Es noticia
Menú
Marta Chávarri se prepara para salir del ostracismo y celebrar la boda de su hijo
  1. Famosos
ENLACES

Marta Chávarri se prepara para salir del ostracismo y celebrar la boda de su hijo

El próximo fin de semana tendrá lugar la gran boda de la temporada, la que unirá a Isabelle Junot con el único hijo del marqués de Cubas y la 'desaparecida' socialité madrileña

Foto: Marta Chávarri y Fernando Falcó. (Getty)
Marta Chávarri y Fernando Falcó. (Getty)

La última vez que se vio a Marta Chávarri en todo su esplendor fue en la boda de su hermana María con Javier Fitz-James Stuart, en octubre de 2003. Apareció en varias fotos junto a su padre, el embajador Tomás Chávarri, la esposa de éste Carolina Thieu y los dos hijos del matrimonio, Fernando y Carlos. La que fuera la mujer que más titulares acaparó en los años 90 por su divorcio del marqués de Cubas y su relación con Alberto Cortina, eligió un conjunto naranja de la firma Dafnis. Su dueña, María Rosa Salvador, le había hecho años atrás su vestido de novia con Fernando Falcó.

Se convirtió en la chica de moda. Le llovían las peticiones para reportajes y hasta le llegaron a ofrecer un espacio televisivo. A lo más que llegó fue a acompañar a Rafael Anson, que realizaba entrevistas a personajes importantes en su casa para 'La Revista', un medio del Grupo Zeta que dirigía Jaime Peñafiel. Marta era la figurante de aquellos encuentros gastronómicos que se realizaban en los domicilios de los protagonistas.

placeholder Isabelle Junot y Álvaro Falcó, en una imagen de sus redes sociales. (RRSS)
Isabelle Junot y Álvaro Falcó, en una imagen de sus redes sociales. (RRSS)

En aquel momento aún era la atractiva y sensual marquesa de Cubas. Aún no había llegado a su vida el empresario Alberto Cortina, marido de Alicia Koplowitz, con el que se casó en 1991. Ese romance marcó toda una época: no sólo por el escándalo que supuso, sino por el entramado financiero que se destapó. Hubo manos negras, espías y turbulencias relacionadas con el mundo oscuro del poder económico. Los primos Albertos estaban inmersos en una guerra financiera para una gran fusión bancaria de la que saldría Cartera Central.

Su última gran aparición

La boda de María, la hermana pequeña, fue el último gran reportaje en el que aparecería Marta. En junio de 1995 llegó el divorcio de Cortina, con un buen acuerdo económico. Una compensación de un millón de pesetas mensuales (6.000 euros), más diez millones anuales (60.000 euros) fraccionados, la vivienda del barrio de Salamanca con servicio doméstico y coche con chófer. En este sentido, Alberto Cortina fue generoso. Años después, ya casado con Elena Cué, se eliminaron varios de estos privilegios y se le rebajó la pensión hasta que hubiera un nuevo matrimonio. Con el tiempo, esta clausula desapareció.

Marta desapareció del mapa social. Nunca más se la volvió a ver en una fiesta o en actos públicos de los que antes era fija. Tuvo una etapa de amores discontinuos que no llegaron a nada serio. Muchas de las amistades que en los años de gloria le hacían la ola desaparecieron. Se quedó con un grupito de íntimas que siguen con ella. Y, por supuesto, sus hermanas María e Isabel.

placeholder Marta e Isabel Chávarri, paseando por el barrio de Salamanca en 2021. (Gtres)
Marta e Isabel Chávarri, paseando por el barrio de Salamanca en 2021. (Gtres)

Esta última ha estado pendiente de Marta en sus momentos más bajos. Hace unos años tuvo un accidente que le desfiguró parte del rostro. Pasó por el quirófano y ese percance le produjo un decaimiento emocional que la aisló. La gente que la quería le aconsejó que las enfermedades del alma también se tratan y le recomendaron tratarse. Poco a poco a poco fue saliendo de su tristeza, según ella misma confirmaba a Vanitatis: “Estoy feliz y tranquila con mi vida. Me dedico a pintar y a estar con la gente que quiero. He dejado de preocuparme por cosas que no son importantes para mí”.

"Está en otra onda"

Desde su recuperación, dejó de preocuparla que su aspecto físico no fuera el de antes. Sale de su casa del barrio de Salamanca tal cual y si hay reporteros no se esconde. “Marta está ya en otra onda. Pasó momentos difíciles, tristes, y vive su vida. Sus salidas son a casa de sus íntimas, donde se encuentra relajada. Las multitudes le agobian”, dicen.

Con la muerte de su primer marido, Fernando Falcó, padre de Álvaro su único hijo, su perfil ha volvió a actualizarse. Ese día no acudió al tanatorio de La Paz, en Tres Cantos, por motivos de salud. Su hermanas fueron las que estuvieron apoyando presencialmente al sobrino, con el que mantienen una relación muy estrecha. La explicación que se dio era que no se encontraba bien de ánimo.

placeholder Chávarri, en una imagen de archivo. (Getty)
Chávarri, en una imagen de archivo. (Getty)

Álvaro se casa el próximo 2 de abril con Isabelle Junot en el palacio de Mirabel (Plasencia). Será la prueba de fuego para Marta, que tendrá que abandonar su retiro elegido para ejercer de madrina. Coincidirá con Philippe Junot, padre de la novia, con el que vivió un idilio de verano en 1996.

Quiere estar deslumbrante

Los que la tratan aseguran que la que fuera Lady España quiere estar ese día deslumbrante. Desde que se hizo oficial la fecha de boda, se ha cuidado tanto emocional como fisicamente. Tendrá que hacer el paseíllo nupcial del brazo de su hijo hasta el palacio de Mirabel, donde se celebra el convite nupcial.

En ese mismo lugar celebró su boda con Fernando Falcó, 21 años mayor que la joven novia. El marqués de Cubas estaba considerado como uno de los solteros de oro de la época. Mujeres como Cristina Onassis, la emperatriz Soraya, Ava Gardner o la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel, estuvieron enamoradas del aristócrata español que acabó casándose con la joven de 22 años, hija del embajador Tomás Chávarri del Rivero.

La última vez que se vio a Marta Chávarri en todo su esplendor fue en la boda de su hermana María con Javier Fitz-James Stuart, en octubre de 2003. Apareció en varias fotos junto a su padre, el embajador Tomás Chávarri, la esposa de éste Carolina Thieu y los dos hijos del matrimonio, Fernando y Carlos. La que fuera la mujer que más titulares acaparó en los años 90 por su divorcio del marqués de Cubas y su relación con Alberto Cortina, eligió un conjunto naranja de la firma Dafnis. Su dueña, María Rosa Salvador, le había hecho años atrás su vestido de novia con Fernando Falcó.

Marta Chávarri