Kiko Rivera e Isabel Pantoja, adiós a Cantora: las distintas opciones a las que hacen frente
  1. Famosos
NUEVA POLÉMICA

Kiko Rivera e Isabel Pantoja, adiós a Cantora: las distintas opciones a las que hacen frente

El pasado mes de enero, el DJ anunció su intención de deshacerse de su parte de la finca, ahora surgen nuevas hipótesis

Foto: Kiko Rivera. (Cordon Press)
Kiko Rivera. (Cordon Press)

"No valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. No era perfecto, pero esa finca que nos reunía a todos en reuniones familiares, celebraciones, atardeceres... Ahora nos separa más que nunca". Estas palabras de Chabelita Pantoja -o Isa P, si lo prefieren- unas horas antes de que su hermano, Kiko Rivera, volviera al 'Deluxe' por segunda semana consecutiva el pasado mes de enero eran el aperitivo de unas declaraciones del DJ, quien volvió a ahondar en las grandes diferencias familiares de una saga que atraviesa una de las mayores crisis de los últimos años.

Kiko Rivera desvelaba en el programa que presenta Jorge Javier Vázquez un paso que puede abrir aún más las heridas y que, según ha publicado 'Diez Minutos', podría ser inminente: "Me he informado con mis abogados. Uno de los compradores que llevé a comprar Cantora posiblemente esté interesado en comprar mi parte... Si todo sale como debe, igual tiene un inquilino tomando café con ella. Me está llamando un montón de gente para comprar y vendería. Por supuesto, y con lacito, a un precio normal. Ya depende del precio que le ponga uno. No le voy a poner el precio que tiene sino más bajo. No quiero movidas. Mi parte de Cantora está en venta. Se puede hacer. Yo pensaba que no se podía hacer, por eso no lo hice".

placeholder Isabel Pantoja, en 'Top star'. (Mediaset España)
Isabel Pantoja, en 'Top star'. (Mediaset España)

Según la mencionada publicación, Kiko estaría a punto de cerrar esta operación inmobiliaria y, con la finalidad de confirmar este extremo, nos hemos puesto en contacto con su mánager, pero no hemos obtenido respuesta. Según la revista del corazón, la venta se realizaría a través de Compramos Tu Herencia, una web cuyo nombre es suficientemente explicativo de los servicios que presta, y Kiko obtendría unos ingresos de 1,5 millones de euros una vez pueda acreditar que ha subsanado su deuda con Hacienda o, lo que es lo mismo, la parte de las cargas que penden sobre la finca de Medina Sidonia. Y también mantienen que el inversor en cuestión estaría dispuesto a comprar la deuda que tiene Isabel Pantoja sobre este bien raíz, que asciende a 1,2 millones de euros, siempre según el mismo medio. Abordado el pasado día 12 por los medios, no ha concretado gran cosa, solo ha dicho: "La cosa va". Y ha manifestado que mantiene reuniones.

Según ha publicado ahora 'NIUS', la realidad podría ser considerablemente diferente a lo afirmado por 'Diez Minutos', pero acabaría en el mismo lugar: Isabel Pantoja y Kiko Rivera dejarían de ser titulares de Cantora. Esta publicación mantiene que la mencionada empresa, CTH, compraría a Caja Sur la hipoteca suscrita por cerca de 1,5 millones de euros que pende sobre la propiedad para posteriormente ejecutarla. La tonadillera se quedaría sin esta propiedad y arrastraría sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social. El DJ, sin embargo, se quedaría libre de deudas en este sentido.

Foto: Isabel Pantoja. (Getty)

Al parecer, el banco podría estar interesado en vender la hipoteca, pese a que el precio de Cantora es mayor, porque existirían una serie de impagos, y estaría obligada a aprovisionar frente al Banco de España esta cantidad. En el caso de que hicieran esta operación, CTH podría ejecutar la hipoteca, en caso de impago, y pasar a ser propietarios de este bien raíz. Y Hacienda y la Seguridad Social ya no podrían reclamar esta finca, al ser los titulares otros, pues entraría en juego "el tercero de buena fe", que establece que aquel que "no es parte en la celebración de un acto jurídico o de un contrato, por tanto, no debe afectarle sus consecuencias jurídicas por cuanto nadie es responsable de una obligación que no ha asumido".

