La empresa por la que pelea Cayetano Martínez de Irujo (aunque pierda dinero)
  1. Famosos
EMPRESAS

La empresa por la que pelea Cayetano Martínez de Irujo (aunque pierda dinero)

El hijo de la duquesa de Alba, que estos días hubiera cumplido 95 años, ha apostado fuerte por su explotación agraria. Acaba de adquirir un tractor de última generación. Las cuentas, sin embargo, no le acompañan

Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (Getty)
Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (Getty)

Nunca le sale el gesto más relajado a Cayetano Martínez de Irujo que cuando se le fotografía en el campo. Se nota que es su terreno, el lugar donde ha querido desarrollarse profesionalmente, aunque es un hombre de múltiples inquietudes. El duque de Arjona explota cerca de 2.000 hectáreas de terreno agrícola entre diversas fincas heredadas de su madre, Cayetana de Alba. La más grande, Las Arroyuelas, con 1.500 hectáreas localizadas en Carmona (Sevilla). También tiene fincas más pequeñas, como El Hierro, en Córdoba, de 210 hectáreas, y un par de parcelas en El Carpio (también en Córdoba), "a medias" con su hermano Fernando. Además, tiene el usufructo de una finca más pequeña [algo más de 30 hectáreas] que heredaron sus hijos en Sevilla y que con el tiempo ha regenerado.

La empresa a través de la que gestiona la mayor parte de sus intereses agrícolas es Eurotécnica Agraria SA, una sociedad fundada en 1988 por su madre y que formaba parte del entramado empresarial que se deshizo cuando doña Cayetana repartió su herencia. La empresa aún tiene su sede social en el Palacio de Liria, aunque su actividad se desarrolla en Sevilla y el hombre que está detrás es Cayetano, quizá el más innovador empresarialmente hablando de los hijos de la duquesa.

placeholder Cayetano Martínez de Irujo, en la presentación de su libro. (EFE)
Cayetano Martínez de Irujo, en la presentación de su libro. (EFE)

La pasión que siente Cayetano por el campo no es una pose ni un capricho. Le está costando mucho trabajo y esfuerzo sacar adelante su explotación. Aún recuerda quien esto escribe la severidad con la que el hijo de la duquesa le transmitió su malestar por mencionar en un artículo las ayudas europeas de las que se benefician las empresas de los Alba gracias a la PAC. "Lo estamos pasando canutas para conseguir que esto sea rentable y seguir dando de comer a la gente", nos trasladaba entonces. Además, "muchas veces esas cantidades realmente sirven para poco con la bajada de precios y la situación actual del campo español".

Entonces Cayetano ya debía barruntar que las cuentas de este año no iban a ser buenas. Eurotécnica Agraria acaba de presentarlas y declara pérdidas superiores a los 220.000 euros, a pesar de haber facturado más de dos millones de euros. "La evolución de los negocios de la sociedad durante el ejercicio económico comprendido desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2019 ha seguido el curso que en función de las expectativas se había previsto por la dirección de la sociedad", explican en su balance de cuentas. La cifra neta de negocio durante el ejercicio 2019 asciende a 2.034.333,68 euros, pero los gastos de personal del ejercicio "son de 1.216.868,70 euros", por lo que el balance al final ha resultado negativo.

Foto:  La duquesa de Alba, en el palacio de Liria, 1961. (Getty)

El sector en el que se encuentra Eurotécnica convive con la incertidumbre de depender de factores exógenos como la climatología o los cambios en la normativa medioambiental. El año del covid va por los mismos raíles: "Para el ejercicio 2020 existe cierta incertidumbre sobre el aumento de la actividad motivado por la disminución de las subvenciones en ciertos cultivos, los cambios climatológicos y la disminución de las dotaciones de los embalses de la región".

A pesar de los datos actuales, en el balance se detalla que los números terminarán acompañando por el trabajo que se está haciendo para que así sea. La empresa tiene futuro "debido a su importante patrimonio, al apoyo de los accionistas y que en el futuro se espera generar ingresos suficientes para solventar dicha situación". En el consejo de administración, además de Cayetano se encuentran sus hermanos Eugenia y Fernando y su sobrino Luis.

placeholder El duque de Arjona, compitiendo en Valencia. (Getty)
El duque de Arjona, compitiendo en Valencia. (Getty)

Martínez de Irujo es optimista. En estos años no ha dejado de invertir en nuevas plantaciones, en maquinaria y en sacar adelante sus empresas rurales. A finales de 2020, por ejemplo, adquirió un tractor nuevo para su explotación. En 2017 vendió sus viejos tractores y desde entonces los alquilaba, pero ha decidido apostar por uno propio, "la primera unidad que llega a España de la nueva serie Steyr Impuls CVT". Consultamos a fuentes del sector para que nos ayuden a valorar este movimiento. "Son máquinas muy caras, yo te diría que en torno a los 180.000 euros, pero en este asunto nunca se sabe porque los tractores no tienen precio fijo, más bien se negocia, y al tratarse de una persona conocida igual se ha podido llegar a un acuerdo a cambio de visibilidad. Ese tractor es excelente, y te diré que es un detalle para su gente que lo haya escogido con transmisión continua, que es mucho más fácil de manejar. Es un dato muy positivo".

"Yo no estoy en el lado de los poderosos, tengo una explotación agrícola mediana y quiero vivir del campo, que es lo que me gusta. Haré lo que haga falta. Yo soy un agricultor más. Me encanta la hípica y la agricultura, y estaré con los agricultores donde haga falta". El duque de Arjona no suele desperdiciar ninguna oportunidad de apoyar al sector agrícola desde su altavoz público, y ha llegado incluso a manifestarse como uno más cuando ha hecho falta.

Foto: Cayetano Martínez de Irujo, en una imagen de archivo. (EFE)

"Al igual que hice con la hípica, que fui mozo durante 18 meses y aprendí a hacer de todo, desde muy jovencito me gustaba coger los tractores y me gustaba aprender a labrar y a hacer todas las labores del campo. Desde los 10 o 12 años, te estoy hablando. En el campo lo he hecho todo, desde conducir un tractor hasta plantar, labrar o sembrar. Pero bien, ¿eh? No un ratito", matizaba Cayetano en una charla anterior.

"Cuando hablo del campo, sé de lo que hablo". El aristócrata se pasa la semana "pateando las fincas", trabajando mano a mano "con el técnico, con el trabajador, con el que compra y vende". "Para mí lo fácil hubiera sido dejar de trabajar la tierra, poner alguna instalación de energías renovables y echarme a dormir. ¿Pero sabes qué? Es que a mí me gusta esto, me gusta de verdad, uno tiene que centrarse en lo que sabe hacer y esto es lo que yo sé hacer".

Foto: El duque de Alba. Foto: Chus García.

En uno de los capítulos del libro que tantos quebraderos de cabeza le dio, Cayetano Martínez de Irujo recrea el momento en el que su madre, la duquesa de Alba, le encarga a través de una carta que lidere las grandes empresas agrícolas familiares. Eran 45.000 hectáreas entre Salamanca, Sevilla y Córdoba que tuvo que gestionar durante años, hasta que el patrimonio familiar se dividió entre los hermanos. En esa década aprendió los entresijos de un negocio en el que, a menudo, hay un componente heroico, como sin duda está comprobando ahora.

Cayetano Martínez de Irujo Casa de Alba