Las dos muertes que no pudo superar Lina Morgan: ¿quiénes eran José Luis y Julia?
  1. Famosos
Grandes pérdidas

Las dos muertes que no pudo superar Lina Morgan: ¿quiénes eran José Luis y Julia?

La vida de Lina Morgan está llena de luces, pero también algunas sombras, momentos que no siempre pudo superar, como la muerte de sus hermanos José Luis y Julia

Foto:  Lina Morgan, en el tributo 'Tesoros vivos de la Televisión' en 2012. (Getty Images/Carlos Alvarez)
Lina Morgan, en el tributo 'Tesoros vivos de la Televisión' en 2012. (Getty Images/Carlos Alvarez)

A lo largo de toda su carrera, fue la encargada de llenar el teatro de sonrisas, sin embargo, en su vida privada no siempre fue así. Algunos golpes de la vida son más duros que otros y, para la siempre discreta Lina Morgan, despedirse de sus hermanos más queridos dejó en ella una huella que nunca llegó a ser capaz de superar.

Querida por todos, desde anónimos a famosos como Miguel Bosé, María de los Ángeles López Segovia venía de una familia humilde, tuvo que dejar de estudiar muy joven para poder ayudar en casa, pero esto no eclipsó su talento ni su amor por el baile, por lo que convertirse en una estrella era una cuestión de tiempo. En su viaje le acompañaron sus hermanos José Luis y Julia, tenía más, pero la vida, las circunstancias y seguramente algunos motivos extra que la artista nunca quiso desvelar les distanciaron del resto. Ellos eran una piña.

placeholder Lina Morgan, en una imagen de archivo. (Getty Images/Gianni Ferrari)
Lina Morgan, en una imagen de archivo. (Getty Images/Gianni Ferrari)

José Luis fue durante muchos años su mejor aliado, el encargado de ayudarle a conseguir su éxito, gracias a la gran mente que tenía para los negocios. Él era organizador, administrador y mánager de la artista, su mano derecha y el responsable de su nombre artístico, también el hombro en el que lloró la pérdida de su padre en 1983, junto a él viajó a América para pasar el duelo a su lado.

Así las cosas, no es raro que la muerte de su hermano en 1995, a los 54 años de edad, fuera para ella difícil de aceptar. Durante muchos años habían sido un equipo, un pack indivisible que afrontaban juntos los golpes de la vida. Lina intentó llevar el fallecimiento de su hermano de una forma muy discreta, tal y como recogen las crónicas de la época.

placeholder Esperanza Aguirre le impone a Lina Morgan la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo. (EFE/J.L. Pino)
Esperanza Aguirre le impone a Lina Morgan la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo. (EFE/J.L. Pino)

Incluso llegan a afirmar que nunca volvió a ser la misma, nunca volvió a los escenarios, eso sí, tal y como recuerdan en ‘LOC’, cumplió con el último de los compromisos que dejó firmado su hermano, ‘Hostal Royal Manzanares’. En este mismo medio se recoge que, a pesar de que Lina achacara la muerte de su hermano a una cirrosis que derivó en un tumor, en realidad fue el sida el que acabó con la vida de José Luis, algo que la artista, como hemos señalado, nunca llegó a confirmar.

Las pérdidas fueron poco a poco apagando a la artista, pues poco tiempo antes de que su salud comenzara a fallar, llegó la siguiente de las tragedias que marcaría sus últimos años de vida. La muerte de su hermana Julia la sumió en una gran depresión; ella era el otro vértice del triángulo que los hermanos habían formado, un trío que se apoyaba en todo y que se quedó cojo con la ausencia de José Luis.

placeholder Lina Morgan, en 2011 durante la capilla ardiente de su amigo Juanito Navarro. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Lina Morgan, en 2011 durante la capilla ardiente de su amigo Juanito Navarro. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

En la más estricta intimidad se despedía Lina Morgan de su hermana, con quien vivía e incluso compartía habitación y a quien cuidaba con esmero. 2013 fue un año complicado para la artista, pues también tuvo que despedirse de una de sus amigas más cercanas, con quien mantenía contacto habitual, Amparo Rivelles. Estos episodios marcaron el comienzo del declive de su salud, pues poco tiempo más tarde tenía que ser ingresada en el hospital, donde permaneció hasta septiembre de 2014, que pudieron darle el alta. Moría en agosto de 2015.

“Me dijo que había que hacer con ella lo mismo que ella había hecho con sus hermanos Julia y José Luis, que la prensa se enteró de sus muertes tiempo después. Lo hizo porque la agobiaba que la vieran llorar en el tanatorio o donde fuera. Me manifestó que no quería en su funeral plañideras ni gente que no la había querido en vida. Incumplí la promesa, pero me alegré porque creo que me habría pesado siempre”, confesaba Daniel Pontes en su día a Vanitatis.

placeholder Imagen de Lina Morgan en su funeral. (EFE)
Imagen de Lina Morgan en su funeral. (EFE)

Él se convirtió en el hombre de confianza de Lina, durante los meses que estuvo ingresada en el hospital no se separó de su lado. Quien fuera el chófer de la artista pasó a ser prácticamente familia, tanto es así que Lina le nombró tutor legar, para que se encargara de velar por sus intereses. “En 2007 me empecé a ocupar de las empresas y de todo lo referente a Lina Morgan y a su hermana Julia. En su vida tuvo traiciones y me dio todas esas responsabilidades porque se fiaba de mí”, revelaba para este medio en una entrevista concedida hace ahora un año. “La acompañaba en los viajes, tenía la llave de su habitación... Me dio toda su confianza y por eso no permití que nadie la viera en el hospital en las condiciones que estaba”.

Una decisión que le costó muchos disgustos, pues no siempre se llegó a entender la decisión de evitar que Lina recibiera visitas. Momentos complicados para sus amistades, que incluso en más de una ocasión llegaron a quejarse públicamente por ello, pero que no hizo que Daniel cambiara de parecer, seguro de que estaba cumpliendo los deseos de su “jefa”.

Lina Morgan Mujeres influyentes
El redactor recomienda