¿Qué ganaría en todo esto Kiko Rivera? Además de poner a cero su contador de deudas, la mencionada empresa contaría con él para ser imagen de la finca, que, al igual que Ambiciones, querría gestionarse para organizar eventos.

placeholder Isabel Pantoja y su hijo. (Mediaset)
Isabel Pantoja y su hijo. (Mediaset)

Hay varias hipótesis en juego y la primera que surgió era si Kiko Rivera podía vender Cantora. El pasado mes de enero hablamos con una serie de expertos que nos dijeron que sí, pero podría convertirse en un arma de doble filo para ambas partes. Antes de adentrarnos en los pormenores, hay varias variables que deben tenerse en cuenta para valorar las afirmaciones de Kiko y hasta qué punto puede realizar la venta de la manera que la verbalizó.

Conviene saber que, según consta en documento público, él es titular con carácter privativo y de pleno dominio del 47,60% de la finca sita en Medina Sidonia, mientras que su madre lo es en un porcentaje mayoritario, 52,40%, Otra cuestión importante es si se podrían dividir las 370 hectáreas de la misma y las distintas construcciones que se han ido haciendo a lo largo de los años en esta finca rústica. A saber: una nave destinada a almacén de 731 metros cuadrados, una plaza de toros de 810, cuadras y otras dependencias de 450, cuadras para caballos de 240. Y la espectacular casa de dos plantas, la baja de 637 metros cuadrados construidos y la alta de 400, además de un enorme garaje de 176 y una piscina dotada de aseos.

Foto: Isabel Pantoja, en 'Idol Kids'. (Telecinco)

La abogaba Pilar Vilella, licenciada en Periodismo y Derecho que trabaja para la firma de abogados LexFam, nos explica el escenario a priori más beneficioso para ambas partes, sin tener que llegar a los tribunales: "Es un tanto bizarro que el 57% sea de una parte de la finca y el otro de alguien totalmente desconocido. La opción más sencilla es vender la propiedad completa y repartirse el dinero en los porcentajes que les correspondan a cada uno. El siguiente paso, si nadie lo quiere comprar, es proceder a un procedimiento que se llama extinción de condominio o de división de cosa común. En ese caso se puede llegar a subastar judicialmente. Es el peor de los escenarios, porque los precios que se alcanzan no siempre llegan a valores de mercado. Podrían ambos perder dinero y estar vendiendo a un precio menor del que tiene la propiedad".

placeholder Jorge Javier Vázquez y Kiko Rivera, en el 'Deluxe'. (Mediaset)
Jorge Javier Vázquez y Kiko Rivera, en el 'Deluxe'. (Mediaset)

Porque, en efecto, Kiko Rivera sí puede poner a la venta su parte de Cantora, tal y como ha manifestado, algo que nos corrobora la abogada: "Como copropietario de una propiedad indivisa puede hacerlo, porque así lo permite la ley. Se puede vender una parte de una herencia en el caso de que no se quiera seguir formando parte de una sociedad, en este caso formada por la madre y por el hijo. Lo primero que debe hacer es valorar la propiedad. A continuación hay que tener en cuenta que los copropietarios tienen un derecho de retracto. A la hora de hacer esa compra siempre va a tener preferencia cualquiera de los copropietarios. Si tiene dinero o se puede hipotecar, la primera que puede comprarlo es su madre. Si ella no quisiera, esa parte se puede llegar a vender".

¿Qué tendría que pasar para que llegaran a los tribunales? Nos responde Rafael Vallet, abogado socio de Lener Asesores: "Si no se llega a un acuerdo antes, se puede hacer una acción de división de cosa común. Fuerzas un procedimiento judicial en el que dices al juez que quieres vender esta finca por ser indivisible. El juez empieza un procedimiento, en el que se puede intentar llegar a un acuerdo entre ambas partes, porque si no, saldría a pública subasta. Generalmente se suele llegar a un acuerdo antes de llegar a esa situación. Primero se tasa, se lo ofreces al propietario mayoritario y, si el otro no quiere, se procedería a acudir al juez. Si no es divisible, se subasta la finca, que sale por un precio mínimo, y si nadie lo ofrece o puja por ella, queda desierta. En ese caso, se tendría que repetir el procedimiento si se sigue sin llegar a un acuerdo. Aun así, ir a subasta no tiene que ser necesariamente malo, ya que al fijarse un precio mínimo no todo el mundo puede pujar por él".

