El gran disgusto de Espartaco: su pueblo se declara antitaurino (hablamos con el torero)
  1. Famosos
ENTREVISTA

El gran disgusto de Espartaco: su pueblo se declara antitaurino (hablamos con el torero)

Su localidad natal cuenta con un monumento dedicado a él: "Siempre he respetado a todo el mundo pero no podemos aceptar las prohibiciones"

placeholder Foto: Juan Antonio Ruiz, en una imagen de archivo. (EFE)
Juan Antonio Ruiz, en una imagen de archivo. (EFE)

Juan Antonio Ruiz, Espartaco, se ha llevado el gran disgusto de su vida. Su pueblo natal, Espartinas, del que tomó el nombre para convertirse en uno de los grandes de la tauromaquia se ha declarado antitaurino. La decisión no es unánime: ha sido un concejal del ayuntamiento, el segundo teniente de alcalde, José María Calado (IU), quien ha manifestado que “no se autorizará ningún tipo de actividad taurina mientras nosotros estemos en el ayuntamiento”.

Foto: Espartaco y su hija Alejandra. (Foto: José Martín)

Todo parte de la prohibición municipal del uso del polideportivo al torero Juan Leal y al banderillero Agustín de Espartinas. Este pueblo cuenta con seis matadores de toros: tres son de la familia Espartaco (Juan Antonio, su padre y su hermano Francisco), a los que hay que añadir los hermanos Javier y Borja Jiménez y Agustín de Espartinas. La localidad cuenta con una plaza de toros que se inauguró en el año 2005, siendo el propio Espartaco el protagonista. Precisamente, delante de ella hay un monumento dedicado a Juan Antonio, quien ha llevado el nombre de Espartinas por toda España y América durante sus años en activo. Se retiró definitivamente el Domingo de Resurrección de 2015 en Sevilla, saliendo por sexta vez por la Puerta del Príncipe tras cortarle sus hijos la coleta en el ruedo.

placeholder Espartaco protesta por la prohibición del uso de las instalaciones deportivas a los toreros Juan Leal y Agustín. (EFE)
Espartaco protesta por la prohibición del uso de las instalaciones deportivas a los toreros Juan Leal y Agustín. (EFE)

Este lunes, 15 de febrero, Juan Antonio acudía a la llamada de sus paisanos para hacer una petición pública de respeto a la cultura y a la libertad individual de cada persona, concentrándose unos minutos ante la plaza de toros: “Yo a mi pueblo le debo todo, siempre me ha apoyado y acompañado. A este señor que ha hecho estas declaraciones prohibiendo el uso a dos compañeros del polideportivo no lo conozco, no es de aquí, pero creo que no se puede prohibir a las personas las cosas cuando te ampara el marco de la ley. Me siento muy triste por la situación que vivimos todos y porque tengamos que oír y sufrir estas cosas que vienen del desconocimiento”.

La alcaldesa, Cristina Los Arcos (PSOE), manifestó a los toreros Juan Leal y Agustín de Espartinas que “no se les permitía el uso del polideportivo porque no estaban federados en ningún deporte”, pero que podrían entrenar en la plaza de toros, que actualmente se encuentra en estado de abandono y necesitada de rehabilitación. También negó que el pueblo se hubiera declarado antitaurino y aclaró que su concejal hizo unas declaraciones “de carácter estrictamente personal”.

Juan Antonio siempre ha huido de la polémica: “Yo creo que en la vida debemos basarnos siempre en el respeto, aceptar que no todos pensamos igual ni nos gustan las mismas cosas, pero respetarnos”.

Reciclarse o desaparecer

En la actualidad, el torero vive en su finca Majavieja, en Constantina, dedicado a la agricultura y la ganadería. Es uno de los pocos toreros que ha conseguido reciclarse en ganadero y ejercer otra profesión sin problemas económicos: “Siempre he intentando tener un ritmo de vida adecuado y ser sensato. Me he ido adaptando a las circunstancias de mi vida y, aunque como empresario también me he equivocado mucho, estoy manteniendo y conservando lo que conseguí. Creo que lo más importante en la vida es la humildad y el respeto, y eso es lo que he intentado transmitir a mis hijos. Todo en la vida pasa muy rápido, incluso cuando estás en el éxito, y a todos los que encontraste en el camino cuando subías, los volverás a encontrar cuando bajes. Siempre habrá alguien que haga las cosas mejor y eso no se puede olvidar”.

placeholder Juan Antonio Ruiz saluda a Francisco Rivera. (EFE)
Juan Antonio Ruiz saluda a Francisco Rivera. (EFE)

El diestro estaba a punto de abrir las puertas de su finca al turismo cuando estalló la pandemia, un proyecto de su hija Alejandra, que vive con él y que contaba con todo su apoyo: “En mi casa siempre ha entrado todo el mundo, hemos abierto las puertas sobre todo a eventos benéficos. Ale ha sabido ver otro tipo de negocio que yo nunca pensé. Esta es su casa y por supuesto que la apoyo. Sería un complemento a las actividades de la finca para ayudar a cubrir los gastos que se generan”.

Foto: Juan Ruiz Rato, junto a su hermana. (Cordon Press)

Su hija mayor contraerá matrimonio en los próximos meses con Tito de Novales y él será su padrino de bodas: “Las circunstancias determinarán qué tipo de boda será, porque tampoco podrá ser como nos gustaría, con todos los amigos, pero ella está feliz y yo estoy muy feliz. Un poco de nervios te produce vivir un momento tan bonito, pero todo es felicidad. Ella vive conmigo y ya me ha advertido que no se irá de casa. Le gusta mucho el campo y lo disfruta”.

Espartaco
El redactor recomienda