada uno escribía el capítulo que decidía e íbamos turnándonos. Había algunos que era necesario hacer juntos. La gente debe saber la historia real de tener un hijo con 19 y todo lo que ha conllevado ha estado muy lejos de ser idílico. Lo hemos pasado mal, no teníamos ni independencia económica, ni estudios en ese momento… Con esa edad te tienes que enfrentar a los miedos de tu familia, a las críticas y a la manera que tiene la gente de juzgar…

P: ¿Por qué creéis que hay cierta aversión a la palabra 'influencer' y a lo que significa por parte de algunos sectores?

R: Es imposible enseñar en redes sociales toda tu vida. Cualquier persona pone la foto que le gusta, el día que está feliz. Lo triste no lo pone. Al final es nuestro trabajo, quieres mostrar parte de tu vida pero también tener parte de intimidad. Es muy complicado. Hemos leído muchos mensajes diciendo: "ahora cualquier influencer saca un libro". Tú lees la palabra 'influencer' y ya no hay una vida más allá de eso. El influencer no puede ser una persona formada, no puede gustarle el arte… No eres nada para ciertos sectores de la sociedad.

P: ¿Y qué os hace diferentes o hace diferentes a algunos sobre otros?

R: La gente no se da cuenta de que levantas una piedra y salen mil influencers. El que destaca ha tenido que crear contenido de lunes a domingo, que enganche el lunes y el martes también, que su comunidad en vez de decrecer siga creciendo. Hay un trabajo detrás que quizá deberíamos enseñar más. Si para una marca no fueses rentable, no te contrataría. Además (nos dice Tomás), yo también puedo escribir un libro porque me encanta escribir desde que soy pequeño, hace cuatro años gané un premio de literatura en mi universidad y me encanta la lectura. No por ser influencer soy menos que nadie.

P: ¿Cómo os organizáis con las fotos? Sois muy activos en Instagram…

María: Tomás casi siempre me hace las fotos a mí y yo casi siempre se las hago a él. Lo que ocurre es que yo hago peores fotos que él. Yo estoy aprendiendo más de la fotografía porque él es superartista y le encanta la fotografía. Yo le veo guapísimo siempre y él me dice: "Pero María, ¿y esta foto?". Estoy aprendiendo mucho.

Tomás: A las 9 de la mañana llevamos a Tomi al colegio y a partir de ahí organizamos nuestro día. Si tenemos reuniones con nuestra repre, las hacemos en la oficina y vamos teniendo ideas. También tenemos algún fotógrafo de confianza que nos hace las fotos. Nos vamos y estamos el resto de la tarde haciendo fotos para tener el resto de los días. Es verdad que organizamos el contenido que vamos a generar. Luego llegan las vacaciones y todo va sobre la marcha.

P: ¿Os condiciona mucho la vida?

R: Nos la condiciona cien por cien; es imposible desconectar. Este ha sido el primer fin de semana en mucho tiempo que he conseguido apagar el teléfono. Aparte de generar contenido, estamos consumiendo contenido constantemente para saber qué es lo que gusta a la gente, qué es lo que no… Es un mundo en el que no se ve.

P: Pero a todos nos gustan las fotos...

R: Exacto. Tú te vas a la puerta del Duomo de Milán y tienes ahí al 99 por ciento de la gente haciéndose muchas fotos para subir a Instagram, pensando en qué va a subir, qué va a poner… Es un mundo que es muy fácil criticar, pero estoy seguro que al 85 por ciento de gente le gustaría ser influencer.

P: Es fácil ver a vuestro hijo en las redes. ¿Cómo vive él todo esto?

Tomás: El otro día nos hizo mucha gracia porque salimos de un restaurante y había un paparazzi. Empezó a hacer fotos y él estaba superrayado. Nos montamos en el coche y nos dijo: "Pero, ¿quién es este? ¿Por qué nos hace fotos?". Nosotros se lo explicamos. Exponemos lo que se ve, no su vida.

María: Me hace gracia cuando hacemos un 'stories' y dice: "Hola chicos". Le decimos: "Pero, ¿a quién saludas?". También queremos hacerle consciente de la suerte que tiene y de que no es lo normal. En la vida hay que preparar así a los hijos y dejarles claro que no todo llueve del cielo.

placeholder Foto: MR Ediciones.
Foto: MR Ediciones.

P: Sois muy jóvenes, pero ¿cuál es el momento duro de vuestra vida que más os ha costado reflejar?

María: Lo del embarazo y toda la parte en la que se lo contamos a nuestros padres fue muy duro, pero también ha sido una terapia para los dos.

Tomás: Lo más duro de este libro no aparece en el libro, pero lo que más me costó fue cuando estuve mal y los nueve meses de embarazo. Una de las cosas que más ilusión me hacen del nuevo bebé que vamos a tener es poder disfrutar de este embarazo. El anterior, por mi posición de padre y estando cada uno en una casa, fue una de las épocas más duras de mi vida.

P: ¿Dónde os veis dentro de unos años?

R: Queremos seguir cumpliendo sueños porque solo tenemos 24 años. Nos encantaría emprender y montar algo a raíz de esto. Si en quince años seguimos igual pues fenomenal. A mí me flipa la radio (nos dice Tomás). De hecho, en la carrera de Publicidad la asignatura de radio fue una de mis favoritas. Me encanta.

Instagram Victoria Federica Marichalar
El redactor recomienda