Foto: Kiko Rivera. (Getty)

Otras cuestiones que debemos tener en cuenta es el coste de llegar a este punto a consecuencia de los pormenores de ese procedimiento: "Se trata de un procedimiento ordinario. Primero los posibles compradores tienen que decidir si se quedan con la parte correspondiente. Luego se hacen una serie de tasaciones, con un contador partidor, peritos... Ellos dan un valor y se tienen que atener a ese valor que les da el juzgado. Si no están de acuerdo, se llega a la subasta. El juez aplica el criterio de los profesionales que intervienen. Por cierto, esto encarece mucho el procedimiento. Por eso, siempre en estos casos, lo mejor es llegar a un acuerdo. Los gastos judiciales son bastante elevados", nos comenta Pilar Vilella.

Un riesgo que puede correr Isabel Pantoja es que a Kiko le surja un comprador dispuesto a pagar una alta suma por su parte de la finca de Medina Sidonia, como dicen que ahora es el caso, aunque, eso sí, ella tiene prioridad, como ya hemos detallado: "Hay un periodo de nueve días del derecho a retracto. Si Kiko Rivera lo vende, desde que se inscribe en el Registro de la Propiedad, Isabel tendría ese periodo para abonar el dinero que haya dado ese comprador y los gastos de la compraventa. Podría comprarlo por el dinero que él lo hubiera vendido. Si nos atenemos a tasaciones, las que hacen las empresas son objetivas, atienden a valores de mercado, al precio del suelo, de la vivienda... Pongámonos también en el caso de que lo compra un fan de la familia y quiere pagar una burrada, tendría que ser ella la que pagara esa cantidad", añade la letrada.

placeholder Kiko Rivera, con su mujer, Irene Rosales,  en el confesionario de 'GH Dúo'. (Mediaset España)
Kiko Rivera, con su mujer, Irene Rosales, en el confesionario de 'GH Dúo'. (Mediaset España)

A la hora de evaluar esta situación no debemos olvidarnos tampoco de las cargas que siguen pesando sobre la finca, sobre las que Kiko ya habló en 'Lecturas', asegurando que él ya había quitado sus anotaciones de embargo, una por valor de unos 9.000 euros (7.000 de principal, más intereses y costas), fechada en abril de 2017, y una segunda de 58.000 de diciembre de 2018, que coincide con su entrada junto a Irene Rosales en 'GH Dúo'. Y ahora, según 'Diez Minutos', lo único que falta para que se cierre la operación es conseguir el documento que así lo acredite, algo que es cuestión de días.

Las deudas pendientes

Un movimiento que propiciaría que desaparecieran de la nota simple de la finca, sobre la que pesa una hipoteca suscrita por ambos y, por lo tanto, solidaria, en 2002 y ampliada en 2009, por valor de 2,2 millones de euros. Y una segunda con la Hacienda Pública de 2015 por valor de 1,1 millones, de la que se derivó una anotación preventiva de embargo sobre la parte de Isabel de la finca que se había ido prorrogando hasta ascender, entre capital y recargos, a casi 340.000 euros.

Fueron 2,5 millones (1,8 millones más intereses) el total de la deuda que llegó a tener la tonadillera, según aparecía en el Registro Mercantil y de la Propiedad, tal cual publicaba 'Semana', aunque la cifra habría bajado ostensiblemente en la actualidad. Especialmente porque había llegado a un pacto secreto con Hacienda para ir haciendo frente a sus obligaciones a plazos que había ido saldando de manera puntual hasta cierto momento... Según informaba recientemente la misma publicación y también su hijo, ha habido pagos que no habría realizado por un valor de 250.000 euros aproximadamente, entre principal, recargo de apremio ordinario, intereses y costas del procedimiento.

¿Qué ocurre con esas deudas de Cantora? ¿Tendría que hacer frente a ellas el posible comprador? "Respecto a las cargas que pueda tener de manera solidaria con su madre, aunque haya vendido su parte y por lo tanto deje de ser propietario, no significa que no siga debiendo ese dinero. Si realmente ha ido habiendo aplazamientos, todo parece indicar que se va a acabar pagando, porque es algo de lo más común. De hecho, Hacienda es consciente de que la propiedad tiene un valor mucho mayor que la deuda, por lo que acabará cobrando", nos dice Rafael Vallet.

Vilella también apunta en este sentido: "Las cargas siempre se tienen que hacer saber al comprador, y en este caso podría haber una subrogación de las cargas y tanto el banco como Hacienda deben decir si admiten o no esa subrogación. Tienen que hablar con todos los posibles acreedores. El comprador tiene que proporcionar un aval y demostrar una solvencia considerable".

Kiko Rivera