Ana Obregón: "Mi corazón dejó de latir y se fue con el tuyo"
  1. Famosos
"PARA SIEMPRE"

Ana Obregón: "Mi corazón dejó de latir y se fue con el tuyo"

El duelo de Ana continúa hoy, nueve meses después del fallecimiento de Álex. Cada día 13 de cada mes, Ana Obregón dedica unas palabras a su hijo

placeholder Foto: Ana Obregón y su hijo, Álex Lequio. (IG)
Ana Obregón y su hijo, Álex Lequio. (IG)

Es inevitable que a uno no se le encoja el corazón cada vez que Ana Obregón publica un texto o una fotografía en redes sociales. Desde que murió su hijo Álex el pasado 13 de mayo, la cuenta de Instagram de la presentadora se ha convertido en un lugar de culto al joven y en un espacio donde Ana muestra una y otra vez su desesperación y tristeza.

Cada palabra que Ana Obregón publica resulta desgarradora y trata de explicar el dolor que siente ante la ausencia de Álex. Cada fotografía simboliza el único refugio en el que la actriz encuentra algo de paz: recuerdos de un Álex vivo, un tiempo que no volverá y en donde Ana prefiere quedarse una y otra vez.

Foto:  Alessandro Lequio. (Getty)

El duelo de Ana continúa hoy, nueve meses después del fallecimiento de Álex. Cada día 13 de cada mes, Ana Obregón dedica unas palabras a su hijo. Esta vez vuelve a hacer una dura confesión: "Nueve meses en mi tripita. Nueve meses en mi alma porque mi corazón dejó de latir y se fue con el tuyo. Para siempre....". El texto va acompañado del hastag #9mesessinti, además de otro que ya se ha convertido en el sello de cada una de sus publicaciones: #alessforever.

Junto a estas duras palabras, Ana Obregón ha publicado una galería de tres fotografías. En ellas aparece en Albornoz, acompañada de su hijo Álex cuando este debía tener algo más de un año. Madre e hijo juegan y ríen juntos.

Poco a poco, Ana Obregón trata de volver a la vida cotidiana y de retomar proyectos profesionales. TVE le tendió la mano para dar su primer paso en este sentido desde la tragedia. La cadena pública le ofreció presentar las Campanadas de Navidad. Lo hizo acompañada de Anne Igartiburu, con su hijo en su mente. A él le dedicó el recibimiento del Año Nuevo.

placeholder Ana Obregón en un momento de las Campanadas. (TVE)
Ana Obregón en un momento de las Campanadas. (TVE)

Confesó que había sentido miedo y que no sabía si le fallarían las fuerzas, aunque era consciente de que era un intento que tenía que realizar además de un reto que le hacía ilusión. Muy arropada por todo el equipo, logró despedir el año con entereza. Pero este tipo de actos aún suponen para la presentadora un sobreesfuerzo. Su estado natural es en este momento el de la tristeza absoluta, la nostalgia y el decaimiento.

Acostumbrados a una Ana repleta de energía y optimismo, sus seguidores y todos los que la quieren sienten una gran tristeza al comprobar como la presentadora no es capaz de volver a brillar como antes. Las muestras de apoyo y cariño hacia ella son constantes en redes sociales. Todos tratan de inculcarle fuerza aunque, es evidente y lógico que el duelo aún será largo.

Ana Obregón
El redactor recomienda