Es noticia
Menú
La cena de la OTAN en el Prado: un look 'repetido', una performance y un menú muy madrileño
  1. Famosos
SEGUNDA CENA OFICIAL DE LA CUMBRE

La cena de la OTAN en el Prado: un look 'repetido', una performance y un menú muy madrileño

Los regalos para los líderes y sus acompañantes, el menú de la cena preparado por José Andrés o la ausencia más sonada... Lo que no viste de la segunda velada oficial de la OTAN

Foto: Begoña Gómez y Joe Biden, en el Prado. (EFE/Chema Moya)
Begoña Gómez y Joe Biden, en el Prado. (EFE/Chema Moya)

Este miércoles, el Museo del Prado se vistió con sus mejores galas para recibir a la delegación euroatlántica reunida con motivo de la cumbre de la OTAN en Madrid. Una velada inédita por el gran número de líderes reunidos y organizada por Pedro Sánchez que nos ha dejado anécdotas para el recuerdo más allá del contenido institucional derivado de la cena de trabajo, eje central de este encuentro celebrado en uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

La velada comenzó según lo previsto a las 19:30 horas con una breve recepción liderada por el presidente del Gobierno y su esposa en el salón al que se accede desde la famosa puerta de Velázquez del museo. Allí, recibieron a todas las delegaciones invitadas dando lugar a algunas de las primeras anécdotas, como fue la sonada ausencia de Jill Biden, que, por motivos que aún se desconocen, finalmente no asistió a esta cita tras tres días de intensa agenda en Madrid.

Sánchez y Begoña Gómez ejercen de anfitriones en la cena del Prado

Las acompañantes de Biden

Como acompañantes del presidente de Estados Unidos estuvieron sus nietas, Maisy y Finnengan, que durante los últimos días han sido la sombra de su abuela prácticamente en todas sus apariciones públicas. No solo asistieron ayer por la mañana a la visita al palacio y Real Fábrica de Cristales de la localidad de La Granja de San Ildefonso, en Segovia, sino que también las vimos disfrutar de una comida familiar en el restaurante El Qüenco de Pepa el lunes y, posteriormente, de una tarde de compras y una fiesta flamenca en la embajada de Estados Unidos.

placeholder Biden llega junto a sus nietas a la cena en el Museo del Prado. (EFE)
Biden llega junto a sus nietas a la cena en el Museo del Prado. (EFE)

El look ‘repetido’ de Macron

Otro de los puntos más comentados del arranque de la noche fue sin duda el look elegido por la primera dama de Francia para asistir a la segunda cena oficial de la cumbre. Brigitte Macron se decantó por un vestido azul de manga larga ligeramente abullonada y rematada con puños XXL, largo midi y escote anudado con una lazada, prácticamente idéntico al que lució la noche anterior para acudir a la cena de bienvenida ofrecida por los Reyes en el Palacio Real.

placeholder Brigitt Macron, en el Prado. (Reuters/Violeta Santos Moura)
Brigitt Macron, en el Prado. (Reuters/Violeta Santos Moura)

Dos diseños en los que resulta complicado encontrar diferencias, más allá de algún detalle en el cuello y en la cintura y que, a primera vista, nos hicieron preguntarnos si se trataba de la misma prenda, como ocurrió el día anterior con los trajes de chaqueta blancos elegidos por Letizia y Jill Biden para cumplir con su agenda en Madrid.

placeholder Brigitte Macron, durante la cena de bienvenida en el Palacio Real. (EFE)
Brigitte Macron, durante la cena de bienvenida en el Palacio Real. (EFE)

Menú madrileño

Uno de los aspectos más esperados era el menú elaborado por el chef José Andrés, que no quiso desvelar durante su encuentro el lunes junto a la Reina y la primera dama estadounidense. Un pase del que por fin tenemos todos los detalles y que, tal y como prometió, evocó los sabores típicos de Madrid.

Aperitivo: Bacalao, naranja y remolacha. 

Entrante: Gazpacho de bogavante con verduras de verano al aroma de albahaca y aceite de oliva virgen extra de variedad arbequina.

Plato principal: Espaldita de cordero cocinada a baja temperatura con puré de limón.

Postre: Sabores de Madrid, que combinó en un solo plato el anís de Chinchón, la fresa de Aranjuez, el barquillo y el caramelo de violeta. 

Una performance sorpresa

En paralelo a la cena de trabajo de los líderes mundiales, celebrada en el claustro del museo, sus acompañantes, con Begoña Gómez como anfitriona, presenciaron en la Sala de las Musas, donde cenaron, una performance cultural que escenificaba el drama de la guerra de Ucrania. Una actuación sorpresa titulada 'Canción de arte: El pedestal que aguarda', que el propio autor, el artista Lluís Hortalà, presentó a los asistentes.

placeholder Cena de los acompañantes de los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la cumbre de la OTAN. (EFE/Pool/Ballesteros)
Cena de los acompañantes de los jefes de Estado y de Gobierno que participan en la cumbre de la OTAN. (EFE/Pool/Ballesteros)

Regalos para los líderes y sus acompañantes

Finalizada la velada, los organizadores del evento repartieron entre sus ilustres invitados algunos obsequios preparados con el fin de recordar esta cumbre de la OTAN celebrada en suelo español.

A los jefes de Estado y de Gobierno, así como a los ministros, se les obsequió con monedas acuñadas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre - Real Casa de la Moneda, con motivo del 275 aniversario del nacimiento de Francisco de Goya. Los primeros recibieron un cincuentín de plata con un fragmento de la obra 'La vendimia o El otoño' y el autorretrato del pintor en el anverso, mientras que los ministros contaron con una onza de plata, que representaba la pintura 'El quitasol' y, en la otra cara, la obra escultórica de Goya realizada por Mariano Benlliure, situada delante de la puerta con el nombre del pintor español en el Museo del Prado.

A sus acompañantes se les entregaron los juegos de vidrio que vieron fabricar durante la visita de esa misma mañana a la Real Fábrica de Cristales de La Granja. Unos juegos compuestos por botellas, grabadas con el escudo de España, y vasos tallados por los maestros de la Real Fábrica.

Este miércoles, el Museo del Prado se vistió con sus mejores galas para recibir a la delegación euroatlántica reunida con motivo de la cumbre de la OTAN en Madrid. Una velada inédita por el gran número de líderes reunidos y organizada por Pedro Sánchez que nos ha dejado anécdotas para el recuerdo más allá del contenido institucional derivado de la cena de trabajo, eje central de este encuentro celebrado en uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Pedro Sánchez
El redactor recomienda