Hablamos con Cayetano Martínez de Irujo: "La agricultura me ha salvado de la catástrofe"
  1. Famosos
ECONOMÍA Y RELACIÓN FAMILIAR

Hablamos con Cayetano Martínez de Irujo: "La agricultura me ha salvado de la catástrofe"

Cayetano nos revela sus últimos proyectos y las asperezas que aún quedan por limar con parte de su familia

placeholder Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (Getty)
Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (Getty)

Cayetano Martínez de Irujo se ha convertido en un hombre de campo, como él mismo se define. Invirtió en sus fincas y gracias a esta decisión ha sobrevivido.

Su último proyecto es un hotel rural en La Motilla, que junto con Las Arroyuelas son ahora su medio de vida. Un establecimiento con veinte habitaciones para un turismo principalmente extranjero y con un gran nivel de excelencia. Ha realizado una inversión potente en la antigua casa de postas del siglo XV.

Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (Getty)

Todos estos proyectos llegaron después de haber estado a punto de morir. Su recuperación física y afectiva le ha hecho ver la vida de otra manera. Recuperó la relación con su hermano mayor, no así con Eugenia ni con Jacobo. Las próximas reuniones familiares, con el bautizo de Rosario, la nieta del duque de Alba, y la boda de su sobrino Carlos serán un nuevo punto de encuentro con ellos.

placeholder Cayetano Martínez de Irujo. (Getty)
Cayetano Martínez de Irujo. (Getty)

PREGUNTA: ¿Has tenido que hacer muchos arreglos para convertirlo en un hotel de lujo?

RESPUESTA: Esta casa era una villa de un general romano a ocho kilómetros de Carmona, que era una ciudad muy importante en el Imperio con su propia moneda. En el siglo XV fue la última parada de cambio de caballos entre Écija y Sevilla. Y hasta ahora era la casa de los guardeses y junto a ella hay un tablao flamenco que está montado como los de toda la vida, con sillas bajas y mesas como una tasca, como una venta antigua. Este sitio sí que lo he utilizado mucho en fines de año y lo demás eran cuadras y unas naves. Todo esto lo he convertido en el hotel.

P: Una inversión potente…

R: Sí, muy fuerte. Llevo cuatro años con ello. Es un apoyo económico a la parte agrícola en la que aposté desde hace años y la verdad es que ha sido mi salvación. Estuve hace unos días con el ministro y me encontré con una persona con un gran conocimiento del campo y buen gestor. Hay un borrador y creo que está resultando más complicado por la injerencia de Medioambiente, que nos quieren quitar dinero a los agricultores y llevárselo a su sector. Es para zamparse el dinero, no es para otra cosa.

P: Estas en modo agricultor.

R: He aprendido muchísimo. Yo llevaba todas las fincas de la Casa y, aparte de gustarme, he invertido mucho tiempo en asesorarme y, sobre todo, dinero. Todo lo que he ganado en mi carrera deportiva ha sido para mejorar esta finca. Hay plantaciones nuevas y lo que saco lo vuelvo a invertir. A mí la agricultura me ha salvado.

P: Suena sorprendente esta afirmación en el hijo de la duquesa de Alba.

R: Así es, estoy sobreviviendo. El año de la pandemia ha sido terrible y haber invertido en el campo me ha ayudado a salir adelante. Si no hubiera tenido esto, habría sido una catástrofe.

P: ¿Solo te encargas de tus fincas o llevas las del resto de la familia?

R: Me encantaría. Sé cómo sacar rendimiento porque lo estoy haciendo con la mía y con las de mi hermano Fernando. Mi madre se fiaba totalmente de mí para este trabajo. Después pasó lo que pasó y cada uno fue por su lado. De todas formas, pienso que las de Carlos (actual duque de Alba) parece que están bien llevadas. Es el único que he visto que ha hecho cosas buenas. Tiene un buen equipo. Parte del cual se lo dejé yo.

P: ¿Y los demás?

R: Me gustaría ayudar a Eugenia, pero es difícil porque no hay relación. Ella tiene una al lado de la mía, en Carmona, de cultivo total y está medio abandonada. Y de las otras de su propiedad también se podría sacar un rendimiento importante. En cambio, Fernando y yo nos hemos unido en Andalucía y está funcionando muy bien.

P: Quién te lo iba a decir hace unos años, que ibas a estar tan involucrado con el campo…

R: Mi madre siempre decía que yo era muy cabezota y que si se me metía algo en la cabeza lo sacaba adelante. Soy empresario, jinete, deportista, monté toda una estructura gourmet, otra de ropa y ahora agricultor.

P: Tu libro ‘De Cayetana a Cayetano’, que fue una especie de catarsis emocional, y tu recuperación física después de haber estado a punto de morir, ¿te hicieron ver la vida de otra manera?

R: Me sirvió para darme cuenta de lo que era importante y empezar de cero para ser feliz. Además del campo y del hotel, tengo el proyecto educativo Cayetana, que es precioso. Lo presenté hace unas semanas y es una manera de que el nombre de mi madre esté unido a través de la Hermandad de los Gitanos a un proceso educativo cuyo objetivo es la integración académica en sectores desfavorecidos. Y lo siguiente que quiero hacer con la hermandad es una fundación que se llame Cayetana.

P: ¿Puede ser una manera de que volváis a estar unidos la familia Alba?

R: La verdad es que no te puedo contestar. Si se analiza lo que ha pasado desde que murió, no soy yo el que tengo que unir. Me encargué de que hubiera un monumento funerario en vez de una placa en la capilla donde reposan las cenizas de mi madre y ninguno de ellos se involucró. Carlos y yo fuimos los que más pagamos. Eugenia y Fernando también y Jacobo nada y me pareció una vergüenza. Ninguno ha venido a verlo, tampoco a las misas. Sigo estando perplejo con sus actuaciones. No sé si el tiempo es capaz de curar esta falta de sensibilidad.

placeholder Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (EFE)
Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (EFE)

P: Hay dos actos importantes en tu familia. Uno es el bautizo de Rosario, la hija de tu sobrino Fernando y Sofía Palazuelo, y la otra la boda de Carlos con Belén Corsini.

R: Ya veremos. Con mi hermano Carlos sí he restablecido la relación. Estuvo un año llamándome por teléfono y cuando ya estuve preparado nos vimos. Me tendió la mano y yo la acepté. Con Fernando nunca hemos estado separados. El día de mi cumpleaños estuvimos cenando Bárbara, Alfonso Diez, mi amigo Javier Cortijo y Fernando, que estaba en Marbella y se vino. Me da pena que Eugenia se haya separado de mí pero no puedo hacer nada.

P: ¿Tus hijos siguen fuera de España?

R: Sí, en Inglaterra. Son muy responsables, muy estudiosos y estoy muy orgulloso de ellos.

Cayetano Martínez de Irujo
El redactor recomienda