Las Pombo no son tres: te contamos quién es la desconocida 'hermana' de María, Marta y Lucía
  1. Famosos
TIENE 19 AÑOS

Las Pombo no son tres: te contamos quién es la desconocida 'hermana' de María, Marta y Lucía

Gabi, como la llaman con cariño, es la hija de Marcia, la mujer que ha trabajado en casa de los Pombo desde antes de nacer las niñas y se ha criado junto a ellas

placeholder Foto: Las Pombo, con Gabriela. (RRSS)
Las Pombo, con Gabriela. (RRSS)

La fama de las hermanas Pombo ha crecido exponencialmente en los últimos años. Gracias a las redes sociales conocemos muchos detalles de su día a día, de sus amigos y de su familia. Tanto que no ha sido difícil ver que, aunque solo tres se apelliden Pombo (María, Marta y Lucía), lo cierto es que hay otra integrante que, a efectos prácticos, es una más. Se llama Gabriela Toral y hace poco que ha regresado a España. Por ello, los seguidores más recientes de las influencers no la ubican y el resto le tenían perdida la pista.

Pero ¿quién es Gabriela y cómo ha llegado a sus vidas? Vanitatis tiene todos los datos. Gabi, como la llaman con cariño, es la hija de Marcia, la mujer que ha trabajado en casa de los Pombo desde antes de nacer las niñas. Para ellas, tal como María ha explicado en alguna ocasión, fue su segunda madre y a día de hoy lo sigue siendo, y por tanto consideran a Gabi una más de la familia. “Al final se han criado juntas, han pasado juntas la infancia, que es el momento en que más fuertes son los lazos entre hermanos. Ellas han vivido las tardes de deberes juntas, las meriendas, los veranos, y eso es lo que ha hecho que, a día de hoy, continúen queriéndose tanto”, nos explica una persona muy cercana a la familia.

La vuelta canadiense

Gabi vive con su madre, aunque ha pasado el último año estudiando en Canadá. Acaba de cumplir 19 años y lleva cerca de un mes en España, un regreso muy esperado por su familia, que la acogió, tal como mostraron por redes sociales, con mucho cariño y muchas ganas. “Sí, tenían muchas ganas de verla, se alegran de la experiencia que está viviendo fuera y el contacto entre todas es constante, pero es cierto que este año, y más con las restricciones que ha habido para viajar, tenían muchas ganas de estar juntas”, nos cuentan. Y además había un ingrediente añadido, y es que aún no conocía a su ‘sobrino’ Martín, algo que fue prioritario nada más aterrizar.

No es la primera vez que se separan. De hecho, en 2020, se les hizo más dura la distancia porque, en plena pandemia, Gabriela estaba en EEUU perfeccionando su inglés, una oportunidad que le brindaron sus ‘hermanas’ regalándole la experiencia. En el verano de 2019, cuando María Pombo y Pablo Castellano aún estaban de luna de miel, le regalaron una tarjeta donde le explicaban el viaje que podría hacer. La primera semana de agosto viajó y hasta junio del año siguiente, pasada la parte más dura de la delicada situación sanitaria por el covid-19, no pudo regresar.

María, que es la más conocida de la familia, recuerda que la pequeña nació cuando ella solo tenía 7 años; es más, recuerda haber elegido su nombre. “Los primeros años había mucha diferencia de edad entre las niñas, pero después fueron creciendo e hicieron piña, y es precioso ver la relación que tienen ahora”, nos dice la misma persona, que conoce de bastante cerca el entorno de las influencers.

Alejada de su familia

Y es que Gabriela ha seguido la estela de las demás también en esto. Cuenta con ciento dieciocho mil seguidores, a los que ha ido relatando con gracia y mucho sentido del humor su día a día en Canadá durante el último año. Ha sido una gran conexión con España durante el tiempo que ha estado fuera, aunque ha confesado en varias ocasiones que lo que más le pesaba era que su madre estuviera viviendo sola en Madrid, aunque muy cerquita contaba con los Pombo dispuestos a serle de ayuda en cualquier cosa que necesitara.

Pero ahora, sin duda, una de las personas que más la necesita a ella es Marta, pues ella misma ha confesado estar recuperándose de una depresión. En diciembre de 2020 decidió abandonar las redes sociales por no soportar la presión de tener que estar mostrando su día a día. Tras su divorcio de Luis Giménez, poco después de casarse, tocó fondo, y después de descansar, comenzar una terapia y sentirse mejor, ha decidido dar un giro a su perfil de influencer y comenzar a utilizarlo para ayudar a otras personas que, como ella, tengan problemas. Tiene mucho trabajo por delante y, sin duda, la presencia de Gabriela durante el verano será un gran aliciente para seguir luchando por sentirse mejor.

Gabi es una más, de nacimiento y de sentimiento. No se apellida Pombo, pero queda claro que no es necesario. Son cuatro hermanas y han aprendido que la familia no la elige la sangre, pues entre ellas han formado una a prueba de distancia que demuestra ser mucho más sólida que otras tantas a las que se les puede colgar la etiqueta de ‘convencional’. Ahora les queda todo el verano por delante para disfrutarse.

Influencers
El redactor recomienda