Logo El Confidencial
NOTICIAS

¿Por qué arremete la duquesa de Alba contra su nuera?

Cayetana Alba tiene un mosqueo importante con su nuera Inka Martí, casada con su tercer hijo Jacobo, a la que acusa de ser “muy mala persona

Cayetana Alba tiene un mosqueo importante con su nuera Inka Martí, casada con su tercer hijo Jacobo, a la que acusa de ser “muy mala persona y muy envidiosa”, declaraciones que hizo a El programa de Ana Rosa y que ayer a mediodía volvió a confirmar cuando salía de Porta Rosa, uno de sus restaurantes preferidos en Sevilla, al que fue a comer con su amiga Marta Talegón.

Cayetana no quiso matizar, ni cambio su discurso. Confirmó de nuevo su malestar e insistió en que “mi hijo miente más que un ocho y todo por culpa de su mujer”. Este desencuentro con su nuera ha sorprendido, porque no era pública esta enemistad manifiesta del tipo baronesa Thyssen con Blanca Cuesta.
 
Tanto Jacobo como Inka han sido siempre una pareja muy discreta, que no ha dado de que hablar y tampoco han frecuentado la vida social, como el resto de sus hermanos. Viven en el Ampurdán, en una masía que la duquesa solía visitar todos los veranos en sus vacaciones itinerantes, como si fuera una protagonista del programa Españoles por el mundo en versión peninsular.
 
Cayetana se lo pasaba en grande porque tenía muy buena sintonía con los dos y sobre todo con Inka, una mujer muy dulce y poco dada al protagonismo colateral. Este buen rollo familiar ha desaparecido y Jacobo y su mujer no irán por el momento a la boda de su madre.
 
Aparentemente, el detonante del desencuentro ha sido el reparto de la herencia donde la madre ha beneficiado a sus hijos, Eugenia y Cayetano, y al nieto primogénito que heredará el palacio de Dueñas. Según parece, Jacobo se ha sentido discriminado. Apareció el fantasma de los celos olvidando quizás que su madre le ha echado una mano siempre que lo ha necesitado. Además de la contribución económica para montar la editorial Siruela, donde el apoyo y dedicación de su primera mujer, María Eugenia Fernández de Castro, fue definitivo. La duquesa ha financiado reformas importantes en la masía, aparte de otras ayudas, como ha hecho con el resto de los hijos.
 
Pero la herencia no ha sido el motivo principal. El malestar viene de lejos, de este verano, cuando Inka no fue nada condescendiente con Alfonso Díez. Según ha podido saber Vanitatis, la periodista actualizó el currículum personal y afectivo del novio de su suegra con el consiguiente enfado de ésta. A partir de ese momento el afecto por la dulce Inka se convirtió en animadversión y, como dice el refrán, de aquellos barros vienen estos lodos.
 
Su nuera no es la primera ni la última a la que Cayetana retira el saludo por meterse con su novio. Considera esos ataques como una crueldad y como una guerrillera audaz. No va a permitir que nadie diga nada malo de su futuro tercer marido. Si viviera en el siglo XV a todos ellos les retaría en duelo.

Noticias relacionadas:

La duquesa de Alba, de mochilera en el Ampurdán

Ya no hay presiones en la vida de la Duquesa de Alba

La condesa de Romanones: “Si fuese la duquesa de Alba, no me casaría”

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios