Cayetana Fitz-James Stuart: su amistad con Isabel II, el retrato de Picasso y más curiosidades
  1. Famosos
Hoy habría cumplido 95 años

Cayetana Fitz-James Stuart: su amistad con Isabel II, el retrato de Picasso y más curiosidades

La duquesa de Alba hubiera cumplido hoy 95 años: recordamos su figura a través de sus maridos, sus hijos y sus anécdotas

Foto:  La duquesa de Alba, en el palacio de Liria, 1961. (Getty)
La duquesa de Alba, en el palacio de Liria, 1961. (Getty)

"Confieso que he vivido [...] y pienso seguir viviendo, aunque solo sea por esa cara de susto que ponen todos cuando les apunto con el dedo y les digo: ¡Os pienso enterrar a todos! Me divierte esa expresión". Esta es una de las muchas frases que nos permiten recordar la optimista forma de vivir de María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, más conocida como la duquesa de Alba, que el 28 de marzo habría cumplido 95 años.

La aristócrata murió a los 88 años, después de vivir intensamente, un 20 de noviembre, el mismo día que murieron Francisco Franco y Jose Antonio Primo de Rivera y en el que se casó la reina Isabel II. Precisamente con la entonces princesa Lizzy mantuvo Cayetana una gran amistad. Juntas pasaban tardes y compartían confidencias en Buckhingham. Se trataban de tú a tú. Con el paso de los años se fueron distanciando y siempre nos quedará la duda de si la reina de Inglaterra tendría que cederle o no el paso a ella.

placeholder  Cayetana y su padre, en Londres. (Getty)
Cayetana y su padre, en Londres. (Getty)

La duquesa pasó la Segunda Guerra Mundial en Londres, bajo los bombardeos, porque su padre, Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, fue el primer embajador de Franco en Gran Bretaña. Se da también el hecho curioso de que la española estaba emparentada con sir Winston Churchill y con la familia real británica al ser descendiente directa del rey Jacobo II, lo que la convertía en hipotética pretendiente al trono de Escocia.

Ese parentesco palidece al lado de su enorme colección de títulos que la convirtieron, según el libro Guinness de los Récords, en la aristócrata que acumulaba más cantidad de ellos: cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de catorce veces grande de España.

Foto: Composición del retrato ecuestre de Cayetana con un detalle ampliado, originalmente en la esquina inferior izquierda del cuadro. (Ignacio Zuloaga/elaboración propia)

En el primer capítulo de sus memorias, 'Yo, Cayetana', publicadas en 2011, bromeaba con esta circunstancia. "Soy Cayetana, Cayetana de Alba. Tengo otra media docena de nombres y unos cuantos títulos. A menudo se ha escrito que poseo más que ningún otro noble en el mundo. Tal vez, puede ser. En todo caso, que escriban lo que quieran. ¡Se han dicho tantas cosas sobre mí! Unas pocas, verdaderas; otras muchas, falsas; y bastantes, simplemente bobadas", escribía.

Tuvo tres maridos, seis hijos, nueve nietos y seis bisnietos pero cuentan que su primer amor fue a los 16 años, cuando se enamoró de un torero, algo que no gustó a su padre. Su primer esposo fue el ingeniero Luis Martí­nez de Irujo. Su enlace, celebrado en 1947 y en el que su velo iba sujeto con la corona de perlas y diamantes que Napoleón III había regalado a Eugenia de Montijo, fue calificado por el periódico 'Liberation' como "la boda más cara del mundo", con un coste de cerca de los 20 millones de pesetas de la época.

placeholder Cayetana, junto a su primer marido y su primogénito. (Getty)
Cayetana, junto a su primer marido y su primogénito. (Getty)

Su lujoso viaje de novios duró seis meses y durante él pasaron varios días en Hollywood de la mano del legendario actor Douglas Fairbanks, conocido de su padre. Gracias a él se codearon con estrellas de la época como Walt Disney, Charlie Chaplin o una joven Marilyn Monroe, que, según confesó la duquesa, "no me llamó la atención".

Otra confesión sobre su esposo, según relató Cayetana a 'ABC', fue que se negó a dejarla posar, no sabemos si desnuda, para nada menos que Pablo Picasso: "Quería pintarme como a la Maja de Goya, pero mi marido dijo que no".

Foto: La duquesa de Alba y Luis Martínez de Irujo, el día de su boda. (EFE)

Junto a Martínez de Irujo tuvo a sus seis hijos, antes de que falleciera de leucemia en 1972. La duquesa de Alba contrajo matrimonio posteriormente con Jesús Aguirre, que pasó de 'cura rojo' a considerarse el más duque de todos los duques. El dato curioso del que presumía ante la aristócrata era que había casado a muchas de las parejas que después formarían parte de los Gobiernos de Felipe González, como ministros o como asesores. A sus homilías en la iglesia universitaria acudían parte de los personajes que después se definirían como la 'izquierda caviar'.

placeholder  Jesús Aguirre y la duquesa de Alba. (EFE)
Jesús Aguirre y la duquesa de Alba. (EFE)

En 2018, Eugenia Martínez de Irujo confesaría en el programa de Jesús Calleja su pésima relación con él. "Cuando se casó con Aguirre fue pésimo para nosotros. Era muy culto, pero cero humano”, aseguró antes de recordar el momento más traumático para ella: "Me llamó a su despacho y dijo que si seguíamos viviendo en casa era gracias a él. Que si le pasaba algo a mi madre, que según él estaba enferma del corazón, cosa que era mentira, yo sería la culpable. Yo tenía 11 años. Lloré mucho".

placeholder  El duque de Arjona, en la presentación de su libro de memorias. (EFE)
El duque de Arjona, en la presentación de su libro de memorias. (EFE)

También sobre Aguirre y sobre su infancia ha hablado recientemente otro de sus hijos, Cayetano Martínez de Irujo, en su polémico libro de memorias, 'De Cayetana a Cayetano'.

Sobre qué falló en su niñez dentro de una familia en la que, supuestamente, no faltaba de nada, recuerda que "falló la humanidad, la atención y no es un reproche a mi madre. Al morir mi padre nos quedamos huérfanos. Fernando y yo nos quedamos en medio de ninguna parte. Cuando se acabaron las nannies, que me pegaba a mí porque me rebelaba, llegó Jesús Aguirre y fue una etapa durísima. Él fue una víctima de la sociedad, de ser un hijo natural y de que su madre le aborreciera por ello. Tuvo unos conflictos internos enormes".

placeholder  La duquesa y Alfonso Diez, junto a Cayetano Rivera y Eva González. (Getty)
La duquesa y Alfonso Diez, junto a Cayetano Rivera y Eva González. (Getty)

Polémica fue también la tercera y última boda de la aristócrata con el funcionario de la Seguridad Social Alfonso Diez, al que muchos llegaron a acusar de arribista en el comienzo de su relación. No fue fácil para la sociedad de entonces ni para la familia de la duquesa digerir aquella relación.

Siempre discreto, se ha mantenido en un segundo plano desde que falleciera Cayetana en 2014. "No sé si he sabido decirte lo que te he querido, te quiero y te querré", fueron las palabras que acompañaban a la corona de rosas rojas que Alfonso ofreció a su mujer en su funeral.

"Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió", es el memorable epitafio que ella misma eligió.

Duquesa de Alba Cayetano Martínez de Irujo Eugenia Martínez de Irujo Alfonso Díez
El redactor recomienda